November 28, 2018 / 12:47 PM / a year ago

Furhat, un robot con toque humano, quiere escuchar tus problemas

LONDRES (Reuters) - Furhat inclina la cabeza, sonríe, rebosa empatía y calidez, y nos alienta a abrirnos.

En la imagen, Furhat, el robot con un busto tridimensional con la proyección de una cara de rasgos humanos, puede cambiar su personalidad y hablar con la gente, en una exhibición de esta tecnología en Londres, Reino Unido, el 19 de noviembre de 2018. REUTERS/Stuart McDill

El robot, un busto tridimensional con la proyección de una cara de rasgos humanos, recurre a la familiaridad adquirida recientemente con los asistentes de voz como Siri y Alexa, con el fin de alentarnos a interactuar con él como si fuera una persona, proporcionándole pistas para lograr un buen entendimiento.

Sin embargo, precisamente porque no es humano y, por lo tanto, no tiene prejuicios, el robot puede alentar a las personas a participar de forma más sincera, según su creador, lo que hace que sea útil en situaciones en las que las personas mienten con frecuencia, por ejemplo en los chequeos médicos.

“Hemos visto investigaciones que muestran que en ciertas situaciones las personas se sienten más cómodas abriéndose y hablando sobre problemas difíciles con un robot que con un humano”, dijo Samer Al Moubayed, consejero delegado de Furhat Robotics.

Eso se debe a que la personalidad de un robot puede hacer de espejo de la personalidad de la persona que interactúa con él y porque la gente no se siente juzgada, agregó el directivo.

El robot ha sido utilizado en el aeropuerto de Fráncfort como conserje políglota, ayudando a los viajeros a encontrar su camino, pero también para formación en atención al cliente, por ejemplo, simulando compradores iracundos.

La firma de ciencia y tecnología Merck y Furhat Robotics presentaron el miércoles un robot en Estocolmo que preguntará a las personas sobre su salud y estilo de vida y los evaluará en busca de riesgos de diabetes, alcoholismo e hipotiroidismo. Si es necesario, el robot les recomendará que se realicen un análisis de sangre o acudan a un médico.

“Cada robot necesita una personalidad diferente dependiendo del trabajo que va a hacer”, dijo Moubayed.

Furhat puede ser masculino o femenino, anciano o joven, gracioso o serio.

“Una de las barreras que han tenido los robots... es el problema con la expresividad: ser capaz de moverse como nosotros, (con) movimientos leves pero muy expresivos de la cara, los ojos y la cabeza”, dijo Moubayed.

Información de Stuart McDill; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below