March 20, 2020 / 1:36 PM / 2 months ago

Algunos estados de EEUU están menos preparados que otros para enfrentar el desempleo

20 mar (Reuters) - El programa de prestaciones por desempleo de Estados Unidos, una pieza clave de la red de seguridad del mercado laboral, está a punto de enfrentarse a su mayor desafío en más de una década.

Esta semana podrían presentarse más de 1,5 millones de solicitudes, según las proyecciones de diversos economistas, ya que un ingente número de quienes trabajan en restaurantes, bares, hoteles y otros negocios se han quedado de pronto sin empleo debido al coronavirus.

Los estados que recortan personal en las oficinas de empleo y prestaciones durante los tiempos de bonanza económica podrían no estar preparados para el diluvio de solicitudes que se avecina, según los analistas.

“Los estados no están en posición de responder a esto”, dijo Michele Evermore, analista de políticas del Proyecto de Ley Nacional para el Empleo en Washington, D.C. “Están en niveles históricamente bajos de financiación y están avanzando hacia un escenario donde podrían darse niveles históricos de solicitudes en un par de semanas”.

La pandemia está sacudiendo a los estados que ya tienen que hacer frente a déficits presupuestarios. Veintitrés de los estados que conforman el país ya andaban cortos de fondos para el desempleo el año pasado antes de la llegada del coronavirus, según un cálculo del Departamento de Trabajo de EEUU.

Algunos de los trabajadores que intentaron acogerse al programa de desempleo esta semana se encontraron con páginas web caídas, largas esperas en las líneas telefónicas y otro tipo de retrasos.

Tras haber sido despedida de su trabajo como camarera en la ciudad de Nueva York, Caitlin Ma, de 29 años, intentó solicitar el jueves la prestación por desempleo y cupones de alimentación a través de internet. “Pero los sistemas están desbordados”, dijo. Para agilizar la solicitud de los cupones, Ma tendrá que personarse en las dependencias de la Administración pública, a pesar de las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Para complicar aún más las cosas, los requisitos y los beneficios disponibles también pueden variar según el lugar donde vivan los trabajadores.

El Departamento de Trabajo de EEUU, que establece las directrices federales para el programa de desempleo, dio a los estados recientemente flexibilidad para conceder beneficios a las personas en situación de desempleo temporal. Pero son los estados los que administran las ayudas y no todos han introducido esta posibilidad.

California puso las prestaciones de desempleo a disposición de aquellos a quienes se les ha reducido la jornada laboral debido al virus. Nueva York renunció al período de espera de una semana para las personas sin trabajo debido a los cierres o cuarentenas relacionados con el brote. Y Massachusetts está dando más libertad de acción a las personas que actualmente reciben beneficios pero que no cumplen con una fecha límite debido al virus, junto con otros cambios.

Carolina del Norte, donde ya han aumentado las solicitudes, informó esta semana que cualquier persona “separada del empleo” por el virus, incluyendo la reducción de sus horas de trabajo aun conservando el empleo, tiene derecho a una prestación de desempleo “de la máxima cantidad” permitida por la ley federal.

Pero los legisladores del estado de Mississippi no se han puesto de acuerdo sobre un proyecto de ley para ampliar el acceso a las prestaciones, están ahora la actividad legislativa suspendida hasta el 1 de abril, según informó el medio Mississippi Today.

Diez estados, incluyendo Florida, Alabama, Carolina del Norte y Georgia, han reducido la duración máxima de la prestación por desempleo en los últimos años a menos de 26 semanas, que es el estándar en la mayoría de los estados.

Un proyecto de ley aprobado por el Senado estadounidense esta semana podría aumentar la financiación de los departamentos estatales de trabajo y aumentaría las ayudas disponibles en los estados donde la tasa de desempleo aumente por lo menos un 10%. Esta financiación podría proporcionar el apoyo necesario a los estados que están contratando rápidamente a personal para hacer frente a la situación, dijo Evermore.

Un acceso más amplio a las prestaciones por desempleo puede ayudar a estabilizar la economía después de una recesión y acelerar la recuperación, dando a las personas que pierden sus trabajos dinero en efectivo que pueden utilizar para comprar alimentos, gasolina y cubrir otras necesidades. Los cambios que algunos estados están introduciendo pueden ayudar a disminuir el impacto en sus economías locales.

“Es una lástima que se necesite una crisis para que nos demos cuenta de lo importante que es para la gente tener buenos programas de ayudas al desempleo”, dijo Dave Cooper, analista económico del Economic Policy Institute de Washington D.C.

Aún así, los recientes ajustes pueden bastar para cerrar completamente las brechas del sistema. Es posible que los trabajadores autónomos y los contratados que experimentan una caída en sus negocios debido al virus no reúnan los requisitos necesarios para obtener una prestación, advirtió Stephen Wandner, investigador del W.E. Upjohn Institute.

“También están todas esas personas que están perdiendo sus trabajos y ni siquiera están cubiertas por el seguro de desempleo”, dijo Wandner. (Información de Jonnelle Marte; información adicional de Jessica Resnick-Ault; editado por Heather Timmons y Chizu Nomiyama; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below