December 22, 2017 / 4:24 PM / in a year

ACTUALIZA 1-La victoria separatista frustra la estrategia de Rajoy contra la crisis catalana

* Los partidos separatistas logran la mayoría en las elecciones

* Un Rajoy debilitado dice que no convocará elecciones

* Las acciones y los bonos caen al persistir las tensiones (Actualiza con citas de Rajoy)

Por Sonya Dowsett y Jesús Aguado

BARCELONA/MADRID, 22 dic (Reuters) - Los separatistas parecían preparados el viernes para recuperar el poder en Cataluña después de que los votantes rechazaran el intento del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de neutralizar el movimiento independentista y desactivar la mayor crisis política de España en décadas.

La bolsa española retrocedía ante un resultado inesperado, que también supone un revés para la Unión Europea, que ahora debe prepararse para una mayor agitación secesionista mientras lidia con el Brexit y el hervidero del descontento en Europa del Este.

Al arriesgarse a unas elecciones, Rajoy parece haber cometido el mismo error que otros líderes como el griego Alexis Tsipras, el británico David Cameron y el italiano Matteo Renzi en los últimos años: apostar por que los votantes resolverían sus problemas.

Con el recuento de las elecciones parlamentarias del jueves en Cataluña casi completo, los partidos separatistas obtuvieron mayoría, lo que provocó caídas de alrededor del 1 por ciento en el Ibex-35 ante los temores de que las tensiones con su región más rica afecten a la cuarta mayor economía de la zona euro.

Rajoy descartó adelantar elecciones por unos acontecimientos que han debilitado su autoridad, al tiempo que tanto él como el líder secesionista, Carles Puigdemont, se mostraron abiertos al diálogo, aunque no está claro si finalmente se sentarán en la misma mesa.

Tras meses de tensión en los que los secesionistas organizaron un referéndum ilegal de independencia el 1 de octubre, el resultado de las elecciones no ha hecho nada para resolver el estancamiento.

Los soberanistas mantienen su mayoría parlamentaria -reducida en dos escaños, a 70 de 135- y ahora podrían tener dificultades para formar gobierno, al tiempo que creció el apoyo a los unionistas de Ciudadanos, aunque no lo suficiente para catapultarles al poder.

“La fractura es muy grande, llevará tiempo recomponer y esa debería ser la primera obligación de todos los actores políticos”, dijo Rajoy en rueda de prensa en Moncloa.

Cataluña representa una quinta parte de la economía de España, por lo que la crisis se ha trasladado al conjunto del país, obligando al Gobierno a recortar las previsiones de crecimiento para 2018 e incrementando la perspectiva de la incertidumbre para las empresas, 3.000 de las cuales han cambiado de sede social en los últimos meses.

“Este resultado es negativo para el crecimiento económico. Esperamos que la perspectiva regional se deteriore aún más, con efectos consecuentes en la economía nacional a menos que otras regiones puedan compensar”, dijo un informe de Moody’s el viernes.

VUELTA A LA CASILLA DE SALIDA

Rajoy, que convocó las elecciones tras intervenir la región y destituir l anterior gobierno secesionista, esperaba que su intervención desmovilizara a los independentistas en favor de los constitucionalistas.

No obstante, su propio partido se hundió de forma inmisericorde y el resultado plantea el posible regreso al poder de Puigdemont.

“Cataluña vuelve a la casilla de salida”, dijo Marco Protopapa, analista de JP Morgan, que prevé que las tensiones vuelvan pronto entre Madrid y un “frente independentista reforzado deseoso de explotar la ventaja táctica de un resultado electoral favorable”.

Mientras Rajoy esquivó las preguntas sobre si negociaría directamente con Puigdemont, el político catalán dijo que había llegado el momento del diálogo.

“Nos hemos ganado el derecho a ser escuchados”, dijo Puigdemont, añadiendo que estaba dispuesto a volver a España para ser investido si se le ofrecen garantías.

ALEMANIA Y FRANCIA APOYAN A RAJOY

Cuando el Parlamento declaró la independencia tras el referéndum, Rajoy invocó los poderes constitucionales para imponer la intervención de las instituciones catalanas. Prometió restaurar la autonomía fuera cual fuera el resultado, pero también ha dicho que la reimpondría si el nuevo gobierno regional busca la secesión.

Las principales potencias europeas, Alemania y Francia, han apoyado su posición contraria a la independencia pese a criticar en ocasiones sus métodos.

Mientras, los intentos de Puigdemont de conseguir apoyo internacional en Bruselas han fracasado. Ha calificado a la UE de “un club de países decadentes” por declinar mediar en un solución.

Una portavoz del Gobierno alemán instó el viernes a la reconciliación en Cataluña, añadiendo que había de respetarse la Constitución.

Carles Puigdemont hizo campaña desde Bélgica después de huir de España para evitar el arresto por sedición, pero corre el riesgo de ser detenido si regresa a casa.

Puigdemont dijo el viernes en Bruselas que los independentistas se habían ganado el derecho a ser escuchados tras las elecciones.

“Ha llegado el momento de dialogar, hay que optar por la política, la receta de Rajoy ha fracasado”, dijo Puigdemont.

En los mítines a favor de la independencia en Barcelona, ​​los partidarios corearon “¡Puigdemont presidente!” y desplegaron gigantes banderas catalanas rojas y amarillas cuando llegaron los resultados.

El portavoz de Puigdemont dijo a Reuters en un mensaje de texto: “Estamos aquí otra vez”.

Cataluña ha intensificado su impulso por la independencia en los últimos años a medida que su economía ha ido creciendo. Los secesionistas dicen que pagan una parte injusta de los impuestos a Madrid, pero los inversores temen que la independencia saque a la región de la UE y suponga su quiebra.

El Gobierno español ha recortado sus pronósticos de crecimiento para el próximo año debido a la crisis catalana, y los datos oficiales muestran que la inversión extranjera directa en Cataluña cayó un 75 por ciento interanual en el tercer trimestre.

ALEMANIA Y FRANCIA RESPALDAN A RAJOY

Las principales potencias de la UE, Alemania y Francia, han apoyado la postura contra la independencia de Rajoy a pesar de haber criticado algunas veces sus métodos.

El 1 de octubre, la Policía Nacional utilizó gases lacrimógenos y porras para evitar que algunos catalanes votasen en un referéndum declarado ilegal por Madrid.

Cuando el Parlamento catalán declaró la independencia tras el referéndum, Rajoy destituyó al Gobierno catalán, prometiendo restaurar su autonomía independientemente del resultado de las elecciones, y avisó de que volvería a activar el artículo 155 de la Constitución si un nuevo gobierno regional continuaba con las ansias secesionistas.

Los intentos de Puigdemont de obtener apoyo internacional en Bruselas han fracasado hasta la fecha. Ha dicho que la UE es un “club de países decadentes” por negarse a intermediar en busca de una solución.

Europa termina así un año en el que ha tratado de aprovechar la victoria del integrador Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas de mayo. Alemania se enfrenta a meses de impasse político, Bruselas está sumida en una desagradable disputa con el gobierno de derecha de Polonia y un partido de extrema derecha acaba de entrar en el gobierno de Austria.

Una portavoz del gobierno alemán pidió el viernes una reconciliación de la sociedad española, confiando en que los bloques enfrentados en Cataluña superen sus divisiones.

Los partidos separatistas de Cataluña lograron 70 de los 135 escaños del Parlament y Junts Per Catalunya, el partido de Puigdemont, consolidó su posición de mayor fuerza separatista.

El partido liberal Ciudadanos, partidario de que Cataluña permanezca en España, obtuvo la mayoría de los votos, pero otras fuerzas constitucionalistas, como los socialistas del PSC y, sobre todo el Partido Popular, registraron un resultado decepcionante.

“Es una victoria amarga”, dijo Paloma Morales, una estudiante de 27 años presente en un mitín de la formación naranja de Inés Arrimadas. “Significa cuatro años más de miseria”. (Información adicional de Jesús Aguado y Andrés González en Madrid y Robert-Jan Bartunek en Bruselas; escrito por Angus Berwick y Ingrid Melander)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below