13 de junio de 2013 / 8:48 / en 5 años

Los manifestantes turcos festejan la propuesta de una consulta

* El partido en el poder dice que los manifestantes deben irse

* Ofrece una consulta sobre los planes para el parque Gezi

* Los manifestantes hacen fiesta en la plaza Taksim

* Los disturbios comenzaron por la represión de protestas pacíficas

Por Nick Tattersall y Jonathon Burch

ESTAMBUL/ANKARA, 13 jun (Reuters) - Cientos de manifestantes antigubernamentales cantaban en las primeras horas del jueves en la plaza Taksim de Estambul después de que el partido AK del primer ministro Recep Tayip Erdogan planteara un referéndum sobre los planes de construcción que han desatado dos semanas de protestas.

La noche transcurrió pacíficamente, con jóvenes jugando al fútbol en la plaza al amanecer, después de varios días de intensos enfrentamientos entre policías y manifestantes contrarios a Erdogan. Pero no estaba claro si el referéndum atajará las protestas.

El periódico progubernamental Star declaró en un titular en portada: “La salida es un referéndum”.

“El juego del referéndum”, dijo el periódico Cumhuriyet, que es crítico con Erdogan, al que retrata como una figura cada vez más autoritaria en la política turca.

El vicepresidente del partido AK de Erdogan, Huseyin Celik, dijo el miércoles que los manifestantes deberían retirarse del parque Gezi, una frondosa esquina de la plaza donde han levantado un campamento destartalado.

Al mismo tiempo, hizo una concesión al ofrecer un referéndum sobre los planes de remodelación de la plaza que desataron las protestas.

La brutal represión policial en el parque Gezi hace casi dos semanas generó una ola sin precedentes de protestas contra Erdogan y su partido, el AK - una asociación de centristas y religiosos conservadores -, atrayendo a laicos, nacionalistas, profesionales, sindicalistas y estudiantes.

Los policías antidisturbios miraban desde los márgenes de la plaza cómo la multitud congregada durante la noche cantaba, bailaba y aplaudía a un concertista que se acomodó con un gran piano en medio de la plaza.

La escena contrastó con la de 24 horas antes, cuando el lanzamiento de gases lacrimógenos hizo que miles de personas se refugiaran en las calles aledañas antes de que las autoridades desmontaran las barricadas y reabrieran la plaza al tráfico por primera vez desde que comenzaran los problemas.

“El Gobierno no puede aceptar que estas protestas continúen indefinidamente”, dijo Celik en rueda de prensa en la capital, Ankara, tras una reunión entre Erdogan y un grupo de figuras públicas vinculadas con los manifestantes de Gezi.

“Quienes lleven malas intenciones o busquen provocar y seguir en el parte se enfrentarán a la policía”, dijo.

Los agentes lanzaron gases lacrimógenos y usaron cañones de agua día tras día en varias ciudades, entre ellas Ankara, la semana pasada. Tres personas, una de ellas un policía, murieron y aproximadamente 5.000 resultaron heridas, según la Asociación Médica Turca.

La oferta de celebrar una consulta sobre la remodelación del parque es una de las pocas concesiones que las autoridades han hecho públicamente tras días de firme retórica de Erdogan rechazando dar marcha atrás. Celik dio pocos detalles de cómo se llevará a cabo el referéndum, diciendo que o se celebraría en Estambul o sólo en el distrito en el que está Taksim.

Los manifestantes quieren que el Gobierno castigue a los responsables de la violenta respuesta policial.

“Creemos que es indispensable que el parque Gezi siga siendo un parque, que la violencia debe frenarse y aquellos que son responsables de la violencia deberían ser investigados”, dijo Ipek Akpinar, arquitecto que formó parte de la delegación que se reunió con Erdogan.

CULPA A LAS “FUERZAS INTERNACIONALES”

Erdogan ha acusado a las fuerzas y medios internacionales y a los especuladores del mercado de espolear el conflicto para intentar minar la economía del único estado de mayoría musulmana de la OTAN.

“Esto parece ser un importante paso atrás del primer ministro que, en las primeras fases de las protestas, dijo que los planes de remodelación seguirían adelante de cualquier modo y que no ‘preguntaría a un grupo de saqueadores’”, dijo el economista jefe de Finansbank, Inan Demir.

“No esperamos que el movimiento de protesta llame al fin de la ocupación del parque Gezi ante una vaga señal de una consulta. La actitud más transigente del Gobierno podría ayudar a aliviar la aguda presión política sobre los activos en liras”.

El presidente Abdulá Gul, que ha asumido un tono más conciliador que Erdogan, dijo que era responsabilidad del Gobierno hablar con los críticos, pero también pareció cerrar filas con el primer ministro, diciendo que las protestas violentas eran un tema diferente. (Escrito por Nick Tattersall; Traducido por Inmaculada Sanz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below