October 13, 2018 / 1:29 PM / 2 months ago

La crisis presupuestaria italiana devuelve a la eurozona al ojo del huracán

NUSA DUA, Indonesia, 13 oct (Reuters) - A medida que la crisis de la deuda soberana de la zona euro iba amainando, los dirigentes europeos sentían un gran alivio por dejar de ser el centro de atención en las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional de los últimos años. Europa ya no estaba en el ojo de la tormenta.

Hasta ahora.

Las reuniones anuales del FMI, que normalmente se celebran en Washington, se llevan a cabo este año en la isla turística indonesia de Bali, donde un terremoto de magnitud seis recibió a los 20 principales ministros de finanzas del mundo en vísperas de sus conversaciones.

Sin embargo, el temblor, que despertó a muchos de los 10.000 representantes de todo el mundo alrededor de las 3 de la mañana del jueves, resultó un tema de conversación menos frecuente que una nueva amenaza para la estabilidad financiera de Europa: Italia.

“Si hablas con la gente seria aquí, todos hablan de Italia”, dijo una fuente europea.

En las reuniones con los dirigentes europeos, los inversores y analistas bancarios estaban interesados ​​principalmente en Italia y en cómo podía la zona euro lidiar con el problema, dijeron fuentes en el encuentro.

“Los principales temas de las reuniones aquí son la guerra comercial entre Estados Unidos y China, e Italia”, dijo un segundo participante europeo.

“En Italia, la gente nos pregunta qué es probable que suceda y cómo vamos a lidiar con ello. Están alarmados aunque no se puede hablar de pánico”.

El nuevo Gobierno populista de Italia quiere pedir más dinero prestado en los próximos tres años para cumplir con las promesas electorales de un mayor gasto e impuestos más bajos.

Pero con una montaña de deuda del 133 por ciento del PIB, la segunda más alta de Europa después de Grecia, y un crecimiento relativamente lento, Roma difícilmente puede permitirse tales lujos.

Los mercados también temen que los bancos italianos, cargados con préstamos incobrables, y con gigantescas inversiones en deuda pública italiana, puedan enfrentar pérdidas que dañen sus balances si los precios de la deuda siguen cayendo.

Los mercados financieros reaccionaron a los planes de Roma con una venta masiva de bonos italianos: los rendimientos a tres años subieron a máximos de cinco años en una subasta el jueves y el título de referencia a 10 años se negociaba a máximos de 4 años y medio.

El aumento del déficit también incumple las normas presupuestarias de la Unión Europea, impuestas por la Comisión Europea, lo que lleva a Roma hacia un choque con las instituciones de la UE una vez que envíe el lunes el borrador presupuestario para su revisión por las autoridades europeas.

PÁNICO PESIMISTA

A muchos dirigentes les preocupa en privado la posibilidad de que Italia desencadene otra crisis de deuda soberana como la desatada por Grecia en 2010, que casi destruyó la zona euro. La economía de Italia es casi 10 veces más grande que la de Grecia.

Pero algunos también advierten contra los escenarios catastrofistas.

“Aquí, en Bali, está ocurriendo algo que he visto una y otra vez en las reuniones del FMI. La gente se concentra en algo que es difícil y luego todos se ponen a hablar de ello y, al final, todos están convencidos de que es mucho peor que antes de empezar”. “Eso está sucediendo ahora con Italia”, dijo un tercer dirigente europeo.

“Estoy preocupado, pero no es tan malo como lo presentan algunas personas aquí. Entran en pánico solos”, dijo.

En declaraciones en una mesa redonda el jueves, Klaus Regling, dirigente del fondo de rescate de la zona euro al que se recurriría si Italia ya no pudiera obtener préstamos a tasas sostenibles, señaló que la tercera mayor economía de la zona euro tenía fortalezas inherentes.

Regling destacó que Italia tenía un superávit primario y por cuenta corriente, grandes ahorros privados y que la mayor parte de la deuda italiana estaba en manos de inversores nacionales, lo que hacía menos probable la fuga de capitales.

“No hay peligro inmediato de que Italia pierda el acceso a los mercados”, dijo Regling.

Pero la agencia calificadora Fitch rebajó la perspectiva de la deuda de Italia a principios de septiembre y Moody’s está esperando hasta finales de octubre para completar su revisión con la posibilidad de rebajar la calificación “Baa2” de Italia. Standard & Poor’s comunicará su decisión sobre la deuda italiana el 26 de octubre.

Regling dijo que no creía que Roma perdería su calificación de grado de inversión, pero otros altos cargos dijeron que, si bien una rebaja de calificación de dos escalones podría ser poco probable, las agencias de calificación también podrían reducir su perspectiva y la reacción del mercado era difícil de predecir.

“La deuda italiana es sostenible a menos que haya errores políticos graves. En el momento actual están cometiendo errores políticos graves. Puedes arruinar cualquier país si haces las cosas mal”, dijo la tercera fuente. (Información de Jan Strupczewski traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below