June 28, 2019 / 5:23 AM / 5 months ago

Esta vez sí: Brasil vence a Paraguay por penaltis y se mete en semifinales de la Copa América

PORTO ALEGRE, Brasil (Reuters) - La selección brasileña de fútbol rompió el jueves el maleficio y se clasificó para las semifinales de la Copa América al vencer 4-3 por penaltis a Paraguay tras el 0-0 de los 90 minutos reglamentarios, vengándose de las eliminaciones por esta vía en la misma instancia de los torneos de 2011 y 2015 ante la “albirroja”.

Foto del jueves del futbolista de Brasil Gabriel Jesus celebrando con el arquero Alisson tras ganar la definición por penales ante Paraguay. Jue 27, 2019 REUTERS/Henry Romero

Ahora, el local se medirá en la instancia de los cuatro mejores con el ganador del partido del viernes entre Argentina y Venezuela.

La tanda se encaminó para el “Scratch” con el penalti atajado por Alisson a Gustavo Gómez y se concretó con el de Gabriel Jesús. En el medio, Roberto Firmino falló y Derlis González, que ya había marrado un penalti en la Copa, también desvió su tiro. Para Brasil convirtieron William, Marquinhos y Philippe Coutinho y para Paraguay Miguel Almirón, Bruno Valdez y Rodrigo Rojas.

“Jugamos bien dadas las circunstancias, ahora debemos seguir trabajando para conseguir nuestro objetivo principal que es ser campeones de la Copa América”, dijo tras el partido Alisson.

“Hay cosas que mejorar pero rescato la garra que tenemos nosotros, somos grandes jugadores (...) en penaltis pasa lo que pasa. En lo grupal estamos sólidos, necesitamos mejorar cosas, vamos a apuntar a seguir mejorando”, sostuvo el paraguayo Bruno Valdez.

En el Arena do Gremio hubo dramatismo al por mayor. Paraguay, el último en clasificarse entre los mejores ocho y jugando con 10 hombres durante 40 minutos, logró su objetivo de llegar a los penaltis ante un Brasil que, por lo hecho en el segundo tiempo, había estado más cerca de definirlo en los 90.

La “Verdeamarela” salió a conseguir un gol rápido, pero no lo consiguió. Y a partir del cuarto de hora, Paraguay, apretado en su campo, apostado para la contra, empezó a salir del asedio y a jugar con los nervios del anfitrión, que extrañó al suspendido Casemiro, reemplazado por Allan. El lesionado Neymar observaba todo desde un palco.

De hecho, la oportunidad más clara de la etapa inicial fue de la selección “guaraní”. No hubo festejo porque el gran Alisson ofició de contorsionista, estiró su brazo y tapó un remate ascendente de Miguel Almirón que pedía gol.

Por el lado del Scratch, apenas dos disparos a puerta, ambos conjurados sin problemas –y sin dar rebotes- por el sólido arquero Roberto Fernández.

Paraguay había alcanzado su objetivo: neutralizar al local y forzarlo a caer en su embudo defensivo. Duro, el equipo del técnico Eduardo Berizzo se parecía más al de la marca registrada de su historia que al que exhibió en la fase inicial la filosofía de posesión propia del técnico argentino.

Bastaba observar la cara de Tite delante de su banco para comprobar que el primer tiempo disputado en un estadio que extrañamente lució muchas butacas vacías había sido la peor versión de la “Verdeamarela” en lo que iba de certamen.

Al regreso del vestuario, Alex Sandro sustituyó al amonestado Luis Filipe, puesto por puesto. Pero algo cambió, porque Brasil salió a buscar con otra intensidad, con mayor movilidad por parte de sus hombres de ataque. Así llegó, a los 54, la jugada que podría haber cambiado el curso del partido.

Fabián Balbuena bajó a Roberto Firmino cuando entraba al área y el árbitro Roberto Tobar no dudó un instante en pitar penalti. Pero el VAR le demostró que no, que la falta había sido justo fuera del área. El chileno rectificó, pero le mostró la tarjeta roja al defensor albirrojo. El lanzamiento de falta que siguió prolongó la racha negativa de la “Verdeamarela”, que hace casi cinco años que no convierte de balón parado.

Once contra diez, la cancha se inclinó todavía más. Y se ensanchó, porque Brasil trababa de desbordar desde fuera. Fernández atajó un remate de Arthur, el que más probó de media distancia. Gabriel Jesús se perdió un gol increíble.

Everton empezaba a ser cada vez más desequilibrante. Fernández otra vez salvó a su equipo, ante un cabezazo. El sustituto Willian remató al palo con el tiempo cumplido, la primera vez que el “Gatito” no llegó. Todo en medio del monólogo final de los anfitriones, matizado por un par de contras dilapidadas por un Paraguay todo corazón.

“Orgulloso por el trabajo que hicimos, la entrega y la actitud. Tratamos de hacer algo diferente que es jugar al fútbol (...) Hoy hicimos un gran trabajo”, sostuvo tras el encuentro el paraguayo Junior Alonso.

Escrito por Rodolfo Rosa en Río de Janeiro, reporte adicional de Daniela Desantis en Asunción. Editado por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below