June 26, 2018 / 11:13 AM / 6 months ago

Arranca el primer juicio en España por el escándalo de los "bebés robados"

MADRID (Reuters) - Un ginecólogo de 85 años fue el martes a juicio acusado supuestamente de haber robado un bebé en 1969 y haberlo entregado a otra mujer, convirtiéndose en la primera persona que se sienta en el banquillo por el escándalo de los “bebés robados” en el que hay miles de afectados en España.

Un grupo de personas protesta junto al tribunal donde se celebra el primer juicio por los denominados "bebés robados" en Madrid, el 26 de junio de 2018. REUTERS/Juan Medina

Fuera del tribunal había activistas con camisetas amarillas y coreando el eslogan “Queremos justicia”, protestando para tratar de reabrir otros casos similares archivados que datan desde tiempos de la dictadura de Francisco Franco, entre 1939 y 1975.

Los manifestantes dicen que los responsables tomaban niños de madres - a menudo sin recursos económicos o de afiliación política contraria al régimen – y se los daban a familias vinculadas con el Franquismo. Tras el final del régimen, los activistas dijeron que estas prácticas continuaron en la década de 1980.

El doctor Eduardo Vela está acusado de los delitos de falsificación de documento oficial, detención ilegal de un menor y suposición de un parto mientras trabajaba en la Clínica San Ramón de Madrid, ya cerrada. Él niega haber cometido delitos.

La Fiscalía pide 11 años de prisión para Vela, según el escrito de acusación.

La demandante es Inés Madrigal, una mujer de 49 años que acusa a Vela de falsificar su partida de nacimiento en 1969 para hacer pasar a su madre adoptiva, ahora fallecida, por su madre biológica.

Madrigal, a quien su madre le dijo cuando tenía 18 años que era adoptada, comenzó a sospechar sobre su pasado tras leer hace ocho años un artículo sobre bebés robados, dijo a Reuters Television.

“Se me pusieron todos los vellos como escarpias, los pelos de punta, la carne de gallina y decidí comenzar a pedir documentación”, dijo.

Vela, que parecía débil y se esforzaba para oír las preguntas en el tribunal, negó haber entregado al bebé y dijo no recordar si la firma de la partida de nacimiento de Madrigal fuera suya.

“Yo no sabía más que el tema médico”, dijo.

Los miembros de asociaciones de afectados dicen que centenares de casos similares no han podido llegar a juicio en España por falta de pruebas o porque habían prescrito.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below