24 de diciembre de 2012 / 10:39 / hace 5 años

India reprime protestas por una violación y Singh pide calma

Por Ross Colvin y Rajesh Kumar Singh

NUEVA DELHI, 24 dic (Reuters) - Las autoridades indias trataron el lunes de reprimir el movimiento de protesta desatado por la violación en grupo de una joven, cerrando calles y estaciones ferroviarias en un intento de restaurar la ley y el orden después de que la policía se enfrentara con grupos de manifestantes.

En un discurso televisado poco habitual, el primer ministro Manmohan Singh hizo un llamamiento a la calma después de los disturbios del fin de semana en Nueva Delhi y prometió castigar a los violadores por un crimen “monstruoso”.

El Gobierno de Singh, acusado con frecuencia por sus detractores de estar apartado de las preocupaciones de los ciudadanos, se ha visto sorprendido por la magnitud de la ira popular, que se ha extendido a otras ciudades. India está considerado como uno de los países más inseguros para ser mujer.

En lugar de canalizar la ira, el Gobierno se ha puesto a la defensiva sobre el uso de la fuerza contra los manifestantes, estudiantes universitarios en su mayoría, en Nueva Delhi y las quejas de que ha hecho poco para crear un ambiente más seguro para las mujeres.

-- Paquete de vídeo en inglés: link.reuters.com/dyf84t

Las manifestaciones han sido las más importantes en la capital desde las que tuvieron lugar en 2011 contra la corrupción gubernamental.

“Como en muchas otras cosas, este Gobierno no tiene ni idea de a lo que aspira y demanda India”, dijo el diario Mint en un editorial.

La policía colocó barricadas en las calles que llevan a la Puerta de la India, un imponente monumento bélico al estilo del Arco del Triunfo en el centro de la ciudad, que se ha convertido en el centro de las protestas. También se cerraron muchas estaciones de metro en una ciudad envuelta en la niebla, perjudicando los desplazamientos de sus 16 millones de habitantes.

La víctima del ataque de 16 de diciembre, una joven de 23 años que fue golpeada y violada durante casi una hora y lanzada fuera de un autobús en movimiento, se encontraba en estado crítico y con respiración asistida, dijeron los médicos.

“Pido a todos los ciudadanos preocupados que mantengan la paz y la calma. Os aseguro que haremos todos los esfuerzos posibles para asegurar la seguridad de las mujeres en este país”, dijo Singh en su discurso televisado.

Singh había sido criticado por permanecer en silencio tras el ataque. El domingo emitió su primer comunicado, una semana después del mismo. Sonia Gandhi, jefa del Partido del Congreso en el poder, se ha reunido con algunos de los manifestantes para escuchar sus peticiones.

Las declaraciones de comentaristas políticos, sociólogos y manifestantes sugieren que la violación ha sido la gota que ha colmado el vaso de la frustración de muchos indios por lo que consideran como un gobierno débil y un liderazgo frágil en cuestiones sociales y económicas.

“Hay una enorme cantidad de ira. La gente está muy enojada porque a pesar de tantos incidentes no ha habido mucha respuesta por parte del estado y del Gobierno”, dijo la activista social Ranjana Kumari, directora del Centro para la Investigación Social en Delhi.

EL PEOR LUGAR DEL MUNDO PARA SER MUJER

Nueva Delhi tiene el índice más elevado de delitos sexuales entre las principales ciudades del país, con una violación denunciada cada 18 horas, según cifras policiales. Un sondeo mundial de la Fundación Thomson Reuters de junio halló que India es el peor lugar del mundo para ser mujer ante las elevadas tasas de infanticidio, matrimonios infantiles y esclavitud.

Desde la violación de la semana pasada, las autoridades han prometido mejorar la vigilancia policial para aumentar la seguridad de las mujeres que vuelven del trabajo y de actividades de ocio, instalar dispositivos de sistemas de posicionamiento global en los vehículos de transporte público, incrementar el número de autobuses nocturnos y juicios rápidos para los casos de violación y agresiones sexuales.

Pero los manifestantes consideran que son medidas inadecuadas y piden al Gobierno que adopte una postura más firme sobre estos casos, la mayoría de los cuales no se denuncian.

“No se trata de una violación”, dijo Shruti Sharma, un aspirante a diseñador de moda de 24 años, en una protesta en Delhi.

“La violencia es rampante en nuestras ciudades. Estamos enfadados con el Gobierno por no asegurar la seguridad de sus ciudadanos. El sistema judicial es lento, los casos tardan demasiado”, agregó. (Información adicinal de Arup Roychoudhury y Satarupa Bhattacharjya; Traducido por Teresa Larraz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below