July 3, 2018 / 1:47 PM / in 5 months

La posesión ya no es el mejor camino al éxito, según lo sucedido en el Mundial

SAMARA, Rusia (Reuters) - Cuando España ganó la Copa del Mundo en 2010 protegiendo la posesión del balón con celo casi infinito, una nueva máxima quedó grabada en los libros del fútbol: acapara la pelota y ganarás partidos.

El defensor surcoreano Kim Young-Gwon (19) convierte un gol frente a Alemania en su duelo por el grupo F de la Copa del Mundo de la FIFA en Kazán, Rusia, jun 27, 2018. REUTERS/Dylan Martinez

Tal era la superioridad del elegante equipo dirigido por Vicente del Bosque, cuya devoción por los pases y los movimientos meticulosos también lo ayudó a ganar la Eurocopa del 2012, que se escuchaban pocas voces disidentes.

Se suponía que otras formas de jugar podían ir al basurero de la historia del fútbol y que la posesión era el pináculo de la evolución técnica y táctica.

Si eran necesarias más pruebas, nos decían que debíamos mirar al Barcelona de Pep Guardiola, que cautivó al mundo del fútbol durante años.

No obstante, si algo nos ha enseñado este Mundial es que la posesión ya no es una ley en el fútbol y lo que alguna vez se consideró como la única ruta hacia la gloria parece ser ahora un atajo para una pronta eliminación.

Los tres equipos que más han tenido el balón en Rusia -España, Alemania y Argentina- se despidieron antes de los cuartos de final.

España promedió el 69 por ciento de posesión en sus cuatro partidos, alcanzando un pico del 75 por ciento en su último enfrentamiento contra Rusia, según estadísticas de la FIFA.

Pero esto no se tradujo en éxitos deportivos, ya que fue eliminada en la tanda de penaltis, aparentemente desconcertado de que su alguna inclaudicable forma de jugar era ahora inofensiva.

SUPOSICIÓN EQUIVOCADA

Alemania llegó a Rusia como campeona del mundo, pero se fue en la fase de grupos tras acumular un promedio de posesión del 67 por ciento en sus tres partidos, que terminaron en dos derrotas y una victoria en el descuento sobre Suecia.

Argentina no jugó nada bien en sus primeros tres partidos, aunque logró meterse en octavos de final, donde fue eliminada por Francia. Terminó el torneo con un promedio de 64 por ciento de posesión.

Francia ganó el partido ante la “albiceleste” 4-3, después de haber tenido el balón un 41 por ciento del tiempo. Si eso suena contradictorio, el triunfo de Uruguay en octavos sobre Portugal es aún más notable.

El equipo de Óscar Tabárez tuvo el 39 por ciento de posesión, pero logró un triunfo 2-1 que lejos de ser fortuito pareció un plan de juego perfectamente ejecutado.

“A menudo hay una suposición equivocada de que la posesión del balón conduce a oportunidades de gol”, dijo Tabárez. “Pero incluso si no tienes mucha posesión del balón, puedes dañar a tus rivales de diferentes maneras”.

Tal vez sea demasiado pronto para sentenciar a muerte la posesión, ​​ya que todavía tiene defensores notablemente exitosos.

El Manchester City de Guardiola ganó la Liga Premier la temporada pasada cediéndole muy poco el balón a sus rivales. Sin embargo, en momentos en que parece que hasta el rival más modesto es capaz de sorprender a cualquiera con defensas bien organizadas, la posesión del balón ya no es la cura, tal como alguna vez se percibió.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below