July 20, 2019 / 8:42 AM / 5 months ago

La NASA se propone hacer escala en la Luna para su viaje a Marte

CABO CAÑAVERAL, EEUU (Reuters) - A diferencia del programa Apolo, que puso a los astronautas en la Luna hace 50 años, la NASA se está preparando para una presencia de largo plazo en el satélite de la Tierra que, dice, permitirá a los humanos llegar a Marte.

Jim Bridenstine, administrador de la NASA responde preguntas el presidente estadounidense, donald Trump, durante el aniversario del lanzamiento de Apollo 11 en la Casa Blanca, Washington, EEUU. 19 de julio de 2019. REUTERS/Leah Millis.

“Ahora, la NASA está trabajando en una arquitectura abierta y sostenible que devuelva a la humanidad a nuestro vecino más cercano”, dijo Jim Bridenstine, administrador de la agencia espacial estadounidense, en una comparecencia ante un comité del Senado el miércoles.

“Estamos construyendo a largo plazo, yendo a la Luna para quedarnos y movernos a Marte”.

La próxima misión tripulada a la Luna requerirá avances en tecnologías robóticas, además de un plan de la NASA para trabajar con empresas privadas como SpaceX de Elon Musk o Blue Origin de Jeff Bezos que ayude a reducir el costo de los viajes espaciales.

La agencia pretende volver a colocar humanos en la Luna en 2024, según un cronograma acelerado que estableció en marzo el gobierno de Donald Trump, que considera el lanzamiento de un cohete de carga pesada que se está construyendo para un vuelo de debut a finales de 2020 y que usará el sistema de lanzamiento espacial de la NASA.

Ninguna persona ha ido al espacio desde suelo estadounidense desde que el programa del transbordador espacial terminara en 2011.

Los funcionarios de la NASA dicen que las exploraciones de la Luna y Marte están interrelacionadas. El satélite se convertirá en un banco de pruebas para explorar el planeta rojo, brindando la oportunidad de probar nuevas tecnologías que ayuden a construir puestos de avanzada extraterrestres autosostenidos.

“Estamos trabajando en estos momentos, de hecho, para establecer un plan integral sobre cómo llevar a cabo una misión a Marte usando las tecnologías que estaremos probando en la Luna”, dijo Bridenstine a reporteros el lunes, agregando que podría haber una misión al Planeta Rojo tan pronto como en 2033.

Las tecnologías que pueden explotar el hielo subterráneo de la luna para sostener a las tripulaciones de astronautas, pero también para descomponerlo en hidrógeno y oxígeno para su uso como propulsor de cohetes, podrían ser clave para las misiones a Marte.

Se puede llegar al planeta en misiones de solo meses de duración cuando se encuentra en su órbita más cercana a la Tierra, a 35,8 millones de millas de la Tierra.

“Se trata del aprovechamiento en lugar de la curiosidad”, dijo el profesor de robótica y de investigación en la Universidad Carnegie Mellon William Whittaker, comparando el programa Artemisa, como se llama la nueva misión lunar, con el Apolo.

Artemisa es la hermana gemela de Apolo y diosa de la luna en la mitología griega.

PRIORIDADES POLÍTICAS

Ha pasado casi medio siglo desde la última misión tripulada a la Luna en 1972, durante la tensión de la Guerra Fría, que impulsó al presidente John F. Kennedy a poner a prueba las tecnologías que llevaron a los primeros humanos en la superficie lunar.

“Han sido 50 años sin avances; creo que todos debemos sentirnos un poco avergonzados de no haberlo hecho mejor”, dijo Buzz Aldrin, quien con Neil Armstrong caminó por primera vez sobre la luna el 20 de julio de 1969.

Bridenstine dijo que los cambios en las prioridades políticas fueron la principal razón de que la NASA no hubiese regresado a la superficie del satélite natural de la Tierra.

“Si no fuera por el riesgo político, estaríamos en la luna en este momento”, dijo el jefe de la NASA, que está tratando de que legisladores republicanos y demócratas aprueben más fondos para el programa.

El desarrollo del cohete insignia de la NASA, Space Launch System, cuyo contratista principal es Boeing Co, está demorando más años de lo esperado con un exceso de costos de casi 2.000 millones de dólares, según una auditoría federal publicada en junio.

Los retrasos podrían postergar el primer lanzamiento del cohete hasta junio de 2021, poniendo en peligro el plan de la NASA para llegar a la Luna en 2024.

“El costo y el cronograma son importantes”, dijo Bridenstine. “Por lo tanto, estamos trabajando rápidamente para organizar un equipo que pueda evaluar el costo y el cronograma de estos programas y crear una línea de base realista con la que podamos trabajar”.

Bridenstine, que está bajo creciente presión para cumplir con el plazo de 2024 de la Casa Blanca, cambió a dos jefes de la división de exploración humana de la NASA la semana pasada, parte de una serie de cambios administrativos cuando el apoyo del Congreso para la iniciativa lunar es escaso.

Foto de archivo. Personas miran una imagen proyectada del cohete Saturn V que lanzó el Apolo 11 al espacio, en Washington, EEUU. 16 de julio de 2019. REUTERS/Joshua Roberts.

Charlie Duke, quien pilotó el módulo de aterrizaje lunar durante la última misión lunar, el Apolo 16, dijo que el liderazgo de las misiones de Apolo era “audaz sin ser descuidado”.

“No ser tan averso al riesgo como para no volar”, dijo.

Recordó que la decisión de colocar a los astronautas en la punta de un enorme cohete Saturno V, el vehículo de lanzamiento del programa Apollo, “fue una decisión muy valiente. La revisaron con cuidado y determinaron que estaba bien”.

Información de Joey Roulette; Editado en español por Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below