June 26, 2018 / 1:28 PM / 6 months ago

Macron y el Papa Francisco mantienen una reunión inusualmente larga

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El presidente de Francia Emmanuel Macron, a quien se acusa de dañar los cimientos seculares de Francia por buscar enmendar vínculos con la Iglesia Católica, celebró el martes una reunión inusualmente larga y cordial con el Papa Francisco.

El Papa Francisco saluda al presidente francés Emmanuel Macron durante una audiencia privada en el Vaticano, el 26 de junio de 2018. Alessandra Tarantino / Reuters

Macron habló con el Papa durante casi una hora en la biblioteca oficial papal en el Palacio Apostólico del Vaticano, cerca del doble de lo que generalmente duran las entrevistas del Papa Francisco con jefes de Estado o de Gobierno.

El Vaticano dijo a través de un comunicado que ambos discutieron sobre la “protección del medioambiente, migración y compromiso multilateral para la prevención y resolución de conflictos, especialmente en relación con el desarme”.

También conversaron sobre las perspectivas para resolver conflictos en Oriente Medio y África y el futuro de Europa, según la Santa Sede.

Al finalizar la parte privada de la audiencia, Macron le entregó al Sumo Pontífice una copia casi única del libro “Diario de un cura rural” de 1936, de Georges Bernanos.

“He leído este libro muchas veces y me ha hecho bien. Es un libro que siempre he querido mucho”, dijo el Papa a Macron, de 40 años, que estuvo acompañado de su esposa Brigitte, de 65 años, durante las partes públicas de la reunión.

Francisco entregó a Macron un medallón que muestra a Martín de Tours, un santo del siglo IV que aparece representado cortando su manto por la mitad para dárselo a un mendigo en invierno.

“Esto significa que la vocación de aquellos que gobiernan es ayudar al pobre. Todos somos pobres”, comentó Francisco a Macron al entregarle el medallón.

Hace dos meses, Macron solicitó vínculos más fuertes entre el Estado y la Iglesia Católica, una medida que según sus detractores borraba la línea que ha mantenido al Gobierno francés al margen de la intervención religiosa durante generaciones.

El tema es especialmente delicado en Francia, un país históricamente católico, donde los temas de fe y Estado quedaron separados por ley en 1905, y que actualmente alberga a las comunidades musulmana y judía más grandes de Europa.

Macron fue criado en una familia no religiosa y bautizado como católico romano a petición propia cuando tenía 12 años.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below