October 19, 2017 / 11:22 AM / 8 months ago

La laborista Ardern será la próxima primera ministra de Nueva Zelanda

Por Charlotte Greenfield y Ana Nicolaci da Costa

WELLINGTON, 19 oct (Reuters) - La próxima primera ministra de Nueva Zelanda será Jacinda Ardern, cuyo partido laborista consiguió el apoyo de un pequeño partido nacionalista para formar gobierno, lo que podría traducirse en grandes cambios en una economía pequeña pero abierta, cuya moneda marcó un mínimo de 4 meses y medio con las noticias.

Los laboristas han indicado que seguirán adelante con los planes para cambiar el mandato del banco central, buscarán renegociar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas inglesas) y darán prioridad a los esfuerzos para prohibir la propiedad extranjera de ciertos tipos de vivienda.

“Es un honor y un privilegio absolutos tener la capacidad de formar un gobierno para todos los neozelandeses”, dijo Ardern, que será la primera ministra más joven en más de 150 años y pondrá fin a una década en el poder del conservador Partido Nacional.

“Estas negociaciones han sido fuertes, pero ha habido más puntos de unión que de división”.

El dólar neozelandés cayó más del uno por ciento con la noticia de que los laboristas liderarían un gobierno con el respaldo de New Zealand First (Nueva Zelanda Primero), porque los mercados temen que se introduzcan políticas más proteccionistas.

Ardern, un política ingenua cuya victoria marca el auge de otro joven líder global que promete sacudir el statu quo, dijo que había ofrecido el cargo de viceprimer ministro a Winston Peters, el líder de New Zealand First, quien lo está considerando.

“Son demasiados los neozelandeses que ven el capitalismo de hoy no como su amigo, sino como su enemigo”, dijo Peters en una rueda de prensa.

“Hemos tenido que elegir entre un statu quo modificado o un cambio”, dijo. “Elegimos un gobierno de coalición de New Zealand First con el Partido Laborista”.

Peters dijo que los nuevos anuncios de política serían responsabilidad de Ardern, pero ofreció un anticipo al señalar que esperaba que se permitiera un menor ingreso de inmigrantes en Nueva Zelanda.

Añadió que había acordado con los laboristas la construcción de decenas de miles de viviendas asequibles.

“Esto demuestra que Winston Peters quiere hacer algunos cambios radicales en Nueva Zelanda”, dijo Bryce Edwards, analista político de Critical Politics en Wellington.

“Siempre ha sido un diputado anti-establishment y quiere, en la que será su última vez en el gobierno, estar en sintonía con esa rebelión global contra el statu quo”, señaló el experto.

New Zealand First tiene la llave del poder con 9 escaños parlamentarios, mientras que los laboristas-verdes cuentan con 54 escaños y el Partido Nacional con 56 escaños.

El partido laborista y New Zealand First son partidarios de restringir el comercio y la inmigración, que han sido un motor clave para el rápido crecimiento de la economía del país en los últimos años.

La migración neta anual de 72.300 personas se encuentra en niveles récord en Nueva Zelanda, un país de solo 4,7 millones de habitantes, por delante de Reino Unido y Estados Unidos en términos per cápita. (Información adicional de redacciones en Melbourne y Sídney, traducción de Jose Elías Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below