June 23, 2019 / 11:25 AM / 2 months ago

La propagación del ébola muestra que la ciencia necesita a la sociedad

LONDRES - La persistencia del brote de ébola en el Congo y su mortífera propagación a Uganda en los últimos días demuestran que las cuestiones sociales son tan cruciales como los avances científicos en el control de las epidemias, según señalan especialistas en salud pública mundial.

FOTOS DE ARCHIVO: Un trabajador sanitario en el centro de tratamiento del Ébola ALIMA (Alianza para la Acción Médica Internacional) en Beni, en la República Democrática del Congo, el 30 de marzo de 2019.REUTERS/Baz Ratner/File Photo

A raíz de una devastadora epidemia de ébola en el África occidental entre 2013 y 2016, los científicos médicos trabajaron con urgencia para desarrollar vacunas, tratamientos y terapias basadas en anticuerpos de vanguardia con los que esperaban prevenir o detener los brotes futuros del virus. Entre ellos se incluye una vacuna contra el ébola desarrollada por Merck & Co Inc que demostró tener una eficacia superior al 95 por ciento en los ensayos clínicos.

Sin embargo, el actual brote de Ébola ha continuado extendiéndose sin cesar desde que comenzó en agosto de 2018 en la provincia Kivu Norte de la República Democrática del Congo.

Ha infectado ya a más de 2.000 personas, matando al menos a 1.400 de ellas, y, en los últimos días, llegó a Uganda, donde se han registrado varios casos, todos ellos en personas que habían cruzado la frontera desde el Congo.

Los expertos en salud pública dicen que esto pone de relieve la importancia de factores que van más allá de la medicina, como la confianza en las autoridades, la participación y la información precisa, para controlar con éxito los brotes de enfermedades infecciosas.

“Incluso con la existencia de pruebas rápidas, medicamentos y una vacuna, este brote de ébola ha seguido extendiéndose”, dijo Ian Mackay, virólogo y catedrático asociado de la Universidad de Queensland (Australia).

“Los principales factores impulsores son cuestiones humanas clave como la confianza, los hábitos, los miedos y las creencias. Esa es la mezcla que ahora apuntala la propagación de cualquier enfermedad”.

BARRERAS SOCIALES

Quienes buscan formas de poner fin a la longevidad y persistencia del brote de ébola en el Congo dicen que los problemas que plantea apuntan al fondo de lo que significa la salud pública en el siglo XXI para los países de todo el mundo, ricos y pobres.

Entre los factores principales que explican el fracaso de la contención del brote de ébola, la Organización Mundial de la Salud cita la desconfianza hacia las autoridades del Congo, donde se han producido ataques a los trabajadores sanitarios y hay pacientes que evitan los centros de tratamiento. De manera similar, la OMS señala las campañas de desinformación contra las vacunas en Estados Unidos, Ucrania y otros lugares, que han permitido graves brotes de sarampión.

Jeremy Farrar, director de la organización benéfica Wellcome Trust y especialista en salud mundial, traza paralelismos entre el desafío de contener el ébola en el Congo y otros problemas, como el brote de cólera en el Yemen y la propagación del sarampión en Ucrania, Estados Unidos y Filipinas.

Las barreras son más sociales que científicas, dice.

“Ninguna salud pública puede funcionar sin el apoyo de la sociedad en la que está. La ciencia es clara en todas estas cosas, pero si, aparte del apoyo tácito, no cuenta con un apoyo comprometido, entonces la salud pública se encuentra con graves dificultades”, señaló Farrar.

Un factor clave ha sido el aumento de los viajes internacionales y el mayor intercambio de información que conlleva. Se trata de “un arma de doble filo”, dice Daniel Bausch, director del equipo de apoyo rápido de salud pública del Reino Unido y experto en el virus del ébola.

Si bien la mejora de los flujos de comunicación puede ayudar a las autoridades de salud pública a rastrear las enfermedades y difundir mensajes sobre cómo protegerse, un mayor acceso a una amplia gama de información puede hacer que el público se vuelva más escéptico respecto a las autoridades y puede propagar información errónea, por ejemplo, acerca de las vacunas, apuntó Bausch.

“Hay tanto flujo de información que es muy difícil saber la verdad. Esto no es exclusivo del ébola o de África, es un problema mundial”, dijo Bausch.

GENERANDO CONFIANZA

Emmanuel André, médico y catedrático de la Universidad de Lovaina (Bélgica), que ha estado trabajando con personas en el Congo afectadas por la tuberculosis -otra enfermedad infecciosa-, dice que la manera de contrarrestar la desconfianza es relacionarse con personas directamente afectadas por una enfermedad o que tienen experiencia directa de un medicamento a fin de aprovechar su experiencia.

“La medicina y la salud pública aún no han aprendido a lidiar con la humildad y los errores”, dijo.

FOTOS DE ARCHIVO: Mwamini Kahindo, una sobreviviente del Ébola que trabaja como cuidadora de bebés con casos confirmados de Ébola, sostiene a un bebé fuera de la zona roja en el centro de tratamiento de Ébola en Butembo, República Democrática del Congo, el 25 de marzo de 2019. REUTERS/Baz Ratner/File Photo

“¿Cómo podemos pedirle confianza a la gente de Kivu Norte cuando las autoridades políticas, los organismos de las Naciones Unidas y las ONG internacionales han fracasado conjuntamente en la prestación de servicios primarios, incluida la salud? ¿Cómo podemos pedirles que esperen que estos mismos actores sean capaces de proporcionar una solución?”.

Un estudio dirigido por André en el Congo entre 2014 y 2016 concluyó que, en la detección de la tuberculosis —una enfermedad que puede propagarse ampliamente si las personas que la padecen no se presentan para recibir tratamiento—, se mejoraron las tasas de diagnóstico y la participación formando a voluntarios de las comunidades locales, sobre todo personas que habían sido tratadas contra la tuberculosis o que tenían antecedentes familiares de la enfermedad.

“Generar confianza entre la gente es fundamental”, dijo.

Información de Kate Kelland, traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below