29 de mayo de 2015 / 5:47 / hace 3 años

Caída inesperada del gasto familiar en abril pone en duda optimismo del Banco de Japón

Por Leika Kihara

TOKIO, 29 mayo (Reuters) - El gasto de los hogares de Japón cayó inesperadamente en abril y la inflación al consumidor se mantuvo casi estable, poniendo en duda la opinión del banco central de que una recuperación económica constante ayudará a acelerar la inflación hacia su meta de un 2 por ciento.

Los hogares gastaron menos en ocio, viajes y salidas a cenar, aún cuando los salarios reales aumentaron por primera vez en 19 meses y la tasa de desempleo cayó a un mínimo en 18 años, lo que subraya los desafíos para erradicar la “mentalidad deflacionaria” que ha acosado a Japón por casi dos décadas.

Mientras que los analistas esperan que el consumo se recupere en los próximos meses, la debilidad persistente mantendrá a las autoridades bajo presión para que adopten medidas a fin de apuntalar una frágil recuperación económica.

“Las ventas de bienes duraderos aún están sufriendo, por lo que el (efecto del) aumento del impuesto sobre de ventas (del año pasado) aún está teniendo un impacto”, dijo Hiroaki Muto, economista de Sumitomo Mitsui Asset Management Co.

“El Banco de Japón no necesita relajar la política monetaria ahora, pero los datos de la segunda mitad del año tienen que mejorar”, agregó.

El gasto de los hogares cayó un 1,3 por ciento en abril respecto al año anterior, incumpliendo el pronóstico promedio del mercado de un aumento de un 3,1 por ciento, mostraron el viernes datos oficiales.

Muchos analistas esperaban que el gasto rebotara en abril respecto al mismo mes del 2014, cuando el Gobierno elevó el impuesto sobre las ventas. El gasto también se redujo un 5,5 por ciento en abril respecto al mes previo.

El aumento de un 0,3 por ciento del índice subyacente de precios al consumidor (IPC), que incluye la variación del valor del petróleo pero excluye la de los alimentos frescos, estuvo casi en línea con la estimación promedio del mercado de un alza de un 0,2 por ciento.

Los analistas esperan que los precios al consumidor se mantengan planos o incluso caigan levemente respecto al año previo hasta julio o agosto, debido al efecto del desplome de los precios de la gasolina en el 2014.

En un rayo de esperanza, la producción fabril subió 1,0 por ciento en abril, marcando el primer incremento en tres meses, mostraron datos separados el viernes.

El Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) está contando con un aumento de los salarios para impulsar el consumo, que ha sido un lastre para el crecimiento, y alentaría a las empresas a aumentar los precios, lo que ayudaría a acelerar la inflación al 2 por ciento.

Sin embargo, algunos funcionarios del banco central están preocupado de que los consumidores podrían ser reacios a gastar de inmediato por la incertidumbre sobre las perspectivas.

Muchos analistas esperan que el BOJ ofrezca un estímulo adicional en algún momento de este año.

La economía japonesa se expandió a su ritmo más rápido en un año en el primer trimestre, saliendo de una recesión provocada el año pasado por un impacto sobre el consumo mayor que lo esperado del alza del impuesto sobre las ventas. (Informacon adicional de Stanley White. Editado en Español por Ricardo Figueroa y Carlos Aliaga)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below