July 27, 2018 / 6:50 AM / 5 months ago

La mayoría de familias separadas en la frontera de EEUU se han reencontrado

(Reuters) - Más de 1.400 niños de los cerca de 2.500 separados de sus familias en la frontera de Estados Unidos con México se han reunido con sus padres, dijo el jueves el Gobierno en documentos judiciales.

Después de haber sido reunidas, Christhel Nohelia Barahona Sánchez, de 15 años, y su madre Sandra Elizabeth Sánchez, de Honduras, hablan con los medios en el centro Catholic Charities en San Antonio, Texas, EEUU, 26 de julio de 2018. REUTERS/Callaghan O'Hare

Los abogados del Gobierno del presidente Donald Trump dijeron que otros 711 niños no cumplían con los requisitos para reunirse con sus padres antes del plazo del jueves que fue establecido por un juez federal en San Diego. En 431 de estos casos fue porque los padres ya no estaban en Estados Unidos.

Los padres e hijos fueron separados en el marco de la política de “tolerancia cero” del presidente Donald Trump contra la inmigración ilegal. Muchos cruzaron la frontera ilegalmente, mientras que otros solicitaron asilo en un punto de ingreso.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), que presentó el caso contra el Gobierno, dijo que los datos mostraban que “docenas de niños separados todavía no han sido reunidos con alguno de sus padres”.

El abogado de la ACLU Lee Gelernt acusó al Gobierno en un comunicado de “seleccionar y escoger a quién se puede reunir” y dijo que “responsabilizaría al Gobierno y lograría que se reencuentren esas familias”.

En una conversación telefónica con periodistas después de presentar el documento, un alto cargo del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Chris Meekins, dijo que está esperando instrucciones del tribunal sobre cómo proceder en el caso de los 431 padres que ya no están en Estados Unidos.

El Gobierno no detalló en la llamada ni en el documento judicial cuántos de esos padres fueron deportados.

Un inmigrante, Douglas Almendarez, reveló a Reuters que creía que regresar a Honduras era la única forma de reencontrarse con su hijo de 11 años.

“Me dijeron: ‘Él está delante de ti’”, sostuvo Almendarez, de 37 años, hablando en el patio trasero de su modesta tienda de refrescos a varias horas en auto de Tegucigalpa. “Fue una mentira”.

La ACLU dijo que el Gobierno aún no le ha entregado información sobre las reunificaciones de niños de entre 5 a 17 años con sus padres, incluidos el lugar y el momento en que ocurrieron.

“Esta información es clave tanto para garantizar que los reencuentros hayan ocurrido realmente, y para poder proporcionar servicios legales y de otro tipo a las familias reunidas”, afirmó.

PERDIDOS EN UN “AGUJERO NEGRO”

Grupos de derechos humanos dijeron el jueves que el intento del Gobierno estadounidense de cumplir con un plazo judicial para reunir a cientos de familias se vio empañado por la confusión y uno sostuvo que hay niños que desaparecieron en un “agujero negro”.

Maria Odom, vicepresidenta de servicios legales de “Kids in Need of Defense”, dijo que dos niños representados por el grupo fueron enviados desde Nueva York a Texas para reunirse con su madre, pero al llegar se enteraron de que ella ya había sido deportada.

En una rueda de prensa, agregó que el grupo no puede hallar a los niños de 9 y 14 años en lo que calificó como un ejemplo “de cuán imposible es rastrear a esos niños una vez que se los coloca en el agujero negro de la reunificación”.

El Departamento de Seguridad Nacional no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Ante la indignación pública, Washington ordenó en junio que se detuvieran las separaciones. Un fallo del juez Dana Sabraw en San Diego determinó que para el jueves el Gobierno debía reunir a las familias que había separado.

Sabraw criticó algunos aspectos del proceso, pero en los últimos días ha elogiado los esfuerzos del Gobierno. Los abogados de la ACLU y el Gobierno regresarán al tribunal el viernes para discutir cómo continuar el proceso.

El jueves se realizó una reunión en Tegucigalpa para abordar el tema, a la que asistieron delegados de Honduras, El Salvador, Guatemala, México y el subsecretario adjunto del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, James McCament.

El subsecretario de Relaciones Exteriores de México para Latinoamérica y el Caribe, Luis Alfonso de Alba, destacó la inquietud en la región ante la situación de los menores.

“Yo quisiera compartir en primer lugar la preocupación que han expresado mis colegas, no sólo porque no hemos obtenido todavía la información sobre los niños separados de sus padres, sino sobre todo por las complicaciones y el retraso que se ha producido”, afirmó De Alba en la capital hondureña.

Por su parte, la viceministra de Relaciones Exteriores para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, dijo que “(Estados Unidos) tiene hasta este día para reunir a la totalidad de niños y niñas que fueron afectados por el plan de tolerancia cero, esperamos tener más información más adelante sobre cómo se ha cumplido esa medida”.

Información de Tom Hals en Wilmington; reporte adicional de Loren Elliott en McAllen, Texas; Nate Raymond en Boston, Callaghan O'Hare en San Antonio y Gustavo Palencia en Tegucigalpa; Escrito por Bill Tarrant; Editado en español por Javier Leira y Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below