March 20, 2019 / 7:26 AM / 7 months ago

Llega el Día D para la cadena española de supermercados DIA

MADRID, 20 mar (Reuters) - Los accionistas de DIA tendrán que elegir en la junta del miércoles entre dos planes opuestos para rescatar a la cadena española de supermercados de su crisis, en una votación que podría decidir si el vehículo del magnate ruso Mijaíl Fridman sigue adelante con una opa sobre el grupo.

Los supermercados de descuento de DIA han perdido cuota de mercado en los últimos años mientras la economía española se recuperaba de una larga recesión.

El miércoles se presentarán dos propuestas distintas para captar capital: una del consejo de administración y la otra de LetterOne (L1), de Fridman, mayor accionista con un 29 por ciento.

El plan del consejo forma parte de un acuerdo con los acreedores -firmado en diciembre tras tres advertencias sobre sus beneficios futuros en 12 meses- para realizar una ampliación de capital de 600 millones de euros a cambio de una urgente inyección de liquidez.

Ante la necesidad de realizar un importante desembolso para no ver diluida su participación si se lleva a cabo dicha operación, L1 lanzó una opa sobre la empresa condicionada a que los accionistas rechacen la propuesta del consejo y apoyen otra ampliación de capital, en este caso de 500 millones de euros y sin reducción de capital previa.

La opa de L1 valora DIA en poco más de 410 millones de euros.

Las dos partes han criticado que el plan del contrario no servirá para competir con grupos como la también española Mercadona y la alemana Lidl, que le han arrebatado clientes a DIA con importantes inversiones en sus formatos.

A los problemas de DIA se suma el hecho de que tiene que reequilibrar su balance, ya que se encuentra en patrimonio negativo, lo que supone una quiebra técnica, tras las fuertes pérdidas de 2017 y 2018.

DIA dijo el martes que sus bancos habían aceptado extender deuda sindicada por un importe de 912 millones de euros si se lleva a cabo la emisión de acciones. Entre otras condiciones, este pacto supondría que el grupo registre un EBITDA (resultado bruto operativo) de al menos 174 millones de euros y transfiera tiendas a una filial.

Las acciones de DIA, que cayeron un 90 por ciento en 2018, subieron al conocerse el acuerdo, pero se mantienen por debajo de los 0,67 euros que ofrece L1.

Un pequeño grupo de accionistas, que dice que controla en torno a un 2 por ciento de las acciones de DIA, ha hecho su propia propuesta, que incluye una ampliación de 150 millones.

DIA dice que podría mejorar el EBITDA en 2020 centrándose en los productos de su propia marca, vendiendo más frescos y ofreciendo promociones personalizadas como parte de un plan que también supondría el recorte de 1.500 empleos.

Por su parte, L1, que controla la británica Holland & Barrett, ha resaltado el conocimiento del sector que tiene su equipo, en el que hay antiguos ejecutivos de LIDL, la rusa X5 Retail Group y la francesa Carrefour.

Según los cálculos de L1, la revitalización del grupo llevaría al menos cuatro o cinco años. (traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below