October 26, 2018 / 1:54 PM / in 10 months

Un imprevisto retrasa el aterrizaje del avión del príncipe Enrique y Meghan en Sídney

Por Tom Westbrook y Swati Pandey

En la imagen, Meghan Markle, duquesa de Sussex, y el príncipe Enrique, duque de Sussex, visitan una exhibición de artesanías de Tonga, alfombras y prendas en el Centro de Convenciones Fa'onelua en el segundo día de la visita de la pareja a Tonga, el 26 de octubre de 2018. REUTERS/Dominic Lipinski

SÍDNEY (Reuters) - El príncipe Enrique de Inglaterra y su esposa Meghan Markle volvieron el viernes a Australia en un viaje por las islas del Pacífico, después de que su avión se viera obligado a interrumpir un primer aterrizaje debido a que otro avión estaba en la pista.

Su vuelo charter QF6031 de Qantas con destino a Sídney descendió a 125 pies antes de realizar una maniobra de giro, según FlightRadar24.

Este tipo de maniobra se realiza cuando un piloto aborta un aterrizaje y hace otro intento después de rodear el aeropuerto. Según la Autoridad de Seguridad de Aviación Civil un giro es una “práctica común y muy segura”.

Un testigo de Reuters en el avión dijo que el episodio fue tranquilo.

El piloto explicó que un avión había sido más lento de lo esperado al rodar por la pista para despegar, así que tuvieron que dar una vuelta y volver a ver la bahía de Sídney.

“El capitán advirtió a quienes iban a bordo de que harían una maniobra de giro porque había otra aeronave en la pista de aterrizaje que había tardado más de lo previsto en despegar”, dijo una portavoz de Qantas en un correo electrónico a Reuters.

Aterrizaron a salvo alrededor de las 18:00 hora local (0700 GMT), agregó.

En Australia, se realizan más de 800 giros en un año normal.

El sábado, la pareja real asistirá a la clausura de los Invictus Games, que se celebran en Sídney. Los juegos fundados por Enrique son un evento internacional al estilo paralímpico para personal militar herido en combate.

Después, visitarán Nueva Zelanda dentro de su tour de 16 días por la Mancomunidad de Naciones.

Previamente el viernes, la pareja usó guirnaldas de flores rojas y faldas hechas a mano llamadas ta’ovala, entregadas como símbolo de respeto, para recorrer la isla de Tonga.

Allí se reunieron con el primer ministro ‘Akilisi Pōhiva en un edificio gubernamental, fundado por China, llamado St George Building, en la capital, Nuku’alofa.

Al entrar, Enrique se detuvo para abrazar a un niño pequeño que sostenía un cartel que decía “Abrazos gratis”.

Tonga, un país compuesto por unas 170 islas tropicales con arrecifes y 108.000 habitantes, es una antigua colonia británica.

La pareja, que espera el nacimiento de su bebé para la primavera, había visitado ya Fiyi, donde la multitud salió a las calles para darles la bienvenida, y a Australia, donde el público se acercó a la Ópera de Sídney para saludar al nieto de la reina Isabel y su mujer.

Información de Tom Westbrook, Swati Pandey. Información adicional de Jamie Freed. Editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below