December 4, 2018 / 1:51 PM / 11 days ago

Francia y Alemania tratan de mantener viva la tasa digital

BRUSELAS, 4 dic (Reuters) - Francia y Alemania intentaron salvar el martes una propuesta de impuesto europeo para gravar a grandes firmas tecnológicas, como Google y Facebook, restringiendo su alcance para cubrir sólo los ingresos de publicidad online de las empresas.

Deseosos de acabar con meses de parálisis, los ministros de Finanzas de ambos países presentaron una nueva propuesta a sus homólogos de la UE en una reunión sobre el tema en Bruselas.

En marzo, el brazo ejecutivo de la Unión Europea propuso un impuesto del 3 por ciento sobre los ingresos online de las grandes firmas digitales, acusando a estas compañías de canalizar sus beneficios a través de los Estados miembros con tipos impositivos más bajos para reducir su factura fiscal.

Aunque Francia ha presionado mucho para que saliera adelante la tasa digital, países como Irlanda, Dinamarca, Suecia y Finlandia se han opuesto a ella, mientras que Alemania también ha tenido sus dudas.

La nueva propuesta franco-alemana seguiría imponiendo un gravamen del 3 por ciento, pero no cubriría las ventas de datos y los mercados online, ya que se centraría en los ingresos por publicidad.

Eso significa que compañías con grandes operaciones de publicidad online como Google y Facebook serían las más afectadas, ya que tienen una cuota mayoritaria de ese mercado en Europa.

Un impuesto más amplio sobre la facturación de empresas con grandes ingresos digitales en Europa habría afectado más a compañías como Apple y Amazon.

“Es un primer paso en la dirección correcta que en los próximos meses debería hacer posible la tributación de los gigantes digitales”, dijo el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, a su llegada a la reunión.

Le Maire dijo que si se adoptara el impuesto, países como Francia tendrían libertad para aplicarlo sobre una base más amplia.

En la propuesta original de la Comisión Europea, el impuesto pretendía ser una “solución rápida” temporal hasta que se encontrara una solución más amplia entre los miembros de la OCDE.

Según la propuesta franco-alemana, el impuesto no entraría en vigor hasta enero de 2021 y sólo si no se ha pactado una solución internacional más amplia.

El impuesto necesita el apoyo de los 28 Estados de la UE, entre ellos países como Irlanda, que se han beneficiado de su baja presión fiscal para permitir que las multinacionales registren allí los beneficios de ventas digitales realizadas a clientes de otros puntos de la Unión Europea.

La actual presidencia austriaca de la Unión Europea ha estado tratando de llegar a un acuerdo sobre el impuesto antes de que acabe el año. La propuesta franco-alemana pide alcanzar un acuerdo antes de marzo.

El revés supone un duro golpe para el presidente francés, Emmanuel Macron, ya que su Gobierno había invertido un considerable capital político en este impuesto. (Información de Leigh Thomas, editado por Ed Osmond Traducido por Blanca Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below