28 de enero de 2013 / 17:09 / hace 5 años

Aplazado el testimonio del doctor Fuentes por la "operación Puerto"

MADRID (Reuters) - El esperadísimo y postergado juicio contra el médico español Eufemiano Fuentes, considerado el cerebro de una trama de dopaje en el ciclismo tuvo el lunes un inicio poco destacado, cuando su testimonio fue pospuesto al martes.

El esperadísimo y postergado juicio contra el médico español Eufemiano Fuentes, considerado el cerebro de una trama de dopaje en el ciclismo tuvo el lunes un inicio poco destacado, cuando su testimonio fue pospuesto al martes. Imagen de Fuentes (centro) rodeado de periodistas y fotógrafos al llegar a la sede del tribunal en Madrid el 28 de enero. REUTERS/Sergio Pérez

Fuentes y los otros cuatro procesados acudieron al tribunal madrileño que va a juzgar el caso casi siete años después de que la Guardia Civil se incautara de esteroides anabolizantes, material para hacer transfusiones y bolsas de plasma en la llamada “operación Puerto”.

El doctor se encontró con una multitud de fotógrafos y cámaras cuando llegó al juzgado hacia las 9 de la mañana, como hicieron después su hermana Yolanda y los ex directores deportivos de equipos ciclistas Manuel Saiz, Vicente Belda y José Ignacio Labarta.

Las decenas de periodistas españoles e internacionales acreditados para el juicio tuvieron que esperar unas dos horas antes de poder acceder a la sede judicial.

La juez Julia Santamaría se reunió con los procesados y sus abogados para dirimir las cuestiones preliminares y hacia las 2 de la tarde suspendió la vista oral, que se reanudará el martes con el testimonio de Fuentes.

El médico canario de 57 años se marchó sin hacer declaraciones a la multitud de periodistas que atiborraba la entrada del juzgado, al contrario que el abogado del ex ciclista Jesús Manzano, que va a testificar en el caso y en 2004 denunció el dopaje en el ciclismo.

“Como consecuencia de estas prácticas lo cierto es que este señor dejó de ser ciclista profesional”, dijo Carlos Suárez a la prensa.

“La conservación, las extracciones, las transfusiones, el almacenamiento, el transporte, la etiquetación del plasma humano y de la sangre completa, se va a ver si eso ha podido producir un daño a la salud pública”, agregó.

“Si nos hicieran una transfusión querríamos que se hiciera en un centro con licencia para ello, no en una habitación de hotel”, dijo. “Los ciclistas (...) se ha actuado contra ellos”.

El juicio ha atraído tanta atención mediática porque las autoridades que luchan contra el dopaje esperan que finalmente permita que se hagan disponibles pruebas de ilegalidades en otros deportes, además de en el ciclismo.

La Agencia Mundial Antidopaje, personada como acusación particular, fue informada de que algunas bolsas contenían plasma de otros deportistas.

En un primer momento, las bolsas fueron vinculadas a varios ciclistas profesionales, como el alemán Jan Ullrich y el italiano Ivan Basso, que fueron excluidos del Tour de Francia de 2006.

Basso, ganador en dos ocasiones del Giro de Italia, comparecerá como testigo a mediados de febrero, al igual que hará Alberto Contador, que fue privado de uno de sus tres títulos del Tour de Francia tras dar positivo por el anabolizante prohibido clembuterol.

Pero también se ha publicado que algunas bolsas podrían pertenecer a futbolistas o tenistas. Las peticiones de la AMA de acceder a las pruebas han sido rechazadas en varias ocasiones por las autoridades españolas.

CAMBIO SIGNIFICATIVO

“La ‘operación Puerto es el juicio penal público más relevante sobre cuestiones de dopaje, que hasta ahora estaban principalmente en manos del arbitraje de la AMA”, dijo Maurice M. Suh, antiguo fiscal y ahora socio en el bufete White Collar Defense and Investigations de Gibson Dunn, que ha asesorado a deportistas profesionales en casos de dopaje.

“Tanto la amplitud de las acusaciones como las implicaciones para deportistas de otros deportes aparte del ciclismo suponen un cambio significativo en el modo en el que se podrían gestionar los asuntos de dopaje en los sistemas penales judiciales de varios países”, opinó.

Como la actual legislación española contra el dopaje no estaba en vigor en 2006, cuando tuvo lugar la operación policial, Fuentes y los otros cuatro acusados solo afrontan una pena de dos años de cárcel si fueran condenados, acusados de un presunto delito contra la salud pública.

Puesto que Madrid compite con Estambul y Tokio para organizar los Juegos Olímpicos de 2020, el Gobierno español espera que el juicio ayude a acabar con la impresión de que España ha sido blanda con el dopaje, sobre todo en el ciclismo.

El juicio oral, que tiene previsto finalizar a mediados de marzo, tendrá un gran seguimiento mediático nacional e internacional y recordará los problemas del ciclismo con las sustancias para mejorar el rendimiento apenas unos días después de que el estadounidense Lance Armstrong admitiera haberse dopado durante los siete años que ganó el Tour de Francia.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below