June 23, 2019 / 9:20 AM / 4 months ago

Un menor de nueve años que desafía etiquetas instruye a sus profesores sobre identidad de género

Por Daniel Trotta y Amanda Voisard

Keegan, de "género creativo", posa como drag queen tras su primera actuación durante el Festival Internacional de Drag de Austin 2018 en Texas, EEUU., el 18 de noviembre de 2018. REUTERS/Amanda Voisard

(Reuters) - Cuando una profesora de Texas preguntó a sus alumnos, en su mayoría de ocho años, qué querían ser cuando crecieran, uno de ellos escribió en la pizarra: “drag queen”.

La respuesta la dio Keegan, de nueve años, un niño de “género creativo” en palabras de su madre, lo que tan sólo ilustra uno de los desafíos a los que se enfrentan los educadores al adaptarse a la gama de identidades de género que los estudiantes pueden llegar a expresar.

Reuters acordó con la familia y el colegio de Keegan no identificarlos a petición de los mismos, para protegerlos de un posible acoso.

Los educadores, que han dividido durante siglos a los estudiantes en niños y niñas, están descubriendo ahora mejores maneras de abordar a los estudiantes que no son binarios, tienen género “fluido” o no están conformes con su género, además de los transgénero, cuya identidad difiere de la que les fue asignada al nacer.

Según una encuesta, casi el 3% de los jóvenes de Minnesota entra en alguna de estas categorías y no se identifica con ninguno de los dos sexos, o bien lo hacen con ambos, o son trans o simplemente desafían la opción binaria tradicional masculina/femenina.

Algunos distritos escolares de Estados Unidos están usando ya un lenguaje de género más neutral, dirigiéndose a los estudiantes con sus pronombres de su elección u otros inventados que se utilizan como sustitutos. Algunas escuelas también permiten a sus estudiantes cambiar fácilmente su nombre o su identidad de género.

El grado de aceptación para tales estudiantes puede ser literalmente una cuestión de vida o muerte, según los expertos.

Un sondeo nacional a 34.000 jóvenes LGBT de entre 13 y 24 años publicado la semana pasada reveló que el 39% de ellos pensó seriamente en el suicidio en los últimos 12 meses, al igual que más de la mitad de los jóvenes transgénero y no binarios, según el Proyecto Trevor, un grupo pro-LGBT centrado en la prevención del suicidio.

Otro estudio, publicado en el Journal of Adolescent Health en 2018 y basado en una población base de 129 jóvenes trans y no conformes con su género de 15 a 21 años, descubrió que los intentos de suicidio se desploman un 65% y los síntomas de depresión caen un 71% si se les permite usar el nombre de su elección en el colegio, el hogar y el trabajo, así como con sus amigos.

El problema surge mucho antes de la adolescencia, ya que la identidad de género se manifiesta típicamente en la guardería.

“Lo que está en juego es nada menos que las vidas futuras de estos menores y la propia salud de la sociedad”, dijo Eliza Byard, directora ejecutiva de GLSEN, un grupo nacional de defensa de los derechos de estudiantes lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT).

“Todavía vivimos en un mundo en el que los más marginados no reciben el apoyo y la aprobación que necesitan para tener éxito académico y prosperar personalmente. Y todos nos beneficiaremos cuando eso sea cierto”, dijo Byard.

EL LEGADO DE STONEWALL

Los derechos de los transgénero han pasado a primer plano en los últimos años, cuando las personas LGBT se preparan para conmemorar el 50 aniversario del levantamiento de Stonewall del 28 de junio de 1969. Las protestas de los dueños de un bar gay neoyorquino, que combatieron el acoso policial, están consideradas el origen del movimiento moderno de los derechos LGBT.

Keegan es un estudiante que se ha beneficiado del legado de Stonewall. Juega al fútbol y a los videojuegos y también le gusta vestirse de niña, usando el nombre Kween-Kee-Kee cuando se convierte en “drag”, dicen sus padres.

Asimismo, su madre dijo que ha encontrado aceptación y apoyo en su colegio, en un suburbio cristiano conservador a las afueras de Austin, Texas. “Esperábamos un gran rechazo en la escuela e intolerancia, así que nos sorprendió mucho”, comentó.

El profesor de Keegan prestó mucha atención durante la lección sobre educación financiera, cuando otros estudiantes dijeron aspirar a ser médicos y dentistas y Keegan escribió “drag queen”.

“Uno de los estudiantes preguntó: ‘¿Qué es eso?’ y Keegan dijo algo así como ‘no sé’ y siguió adelante”, dijo su maestro. “Pero veo pequeñas insinuaciones de que está intentando hacer que la gente se dé cuenta de que esto es algo que él es, algo que él hace”.

Ni el profesor ni su director dijeron haber recibido capacitación formal para educar a los estudiantes que no están de acuerdo con su género, por lo que han tenido que trabajar con intuición y observación.

El profesor quiere que Keegan saque el asunto “a su propio ritmo”. Sus padres también quieren “dejar que Keegan sea él mismo” y no imponerle ninguna norma. Según dijeron Keegan los sorprendió el viernes cuando, después de cinco años desde que empezara a usar sus vestidos y un año después de que comenzara a colaborar con un fotógrafo en este proyecto, dijo que era gay.

Las Escuelas Públicas de Mineápolis ofrecen una extensa serie de pautas para maestros, estudiantes y padres, en el marco de su programa Out4Good, que apoya a los niños LGBT. Tales pautas detallan las políticas desarrolladas durante 20 años sobre nombres y pronombres, actividades e instalaciones con perspectiva de género, así como sobre seguridad y acoso escolar, indicó el coordinador Jason Bucklin.

Slideshow (4 Images)

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Minnesota de 2017, cerca del 2,7% de los estudiantes de secundaria del Estado se identifican como transgénero o no conformes con su género.

Un plan de estudios de género inclusivo puede prevenir el tipo de acoso que suele comenzar en la escuela primaria, el cual puede evolucionar hacia la homofobia en grado medio y al acoso sexual o la violencia en el noviazgo en secundaria, afirmó Bucklin.

“No se trata solo de los estudiantes transgénero”, agregó. “Se trata de incluir a todos en el aula y tener la capacidad de sentirse realizados”.

Información de Daniel Trotta; información adicional de Amanda Voisard; editado en español por Carlos Serrano y Darío Fernández

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below