19 de abril de 2011 / 6:37 / en 7 años

Tras la advertencia de S&P, es hora de ponerse a la defensiva

Por Aaron Pressman

BOSTON, 19 abr (Reuters) - Es el momento de prepararse para tiempos más difíciles en Estados Unidos.

Por debajo de todas las angustias respecto a la advertencia de Standard & Poor de rebajar la calificación crediticia AAA de Estados Unidos dentro de dos años, los inversores dicen que el mensaje más importante es que la austeridad está a la vuelta de la esquina.

Y eso significa que los inversores están buscando apostar en las llamadas acciones defensivas que pueden incrementar ingresos aún en épocas difíciles y en bonos -sean o no de Estados Unidos, y eso incluye los de mercados emergentes- en lugar de compañías que dependen en gran parte del robusto crecimiento económico y de los tipos bajos de interés.

Al hacer este anuncio ahora, S&P ha presionado a la administración demócrata del presidente Barack Obama y a los congresistas republicanos para que recorten el déficit presupuestario de Estados Unidos durante los próximos años.

Se haga lo que se haga - ya sea a través de los recortes de gastos que prefieren los republicanos o a través de una combinación de recortes de gastos e incrementos impositivos que apoyan los demócratas - amenaza con crear un fuerte obstáculo para el crecimiento económico.

La advertencia de S&P, que citó el riesgo de que las autoridades monetarias no logren alcanzar un acuerdo sobre un plan para recortar el gran déficit presupuestario federal, es “buena para los bonos del Tesoro pero mala para la economía y las acciones”, dijo el consejero delegado de DoubleLine, Jeffrey Gundlach, porque la economía de Estados Unidos se “ablandará sustancialmente” con menos estímulo.

Tan sólo hace una semana, muchos economistas estaban ya rebajando sus estimaciones de crecimiento, pronosticando un bajísimo Producto Interior Bruto de 1,4 por ciento en el primer trimestre, menos de la mitad del 3,1 por ciento registrado en los tres últimos meses de 2010.

Una serie de datos divulgados recientemente subyace detrás de los recortes pronunciados, incluyendo informaciones la semana pasada sobre las ventas minoristas, inventarios y comercio.

Mientras que el PIB del primer trimestre podría ser a corto plazo, “el ajuste fiscal significa que el panorama de crecimiento es menos brillante de lo que fue antes del anuncio de S&P”, dijo Mohamed El-Erian, uno de los presidentes de inversión en PIMCO.

Wall Street cayó más de un 1 por ciento el lunes después de que Standard & Poor’s rebajara el panorama de la deuda de Estados Unidos a “negativo”.

Pero en una señal de lo que podría estar por venir, las preocupaciones se propagaron de forma desigual. Las acciones de compañías económicamente sensibles, como Alcoa (AA.N) y Caterpillar (CAT.N), cayeron entre un 2 y un 3 por ciento.

Por otro lado, los títulos de aquellas compañías que pagan dividendos incondicionalmente y cuentan con flujos de ingresos fiables, como Kraft KFT.N y Microsoft (MSFT.O), cedieron un 1 por ciento o menos.

“Las categorías (de compañías) defensivas tienen hoy un comportamiento levemente mejor que las cíclicas”, dijo David Joy jefe de estrategias de mercado en Columbia Management.

Por su parte, Gundlach de DoubleLine sostiene que los bonos del Tesoro serán cada vez más atractivos y sus rendimientos irán bajando a medida que el crecimiento de Estados Unidos disminuya en los próximos meses.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below