for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias sobre Varios

Un juzgado de EEUU niega vínculos entre el autismo y las vacunas

WASHINGTON (Reuters) - Las vacunas que contienen un conservante de mercurio llamado thimerosal no pueden causar autismo por sí mismas, dijo un juzgado especial de Estados Unidos, en un nuevo revés para los padres que culpan a estas vacunas de la enfermedad de sus hijos.

La Corte especial de Apelación Federal de Estados Unidos dictó que las vacunas no podían haber causado el autismo a un chico de Oregon llamado William Mead, poniendo fin a la petición de indemnización por parte de su familia.

“Los Mead creen que las vacunas que contienen thimerosal causaron el autismo regresivo de William. Como se explica abajo, el abajo firmante encuentra que los Mead no han presentado una teoría científicamente consistente’’, escribió en la sentencia el asesor George Hastings, un antiguo experto en reclamaciones de impuestos del Departamento de Justicia.

En febrero de 2009, el juzgado falló en contra de tres familias que afirmaron que unas vacunas causaron el autismo de sus hijos, afirmando que habían sido ‘’desinformados por médicos que son culpables, desde mi punto de vista, de grave negligencia médica’’.

Las familias buscaron el pago bajo el Programa Nacional de Compensación de Daños por Vacunas, un sistema compensatorio con un fondo de 2.500 millones de dólares (1.700 millones de euros) recaudados a partir de impuestos de 75 centavos por dosis.

En lugar de jueces, tres ‘’asesores’’ oyeron los tres casos que representaban a miles de otros demandantes.

Preguntaron si una combinación de vacunas del sarampión, paperas y rubéola, junto con el conservante que contenía mercurio llamado thimerosal, causaron los síntomas de los niños.

TRASTORNO MISTERIOSO

Más de 5.300 demandas fueron presentadas por padres que creían que las vacunas pueden haber causado autismo en sus niños. El sistema compensatorio de vacunas tiene el objetivo de proteger a los fabricantes de vacunas de litigios costosos que dejaron a muchos fuera del negocio de la fabricación de vacunas.

El autismo es un trastorno misterioso que afecta hasta a uno de cada 110 niños en Estados Unidos. El espectro de afectados va desde un suave síndrome de Asperger al retraso mental severo e insociabilidad, y no hay cura o tratamiento.

El Instituto de Medicina de Estados Unidos ha informado varias veces de que no hay vínculo que pueda establecerse entre las vacunas y el autismo.

Los defensores de la comunidad científica dieron la bienvenida a la sentencia.

“Es hora de dar un paso adelante y mirar las causas reales del autismo’’, dijo Alison Singer, presidenta de la Fundación Ciencia Autismo. “No hay dinero ilimitado para apoyar la ciencia del autismo. Tenemos que usar nuestros fondos limitados de manera sensata’’.

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up