1 de marzo de 2014 / 19:14 / en 4 años

RESUMEN 2-Presidente ruso Putin reivindica autoridad para invadir Ucrania

* Putin desata intervención para proteger a ciudadanos rusos

* Fuerzas rusas toman control de Crimea

* Manifestantes pro rusos izan bandera de Rusia en sur y este de Ucrania (Cambia redacción)

Por Pavel Polityuk y Alissa de Carbonnel

KIEV/BALACLAVA, 1 mar (Reuters) - El presidente ruso, Vladimir Putin, consiguió el sábado autorización del Parlamento para invadir Ucrania, luego que tropas rusas tomaron el control de la península ucraniana de Crimea y manifestantes pro Moscú izaron banderas sobre edificios gubernamentales en dos ciudades del este del país.

La abierta reivindicación de Putin del derecho a desplegar tropas en un país de 46 millones de habitantes en Europa central crea la mayor confrontación directa entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y otros líderes de Occidente habían advertido durante días de que Rusia no debía intervenir, y Moscú había dicho que no lo haría.

Putin logró rápidamente la aprobación unánime del Senado de Rusia para usar las fuerzas armadas sobre el territorio de su vecina Ucrania, citando la necesidad de proteger a ciudadanos rusos, la misma razón que dio para invadir al pequeño estado de Georgia en 2008.

Gran Bretaña llamó a su embajador en Rusia y los ministros de la Unión Europea tenían prevista una reunión de emergencia. En tanto, el presidente checo Milos Zeman recordó la invasión soviética de Checoslovaquia en 1968.

Tropas que se cree pertenecerían a Moscú ya han tomado el control de Crimea, una aislada península en el Mar Negro donde Moscú tiene una fuerte presencia militar porque es la sede de su flota del Mar Negro. La campaña en ese lugar hasta el momento ha sido sin derramamiento de sangre, con las nuevas autoridades de Kiev incapaces de intervenir.

Una veintena de personas también resultaron heridas el sábado en enfrentamientos entre manifestantes pro rusos y seguidores de las nuevas autoridades de Kiev en las ciudades del este del país, áreas cercanas a la frontera con Rusia.

Según lo aprobado por el parlamento ruso, la autorización para usar la fuerza militar en Ucrania duraría “hasta que se normalice la situación sociopolítica en ese país”.

La votación unánime a favor de la medida en la cámara alta del Parlamento fue transmitida en vivo por televisión.

DERRIBAN BANDERAS

Hasta el momento no han habido señales de una acción militar rusa en Ucrania fuera de la región de Crimea, la única parte de ese país que cuenta con una mayoría étnica rusa y que a menudo ha expresado intenciones separatistas.

El Kremlin aún no ha confirmado abiertamente que las tropas que han tomado el control de Crimea sean rusas. Un portavoz del Kremlin dijo que Putin todavía no ha tomado la decisión de usar fuerzas militares, según la autorización concedida por la cámara alta del Parlamento, y que aún espera evitar una mayor escalada de la situación.

No obstante, la tensión aumentó dramáticamente en otros lugares, con manifestaciones masivas y ocasionalmente violentas en las ciudades del este y sur del país, donde la mayoría de personas, aunque son étnicamente ucranianas, hablan ruso y muchas respaldan al destituido presidente Viktor Yanukovich y a Moscú.

Al caer la noche, manifestantes derribaron banderas de Ucrania y las reemplazaron por unas de Rusia sobre edificios del Gobierno en las ciudades de Járkov, Donetsk, Odesa y Dnipropetrovsk.

“LA GUERRA HA LLEGADO”

El rápido desarrollo de los eventos ha sacudido a los nuevos líderes del país, que tomaron el poder de una nación al borde de la bancarrota cuando Yanukovich huyó de Kiev la semana pasada, luego de que sus fuerzas policiales mataron a una veintena de manifestantes anti rusos en Kiev.

La crisis en Ucrania comenzó en noviembre cuando Yanukovich, un seguidor de Moscú, abandonó un pacto de libre comercio con la Unión Europea a cambio de vínculos más cercanos con Rusia.

Luego del anuncio de la intervención rusa en Crimea, el presidente interino de Ucrania, Oleksander Turchynov, llamó a una reunión de sus jefes de seguridad. Vitaly Klitschko, otro líder opuesto a Yanukovich, llamó a una movilización general.

En Crimea, la llegada de las tropas fue recibida con agrado por la mayoría rusa.

“Quiero vivir en Rusia, quiero que nos unamos a Rusia”, dijo Alla Batura, una pensionada de 71 años que vive en Sebastopol. “Son buenos muchachos (...) Nos están protegiendo, así que me siento segura”.

Inna, una recepcionista de 21 años de una tienda, era menos entusiasta. “Estoy aturdida. No entiendo de que va esto (...) La gente dice que vienen aquí a protegernos ¿Quien sabe?”.

Muchos rusos tienen un fuerte vínculo emocional con Crimea y Sebastopol, la “ciudad heroica” de la era soviética que fue asediada por los nazis.

Para muchos en Ucrania, la posibilidad de un conflicto militar congela la sangre.

“Cuando un eslavo lucha contra otro el resultado es devastador”, dijo Natalia Kuharchuk, una contadora de Kiev.

“Dios nos salve”, agregó. (Reporte de Timothy Heritage; Traducido por Emma Pinedo en la Redacción de Madrid; Editado en español por Javier López de Lérida)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below