April 9, 2020 / 11:41 AM / 2 months ago

El confinamiento dispara las ventas de vodka y whisky en Rusia

MOSCÚ, 9 abr (Reuters) - En las últimas semanas, los comercios rusos han experimentado un fuerte aumento de las ventas de alcohol debido a la prisa de los consumidores en comprar vodka, whisky y cerveza en un momento en que Moscú y otras regiones han impuesto medidas de confinamiento parciales para frenar la propagación del coronavirus.

En la última semana de marzo, las ventas de vodka en las mayores cadenas minoristas de Rusia aumentaron un 31% en términos interanuales, mientras que las compras de whisky y cerveza aumentaron un 47% y un 25% respectivamente, según informó la empresa de investigación de mercado Nielsen.

El presidente Vladimir Putin prolongó la semana pasada, hasta el 30 de abril, un período no laborable remunerado en toda Rusia, que hasta ahora ha comunicado 10.131 casos de coronavirus.

Muchas empresas rusas han pedido a sus empleados que trabajen en sus casas, algunas les han dicho que tomen vacaciones no remuneradas, mientras que otras han recortado sus salarios o despedido a los trabajadores. En Moscú, a los residentes sólo se les permite salir a comprar comida o medicamentos en una tienda cercana, obtener ayuda médica urgente, pasear al perro o sacar la basura.

Magnit, una de las mayores cadenas minoristas de alimentos de Rusia, dijo que había experimentado un crecimiento de dos dígitos en las ventas de alcohol desde que se introdujeron medidas en todo el país.

Lenta y O’Key dijeron que las ventas de alcohol habían aumentado en un tercio.

El director de un importante proveedor de bebidas dijo que las ventas de alcohol importado de bajo coste se habían duplicado en términos anuales desde que las medidas entraron en vigor.

“Las personas están comprando todo lo que pueden: vodka, coñac y cerveza”, dijo un empleado de un supermercado de la región de Moscú mientras reponía los estantes con vodka. “Compran sobre todo lo que es más barato.”

Sultan Khamzaev, líder del movimiento Rusia Sobria, que hace campaña para reducir el consumo de alcohol, dijo que el pico en las ventas fue impulsado por las largas vacaciones, el estrés, el temor a que se agote, y la creencia entre muchos rusos de que el alcohol ofrece cierta protección contra el coronavirus.

El consumo excesivo de alcohol se ha considerado durante mucho tiempo un grave peligro para la salud en Rusia, especialmente entre los hombres, pero ha disminuido drásticamente en la última década.

Las autoridades han pedido a los rusos que se abstengan de automedicarse con alcohol y han indicado que beber no puede curar el COVID-19 ni evitar que alguien lo contraiga.

“Intentar tratar todo con alcohol y retrasar el tratamiento médico definitivamente empeora la situación cuando un paciente llega (a un hospital), y ya es imposible salvarlo”, dijo el ministro de Sanidad Mikhail Murashko en la televisión esta semana.

Sin embargo, el Ministerio de Industria y Comercio ha pedido a las regiones que no establezcan restricciones a la venta de alcohol, citando la posibilidad de que se produzcan “graves tensiones sociales” si se imponen restricciones. (información adicional de Rinat Sagdiev y Anastasia Lyrchikova; escrito por Gabrielle Tétrault-Farber; editado por Andrew Osborn y David Holmes, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below