September 29, 2018 / 9:58 AM / in a year

Mujeres albañiles construyen casas antiterremoto en Nepal

RAIGAUN, Nepal, 26 sep (Fundación Thomson Reuters) - En una reciente mañana de verano, Suntali Rai estaba ocupada contando y apilando láminas de zinc mientras se preparaba para colocarlas en el techo de la casa, que había comenzado a construir un mes antes.

En la imagen, una mujer barre el polvo frente al jardín de su nueva casa en el pueblo de Raigaun, Nepal, el 5 de agosto de 2018. Fundación Thomson Reuters/Arun Karki

Si no llovía, planeaba terminar el techado en un par de días. En una semana, dijo, habría terminado con la casa de dos habitaciones, construida en hormigón.

Entonces su familia podría finalmente abandonar su destrozada casa de madera, que ha estado prácticamente inhabitable desde que un terremoto sacudió el país hace tres años.

“A veces no dormimos y mantenemos los ojos abiertos durante toda la noche cuando hay fuertes lluvias, porque el agua de lluvia sigue entrando en la casa”, dijo Rai, de 28 años.

“Ya no podemos quedarnos aquí”.

La casa de Rai en Raigaun, una aldea en el distrito de Makawanpur, a casi 200 kilómetros al sureste de la capital de Nepal, Katmandú, ha estado en un estado precario desde abril de 2015.

Fue entonces cuando un terremoto de 7,6 grados de magnitud mató a unas 9.000 personas y dejó a más de 785.000 familias sin hogar en una de las naciones más pobres del mundo.

El gobierno creó la Autoridad Nacional de Reconstrucción (NRA) para reparar o reconstruir las viviendas de todos los residentes afectados hasta 2020.

Pero el progreso ha sido lento, en parte debido a la falta de materiales y mano de obra cualificada, ya que miles de hombres abandonan el país cada semana en busca de trabajo, según Naciones Unidas.

Cansada de esperar a que otra persona le construya un hogar más seguro, Rai se inscribió en un curso de capacitación de albañilería de 50 días a través del Fondo de Empleo, un programa administrado por la organización sin ánimo de lucro Helvetas Swiss Intercooperation Nepal.

Cuando terminó, se unió a otras cuatro personas que hicieron el curso para construir una nueva casa para su familia. Esta vez, está diseñada para permanecer intacta si hay otro terremoto.

El proyecto Habilidades para la Reconstrucción, lanzado en 2015 y con su fin previsto para 2020, enseña a los nepalíes en las zonas afectadas por el terremoto a construir casas resistentes a los desastres.

El objetivo es ayudar a aliviar la escasez de mano de obra del país y, a la vez, dar los participantes experiencia en carpintería y albañilería que luego pueden usar para encontrar trabajos en la construcción.

En el distrito de Makawanpur, un tercio de los aprendices han sido mujeres.

Para muchas, aprender albañilería les ha permitido liberarse de los roles tradicionales de la agricultura y la atención a mayores y pequeños, y además obtener un ingreso propio.

“Hasta ahora, he construido otras 15 casas en pueblos vecinos y gané 250 rupias (2.500 dólares), que gastaré en muebles y pintura para la casa”, dijo Rai.

DISEÑOS PARA TODA LA VIDA

El proyecto de formación está financiado conjuntamente por el gobierno de Nepal, la Cooperación Suiza para el Desarrollo y el Departamento de Desarrollo Internacional de Reino Unido.

Desde su lanzamiento, ha formado a casi 9.000 personas en los 14 distritos más duramente afectados por el terremoto y más vulnerables a futuros desastres climáticos, dijo Sujan Dhoj Khadka, coordinador técnico del Fondo de Empleo.

Los aprendices han reconstruido más de 3.000 casas en 10 de esos distritos.

En los otros cuatro, el acceso limitado a áreas remotas y la escasez de trabajadores cualificados para ejecutar los programas de formación han paralizado la reconstrucción, agregó Khadka.

“He visto que hay mujeres que reciben formación que en su mayoría son analfabetas. Algunas solo pueden escribir sus nombres”, dijo Khadka.

“Sin embargo, sí pueden aplicar las habilidades técnicas adquiridas en el trabajo de construcción, como medir el área, la longitud y la altura”.

Muchas de las casas nuevas se han construido con subsidios de vivienda de la Autoridad Nacional de Reconstrucción. En el distrito de Makawanpur, cerca de 33.250 familias tienen derecho a recibir subvenciones de 300.000 rupias (3.000 dólares) cada una, pagadas en tres tramos.

Para tener derecho a una subvención, las casas nuevas deben incorporar uno de los 34 diseños resistentes a seísmos publicados por la NRA, dijo Bhupendra Aeri, ingeniero civil de la agencia.

La mayoría de las casas destruidas por el terremoto en zonas rurales de Nepal se hicieron con materiales tradicionales de madera y piedra, sin pilares de apoyo.

Los diseños prescritos por la NRA para nuevos edificios tienen más probabilidades de resistir los terremotos. Los constructores pueden elegir entre una gama de materiales, técnicas y diseños, desde una estructura de dos pisos hecha de acero y ladrillos hasta una casa de dos habitaciones construida con escombros, barro y alambre.

“La gente aquí ha seguido principalmente los modelos de una o dos habitaciones”, dijo Aeri. Cualquier persona que viva cerca de un río debe reconstruir al menos a 20 metros de distancia de la orilla del río para evitar que las aguas de inundación lleguen a sus hogares durante la temporada de lluvias.

Algunas familias en áreas remotas donde el programa de formación de albañiles no ha podido llegar han reconstruido sus hogares sin seguir los códigos y criterios de construcción de la NRA, dijo.

Pero “la NRA no proporcionará un segundo o tercer tramo de la subvención de construcción a dichos beneficiarios”, dijo.

UN LENTO PROGRESO

Jagat Bahadur Lama, un líder local de Makawanpur que está ayudando a las familias a obtener subsidios de vivienda, dijo que otro factor que frena los esfuerzos de reconstrucción es la falta de certificados de propiedad de la tierra.

Dijo que 68 familias de tres barrios en Raigaun no habían recibido ni siquiera el primer tramo de sus subsidios de vivienda porque no tienen documentación que demuestre que son propietarios de la tierra en la que viven.

A pesar de un programa gubernamental para la reforma agraria que comenzó hace cuatro décadas, hasta una cuarta parte de la población todavía no tiene derecho legal sobre sus tierras, según la Organización Internacional para las Migraciones de la ONU.

“Las familias deberían recibir subsidios en función de dónde han estado viviendo durante muchos años”, dijo Lama. “No es un trabajo difícil verificar su situación residencial en el ámbito local”.

A medida que Nepal se levanta lentamente de entre los escombros, muchas personas que han pasado por la formación de albañiles dicen que sus nuevos hogares dan una sensación renovada de seguridad y estabilidad.

Kanchhi Rai, una residente de Raigaun que recientemente se graduó en el programa de capacitación, casi ha terminado de construir una casa de dos habitaciones para reemplazar la que fue dañada por el terremoto.

Esta mujer contó con la ayuda de su esposo carpintero, quien lo llama la “casa de sus sueños”.

“Creo que he puesto una base sólida”, dijo Kanchhi Rai.

Información de Arun Karki, Edición de Jumana Farouky y Sebastien Malo; Traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid La Fundación Thomson Reuters es el departamento de Thomson Reuters que cubre noticias sobre temas humanitarios, derechos de la mujer, corrupción y cambio climático. Visite www.trust.org

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below