19 de noviembre de 2012 / 14:53 / en 5 años

Obama alaba y presiona a Myanmar en una visita histórica

* Primera visita de un presidente estadounidense al país

* Obama afronta críticas de grupos de derechos humanos por ir demasiado rápido

* Niega que la visita sea un respaldo al Gobierno de Myanmar

Por Matt Spetalnick y Jeff Mason

RANGUN, 19 nov (Reuters) - Barack Obama se convirtió el lunes en el primer presidente estadounidense en el cargo que visita Myanmar, donde durante seis horas intentó alcanzar un equilibrio entre elogios a los avances del Gobierno para acabar con el control militar y cierta presión para que complete el proceso de reforma democrática.

Obama, recibido por multitudes entusiastas en la antigua capital, Rangún, se reunió con el presidente Thein Sein, ex miembro de la junta que ha encabezado las reformas desde que tomó el poder en marzo de 2011, y la líder de la oposición Aung San Suu Kyi.

“Compartí con el presidente Thein Sein nuestra creencia de que el proceso de reforma que está realizando es uno de los que hará avanzar a este país”, dijo a periodistas Obama, sentado al lado del mandatario de Myanmar.

“Reconozco que estos son sólo los primeros pasos en lo que será un largo viaje, pero creemos que el proceso de reforma democrática y económica en Myanmar que ha iniciado el presidente es uno que puede dar lugar a oportunidades de desarrollo increíbles”, dijo, utilizando el nombre del país preferido por el Gobierno y la ex junta, en lugar de Birmania, que normalmente se utiliza en Estados Unidos.

Thein Sein, que habló en birmano con un intérprete traduciendo sus declaraciones, respondió diciendo que espera que ambas partes puedan avanzar “basadas en la confianza mutua, el respeto y la comprensión”.

“También alcanzamos un acuerdo para el desarrollo de la democracia en Myanmar y para la promoción de los derechos humanos en línea con los estándares internacionales”, agregó.

El viaje de Obama por el sudeste asiático, menos de dos semanas después de haber sido reelegido, apunta a mostrar su determinación para cambiar la estrategia de Estados Unidos en la región, en un momento en que están quedando atrás las guerras en Afganistán e Irak.

El viaje de Obama a Myanmar busca poner de relieve lo que la Casa Blanca ha promocionado como un logro importante de política exterior: su éxito en impulsar a los generales del país a aprobar los cambios que se han desarrollado a una velocidad sorprendente en el último año.

Decenas de miles de simpatizantes, incluidos niños que ondeaban pequeña banderas estadounidenses y birmanas, se apiñaban en la ruta de Obama desde el aeropuerto, saludándolo mientras pasaba.

“ICONO DE LA DEMOCRACIA”

Obama se reunió con la ganadora del Premio Nobel de la Paz y durante mucho tiempo líder de la oposición, Aung San Suu Kyi, quien encabezó la lucha contra el régimen militar y ahora es diputada.

Frente a los periodistas, Suu Kyi agradeció a Obama su respaldo al proceso de reforma política. Pero, hablando en voz tan baja que por momentos era inaudible, advirtió de que el momento más difícil es “cuando pensamos que el éxito está a la vista”.

“Tenemos que ser muy cuidadosos en no vernos atraídos por un espejismo de éxito y en estar trabajando por un éxito genuino para nuestro pueblo”, dijo la líder.

Obama recordó los años de Suu Kyi en cautiverio y dijo que era “un icono de la democracia que ha inspirado a personas no sólo en este país sino alrededor del mundo”.

“Hoy marca el siguiente paso en un nuevo capítulo entre Estados Unidos y Birmania”, dijo Obama, usando en este caso el nombre del país que la líder opositora prefiere. Antes de la partida del presidente estadounidense, ambos se abrazaron y ella le besó en la mejilla.

Previamente, Obama hizo una parada sorpresa en la pagoda de Shwedagon, donde el presidente, la secretaria de Estado Hillary Clinton y su séquito, incluidos los agentes del servicio secreto, subieron descalzos por las escaleras de piedra.

Estados Unidos ha suavizado las sanciones y retirado una prohibición sobre la mayoría de las importaciones desde Myanmar en respuesta a las reformas ya realizadas, aunque ha fijado condiciones para la normalización total de las relaciones, incluidos los esfuerzos por poner fin al conflicto étnico.

Traducido por la Mesa de Santiago; Editado por Inmaculada Sanz en Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below