26 de agosto de 2009 / 5:44 / hace 8 años

El senador Edward Kennedy muere a los 77 años

<p>El senador Edward Kennedy, una figura central del Partido Dem&oacute;crata que asumi&oacute; el liderazgo de una de las familias m&aacute;s reconocidas de la pol&iacute;tica de Estados Unidos tras el asesinato de sus dos hermanos mayores, muri&oacute; a los 77 a&ntilde;os, inform&oacute; el mi&eacute;rcoles su familia. En la imagen, Kennedy en un acto de apoyo a Barack Obama en enero de 2008 en Washington. REUTERS/Mike Theiler</p>

Por Scott Malone

HYANNIS PORT, EEUU (Reuters) - El senador Edward Kennedy, una figura central del Partido Demócrata que asumió el liderazgo de una de las familias más reconocidas de la política de Estados Unidos tras el asesinato de sus dos hermanos mayores, murió a los 77 años, informó el miércoles su familia.

Kennedy luchaba contra un cáncer cerebral que le fue diagnosticado en mayo de 2008. Será enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington fuera de Washington, cerca de las tumbas de sus hermanos, el presidente John F. Kennedy y el senador Robert Kennedy.

Fue uno de los senadores más influyentes y con más tiempo en el cargo en la historia de Estados Unidos, así como un defensor de las ideas liberales reconocido por lograr importantes acuerdos en el Congreso.

Su muerte marca el ocaso de una dinastía política y representa un golpe para los demócratas en momentos en que tratan de responder a la petición del presidente Barack Obama para una reforma del sistema de salud del país.

“Edward M. Kennedy, el marido, padre, abuelo, hermano y tío que amamos tan profundamente, falleció el martes a última hora en Hyannis Port (Massachusetts)”, dijo la familia Kennedy en un comunicado.

Kennedy había convertido la reforma sanitaria en su causa principal, un tema que también es fundamental para Obama. El mandatario dijo el miércoles que estaba devastado por la noticia de la muerte de Kennedy, un partidario clave de su candidatura presidencial.

“Valoré sus consejos en el Senado, donde, más allá del giro de los hechos, siempre tuvo tiempo para un nuevo colega. Aprecié su confianza y apoyo crucial en mi carrera hacia la presidencia”, dijo Obama, que fue elegido en noviembre pasado y asumió el cargo en enero.

“Incluso mientras luchaba contra una enfermedad mortal, saqué provecho como presidente de su ánimo y sabiduría”, agregó.

En enero de 2008, Kennedy apoyó a Obama, que cumplía su primer período como senador, para la candidatura presidencial demócrata. Muchos vieron ese apoyo como la entrega de la antorcha política hacia una nueva generación.

Un año antes de su muerte, Kennedy dio un emotivo discurso ante la convención demócrata que nominó a Obama para presidente.

Kennedy recientemente había instado a los legisladores de Massachusetts a cambiar una ley del estado para que el gobernador, de ser necesario, pueda ocupar rápidamente una vacante en el Senado mientras la cámara debate la polémica reforma de salud.

Conocido como “Teddy”, fue hermano del presidente John Kennedy, asesinado en 1963; del senador Robert Kennedy, quien murió de un disparo durante su campaña por la nominación presidencial demócrata de 1968; y de Joe Kennedy, un piloto que falleció en la Segunda Guerra Mundial.

DE PESO LIGERO A LEON

Cuando llegó por primera vez al Senado en 1962, ocupando un escaño que había pertenecido a su hermano John, era visto como una suerte de político de poco peso que debía su ascenso a su famoso apellido.

<p>El senador Edward Kennedy, una figura central del Partido Dem&oacute;crata que asumi&oacute; el liderazgo de una de las familias m&aacute;s reconocidas de la pol&iacute;tica de Estados Unidos tras el asesinato de sus dos hermanos mayores, muri&oacute; a los 77 a&ntilde;os, inform&oacute; el mi&eacute;rcoles su familia. En la imagen, el presidente estadounidense, Barack, Obama, y Edward Kennedy, durante un acto en Washington, el 21 de abril de 2009. REUTERS/Jason Reed</p>

No obstante, durante sus casi 50 años en el Senado, Kennedy se convirtió en uno de los miembros más eficaces de la cámara en Washington, impulsando normas mediante su trabajo con legisladores y presidentes de ambos partidos, proceso en el cual encontró aliados improbables.

Al mismo tiempo, se aferró rápidamente a causas liberales vistas como anacrónicas por los “nuevos demócratas” ubicados más al centro del espectro.

“El nombre Kennedy es sinónimo de Partido Demócrata, y algunas veces Ted fue víctima de ataques de campaña partidarios. Pero en el Senado de Estados Unidos no se me ocurre otra persona que haya tenido mayor respeto o afecto,” dijo Obama.

Kennedy ayudó a promulgar medidas para proteger los derechos civiles y laborales, ampliar los servicios de salud, mejorar las escuelas, incrementar la ayuda a estudiantes y contener la expansión de las armas nucleares.

“Hay un montón de cosas que hacer”, dijo Kennedy a Reuters en 2006. “Creo que más que nada se trata de la injusticia que continúo viendo y de la oportunidad de tener algún impacto sobre ella”, agregó.

De religión católica, Kennedy fue sin embargo un firme partidario del derecho del aborto, un hecho destacado por el diario oficial del Vaticano en un artículo sobre su muerte.

L‘Osservatore Romano elogió a Kennedy por su lucha a favor de los derechos de los inmigrantes, el control de armas y el alza del salario mínimo, pero lamentó su “desafortunado” apoyo al aborto.

Después de la muerte de Robert Kennedy, se esperaba que Edward no tardara mucho tiempo en presentarse a la presidencia.

Pero en 1969, una mujer joven, Mary Jo Kopechne, se ahogó dentro de un automóvil perteneciente a Kennedy que había caído desde un puente en la isla turística de Chappaquiddick (Massachusetts) después de una noche de fiesta.

La imagen de Kennedy se vio duramente golpeada cuando se supo que no informó del accidente a las autoridades. Se declaró culpable de abandonar el lugar del hecho y recibió una sentencia suspendida.

Kennedy finalmente aspiró a la nominación presidencial del partido en 1980 pero perdió frente al entonces presidente Jimmy Carter.

Con sus ambiciones presidenciales frustradas, Kennedy se dedicó por completo a su tarea en el Senado.

Este año, un sondeo de The Hill, una publicación del Capitolio, mostró que los republicanos del Senado consideraban a Kennedy el demócrata de la cámara más accesible para trabajar.

El senador republicano John McCain lo llamó “el miembro más efectivo del Senado si se quieren obtener resultados.”

Después de que le diagnosticaron su enfermedad, Kennedy dejó bastante de lado sus actividades en el Congreso. El “León del Senado” comenzó a usar un bastón y muchas veces apareció cansado de tanto intercalar trabajo y tratamiento.

La editora Twelve Publishing dijo que Kennedy “trabajó valientemente” para terminar su autobiografía de 650 páginas, “True Compass”, cuya publicación está prevista para el 14 de septiembre.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below