October 27, 2017 / 1:40 PM / in 2 years

Cataluña se declara independiente pero las urnas hablarán en diciembre

BARCELONA/MADRID (Reuters) - El Parlament declaró el viernes la independencia unilateral de Cataluña, en un claro desafío al Gobierno de Madrid, que respondió cesando de forma fulminante al Ejecutivo catalán, disolviendo la cámara regional y convocando elecciones autonómicas el 21 de diciembre.

Una bandera estelada cerca de la plaza de Sant Jaume después de que el Parlament declarara unilateralmente la independencia de Cataluña, en Barcelona, 27 de octubre de 2017. REUTERS/Yves Herman

En un intento por zanjar la peor crisis política en décadas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció que asumía el control político de la región, cuya declaración de secesión es considerada un gesto simbólico ya que no será aceptada por la mayoría de la comunidad internacional.

“Es urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes, a todos, para que puedan decidir su futuro y nadie pueda cometer ilegalidades en su nombre”, dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras un consejo de ministros extraordinario horas después de un pleno en el Parlament.

En una muestra de la fractura de la sociedad catalana, la resolución que incluye la independencia fue aprobada por voto secreto con 70 papeletas a favor, 10 en contra y dos votos en blanco y se produjo en ausencia de medio centenar de diputados de la oposición.

“Asumimos el mandato del pueblo de Cataluña expresado en el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre y declaramos que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república”, dice la resolución, aprobada gracias a la mayoría soberanista de la cámara.

El bloque independentista mostró su júbilo y cantó el himno catalán tras declararse que Cataluña será un estado independiente y soberano, mientras que en las calles miles de personas festejaron durante toda la jornada la disposición para que Cataluña deje de ser parte de España.

LLAMAMIENTO AL CIVISMO

Tras descartar la víspera un adelanto electoral para frenar la intervención de Madrid, el president, Carles Puigdemont, pidió civismo a los catalanes, horas antes de su cese y de las previsibles acciones de la Fiscalía contra él y su gabinete.

“Vienen horas para mantener este país en el terreno de la paz, del civismo y la dignidad, como hemos hecho siempre”, dijo Puigdemont entre gritos de ‘president’ y vítores de los centenares de alcaldes independentistas que acudieron a la histórica jornada en el Parlament.

En la misma línea que Puigdemont se pronunció la Asamblea Nacional Catalana, que instó a los funcionarios a la “resistencia pacífica” y a que desobedezcan las órdenes de Madrid, algo que de producirse podría paralizar las instituciones catalanas y generar altercados en la calle.

Además del control de las consejerías catalanas por parte de los ministerios en Madrid, Rajoy destituyó al director general de la policía autonómica y cerró las embajadas de Cataluña en el extranjero.

“Son los pasos necesarios e imprescindibles para devolver la legitimidad democrática al autogobierno”, dijo el presidente del Gobierno central, que recibió el apoyo del Senado para aplicar por primera vez en la democracia española el artículo 155 de la Constitución.

Defensor de una reforma de la Carta Magna que lleve a España al federalismo, el líder del principal partido de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, dijo compartir la “angustia” de parte de los catalanes y pidió serenidad ante unas medidas gubernamentales que ha apoyado.

SIN APOYO INTERNACIONAL

Además de abrir el proceso hacia una república, los independentistas se mostraron dispuestos a hablar con el Gobierno central, que el viernes volvió a recibir un amplio apoyo internacional a su proceder con Cataluña, encabezado por el de la Unión Europea.

“No va a ser fácil, no va a ser gratuito, no va a ser de un día a otro”, declaró la portavoz de la plataforma soberanista Junts pel Sí, Marta Rovira, durante el pleno, cuyos efectos está investigando el Tribunal Constitucional, ante el que el Gobierno central pedirá también la nulidad de los acuerdos adoptados.

La bolsa reaccionó con abruptas caídas que mitigó algo al cierre bursátil, mientras que el rendimiento de la deuda española subió a máximos de la sesión tras la votación en Cataluña, una de las regiones más prósperas del país y que goza de un amplio grado de autonomía.

La crisis, que generó toda una serie de reacciones políticas, ha llevado a que más de un millar de empresas trasladen su sede social fuera de Cataluña por temor a una posible inseguridad jurídica y ha hecho que el Gobierno de Rajoy reduzca la previsión de crecimiento del país para 2018.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below