May 22, 2018 / 2:59 PM / a month ago

BREAKINGVIEWS-Las fusiones de las telecos francesas requieren algo más que el visto bueno regulatorio

Por Liam Proud

LONDRES, 22 may (Reuters) - El principal regulador de telecomunicaciones de Francia, Sebastien Soriano, ha cambiado de opinión y está dispuesto a aceptar operaciones corporativas. Pero será necesario algo más que su bendición para que compradores potenciales, como Bouygues, se atrevan a lanzarse a una operación con Altice o Iliad .

El giro de 180 grados protagonizado el martes por Soriano coincidió con la publicación de un informe del organismo regulador Arcep, que mostró que los gastos de los grupos de telecomunicaciones en banda ancha y redes móviles alcanzó un récord de 9.600 millones de euros el año pasado, 660 millones de euros más que en 2016.

La disponibilidad de banda ancha con fibra óptica es superior actualmente a la disposición de los clientes a cambiar sus antiguas líneas de cobre. Esto ayuda a explicar el cambio de punto de vista de Soriano ante operaciones corporativas entre Orange, Bouygues, Iliad y Altice, que anteriormente temía que pudieran resultar en unos mayores precios para los consumidores o en menores inversiones.

Hay buenas razones para que Bouygues compre la filial francesa de Altice, SFR, o incluso Iliad. Los dos operadores más débiles han tenido problemas para aumentar su base de clientes de banda ancha y de telefonía móvil. Formar parte de un grupo más grande podría ayudar a reducir costes y asumir mejor la inversión de construir redes para la próxima generación de Internet móvil 5G.

Además, la dura guerra de precios puede terminar si el número de operadores cae de cuatro a tres. El ingreso mensual promedio por usuario móvil se ha reducido a casi la mitad en los últimos cinco años hasta los 21 euros el año pasado, según Bernstein.

Las acciones de los cuatro grupos de telecomunicaciones subieron el martes, pero el optimismo puede ser prematuro. La filial francesa de Altice tiene 16.000 millones de euros de deuda neta, aproximadamente cuatro veces su EBITDA. Esto podría disuadir a posibles compradores, cuya calificación crediticia podría verse afectada al asumir dicha carga.

El fundador y propietario de la compañía, Patrick Drahi, probablemente también quiera que el nuevo grupo asuma parte de la deuda neta de 7.800 millones de euros que tiene el holding a nivel grupo. Es poco probable que pueda pagar esos préstamos si pierde el flujo de caja que genera la división francesa.

Iliad puede no ser más atractiva dado que su crecimiento se está desacelerando en Francia. El grupo controlado por el multimillonario Xavier Niel se está embarcando en una aventura arriesgada en el mercado italiano, que ya es ferozmente competitivo y con unos precios inferiores a la mayoría de los países europeos.

Las acciones de la compañía perdieron casi un quinto de su valor la semana pasada, pero los potenciales compradores podrían esperar un año o menos y hacerse con la compañía a un precio incluso más bajo. El dictamen del regulador es una condición necesaria para una eventual ola de negociaciones en el sector de telecomunicaciones en Francia. Pero está lejos de ser suficiente. (Editado por Swaha Pattanaik, Bob Cervi y Karen Kwok, traducido por Andrés González)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below