December 18, 2019 / 2:21 PM / 4 months ago

El 2019 fue un año de cambios para el tenis... excepto para Nadal y Djokovic

LONDON (Reuters) - En muchos sentidos, el 2019 se sintió como un año de cambios con una renovada Copa Davis, un cambio en la jerarquía de la ATP y nuevos rostros que iluminan el tenis femenino, pero algunas cosas -sobre todo el mobiliario de la cúspide del tenis masculino- se niegan a ceder.

8 de septiembre de 2019; Flushing, NY, USA; Rafael Nadal de España besa el trofeo del campeonato durante la ceremonia después de su partido contra Daniil Medvedev de Rusia (no en la foto) en la final masculina individual del torneo de tenis del Abierto de EEUU de 2019, en el Centro de tenis Billie Jean King de la Universidad de Stanford (USTA). Crédito obligatorio: Geoff Burke-USA TODAY Spor

Novak Djokovic y Rafael Nadal dominaron los Grand Slams: Djokovic venció a Nadal y Roger Federer para conquistar el Abierto de Australia y Wimbledon, y Nadal selló su duodécima corona en el Abierto de Francia al vencer a Dominic Thiem y luego se enfrentó al joven ruso Daniel Medvedev para ganar el Abierto de Estados Unidos.

Federer no pudo seguir el ritmo, sobre todo en la final individual masculina más larga de la historia de Wimbledon que acabó de forma desoladora para él, ya que no logró convertir dos puntos del campeonato antes de perder en un tiebreak en el quinto set que llegó al 12-12 por primera vez en la historia en una final de Wimbledon. La derrota dejó a Federer, de 38 años, con 20 títulos de Grand Slam, y cuando Nadal, de 33, ganó el Abierto de EEUU unas semanas más tarde, se situó en 19, acercando más que nunca al número uno del mundo al record de su rival suizo.

Con Djokovic con 16 Grand Slam y el trío de oro que se niega a hacerse a un lado, su lucha por la supremacía se reanudará en unas semanas en Melbourne, donde una nueva e intrépida banda de jóvenes liderada por el griego Stefanos Tsitsipas, ganador de la final de la ATP, Medvedev, y el canadiense Félix Auger-Aliassime, por nombrar sólo tres, creerán que pueden dar paso a una nueva era de campeones del Grand Slam.

Nadie lo espera, pero en el tenis femenino, el futuro ha llegado.

La japonesa Naomi Osaka, de 22 años, venció a Petra Kvitova para ganar el Abierto de Australia, lo que respalda su título del Abierto de EEUU de 2018. Ashleigh Barty, de 23 años, se convirtió en la primera mujer australiana en ganar el Abierto de Francia desde 1973, venciendo a la adolescente checa Marketa Vondrousova en la final, y terminó el año clasificada como la número uno de la WTA.

En el Abierto de Estados Unidos, Serena Williams tuvo una cuarta oportunidad de igualar el récord de 24 títulos individuales de Grand Slam de Margaret Court, pero perdió ante Bianca Andreescu, de 19 años, quien a su vez se convirtió en la primera canadiense en ganar uno de los cuatro majors.

La temporada de tenis culminó en Madrid, donde la nueva versión de la Copa Davis, con 119 años de antigüedad, fue ganada por el equipo local, inspirado por Nadal, al vencer a Canadá en una emotiva final en la que su compañero de equipo Roberto Bautista Agut ganó su partido de individuales pocos días después de la muerte de su padre.

Fue un final memorable para una larga semana en la que 18 naciones se enfrentaron en 25 eliminatorias en un formato similar al de un Mundial de Fútbol, que sustituyó al antiguo formato del Grupo Mundial, que duraba casi un año.

Aunque fue un comienzo alentador, la Federación Internacional de Tenis (ITF) y Kosmos, la compañía de inversión del futbolista del Barcelona Gerard Piqué, que financia el evento con 3.000 millones de dólares a lo largo de los próximos 25 años, tendrán que hacer algunos ajustes.

Muchas de las eliminatorias se jugaron frente a gradas vacías, mientras que el apretado calendario significaba que el juego se prolongaba más allá de la medianoche la mayoría de las veces - una eliminatoria entre Italia y los Estados Unidos concluyó a las 4:04 de la madrugada.

“Lo más importante con diferencia es el alma de la Copa Davis”, dijo Piqué, cuya pareja Shakira cantó antes de la final.

“Estoy seguro de que para el año que viene mejoraremos mucho porque ahora la gente sabe qué esperar de este nuevo formato”.

Mientras la ITF luchaba con su evento emblemático, el órgano rector masculino, la ATP, tuvo un año tumultuoso, con la destitución del presidente y director general, Chris Kermode, tras no haber conseguido el apoyo necesario del consejo de administración.

El malabarismo entre las exigencias contradictorias de los jugadores y los propietarios de los torneos se convertirá en el cáliz envenenado de los italianos Massimo Calvelli, confirmado como el nuevo director general este mes, y el nuevo presidente Andrea Gaudenzi.

Información de Martyn Herman; Editado por Hugh Lawson. Traducido por Emma Pinedo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below