for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias sobre Varios

Nuevas directrices para frenar la resistencia a los antibióticos

LONDRES (Reuters) - Las autoridades sanitarias británicas publicaron el sábado nuevas directrices para intentar poner freno a la propagación de infecciones por ‘superbacterias’ resistentes a incluso los antibióticos más fuertes, conocidos como ‘carbapenems’.

Los carbapenems son unos antibióticos muy fuertes utilizados habitualmente para tratar enfermedades como las neumonías adquiridas en hospitales, infecciones de orina e intoxicaciones de la sangre causadas por cepas de las bacterias Klebsiella and E. coli, resistentes a otros antibióticos.

Varias de las cepas de esas bacterias se están haciendo resistentes a los carbapenems, algo que, según algunos expertos, amenaza a la medicina moderna.

“Es crucial (...) entender que gran parte de la medicina moderna - desde la cirugía del aparato digestivo hasta los trasplantes - depende de la capacidad de tratar infecciones”, dijo David Livermore, director de vigilancia de la resistencia de antibióticos en la Agencia de Protección de la Salud (HPA, por sus siglas en inglés).

“Si esa capacidad se pierde debido a la resistencia (a los antibióticos), la medicina dará un gran paso atrás”, añadió.

Las directrices de la HPA para microbiólogos y especialistas en control de infecciones de Reino Unido recomendarán que los hospitales detecten las bacterias resistentes a los carbapenems, y harán hincapié en que algunas prácticas médicas como el aislamiento de pacientes de alto riesgo puede ayudar a detener la propagación de este tipo de infecciones.

Estas recomendaciones se redactaron después de que algunos especialistas investigasen sobre el uso de antibióticos tras el descubrimiento el año pasado de que la superbacteria NDM-1 había llegado a Reino Unido desde Asia.

“El surgimiento de la resistencia al carbapenem es un importante problema de salud pública y esperamos que estas nuevas directrices ayude a los especialistas de control de infecciones (...) a reconocer, tratar y prevenir infecciones causadas por bacterias con esa resistencia”, dijo Livermore.

Descubierta por primera vez en 2008, la NDM-1 es una enzima que destruye los carbapenems. Se ha encontrado en varios tipos de bacterias, incluida la familia de las Enterobacteriaceae, la Klebsiella y la E. coli, todas ellas comunes y causantes de una gran variedad de infecciones.

Un experto estadounidense publicó el mes pasado que se habían detectado casos de Enterobacteriaceae con NDM-1 en Estados Unidos, Israel, Turquía, China, India, Australia, Francia, Japón, Kenia, Singapur, Taiwan y en los países del norte de Europa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que hay una urgente necesidad de desarrollar nuevos antibióticos, pero las farmacéuticas están poco dispuestas a apostar por la investigación en el desarrollo de ese tipo de medicamentos, dado que éstos se reservan para los pacientes más enfermos y, por tanto, generan unas modestas ventas.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up