September 12, 2018 / 2:57 PM / 2 months ago

Comerciantes ambulantes de Cuba venden al son de la salsa y el reguetón

LA HABANA (Reuters) - Los comerciantes ambulantes de Cuba están volviendo a poner en práctica el pregón, el arte de vender productos con canciones rítmicas y divertidas, una tradición que algunos modernizaron con melodías de reguetón.

En la imagen, Lyssett Perez, de 46 años vende cacahuetes en las calles de La Habana en Cuba, el 6 de septiembre de 2018. REUTERS/Fernando Medina

El pregón es una tradición de siglos de antigüedad que ha inspirado famosas canciones como “El Manisero” (el vendedor de maní), una canción compuesta por el músico cubano Moisés Simons a finales de la década de 1920 con ritmo de son, que es la columna vertebral de la salsa.

El pregón se debilitó en Cuba después de que la revolución de Fidel Castro en 1959 eliminara la mayoría de los comercios privados. Pero con la tímida liberación de una economía centralizada en las últimas décadas, el canto de los vendedores ambulantes ha vuelto.

Ahora los cubanos pueden obtener un permiso para fabricar y comerciar sus propios productos en las calles, como helados de coco y zumos. Los vendedores usualmente optan por esa alternativa en lugar de abrir una tienda, que sigue siendo oneroso por las actuales restricciones a los negocios privados.

Otros venden ilegalmente mercaderías de tiendas con un sobreprecio, esperando esquivar a las autoridades y evitar las multas.

No todos los vendedores ambulantes se toman la molestia de cantar un pregón. Algunos simplemente gritan los productos que venden con sus precios de manera directa y repetitiva, a veces utilizando altavoces que se ponen en bicicletas o coches desvencijados, lo que se suma a la cacofonía urbana.

Sin embargo, los pregoneros cubanos, como Lyssett Pérez, quien vende conos de papel de maní tostado a los turistas en La Habana Vieja, cree que sus melodías los ayudan a sobresalir.

“En primer lugar, es para que la gente me escuche a mí. En segundo lugar, para que me amen”, dijo Pérez. “Para mí el pregón significa alegría”, agregó.

Pérez ha optado por los pregones más tradicionales. La mujer usa vestidos al estilo de la época colonial con faldas voluminosas y delantales blancos para llamar la atención de los clientes.

“Si te quieres por el pico divertir cómprate un cucuruchito de maní”, canta Pérez con una voz profunda y melodiosa mientras deambula por las pintorescas calles de piedra de La Habana Vieja.

Otros pregoneros están actualizando el género. Gilberto González rapea sobre sus mercancías con reguetón, que combina reggae con ritmos latinos y electrónicos.

“¡Papel sanitario -dice el estribillo- cómpreme mi gente, límpiese el fondillo, manos para arriba!, rapea en un vídeo grabado por un transeúnte que tuvo decenas de miles de visitas en YouTube.

El vídeo apareció meses después de que hubiera escasez de papel sanitario en La Habana. Los cubanos son conocidos por lidiar con la constante escasez de productos básicos burlándose de ella.

Fue tal su éxito que uno de los mejores DJs de Cuba, DJ Unic, hizo un remix que difundió aún más el peculiar renombre de González. Con una gorra que dice “Dinero en mi mente”, González dijo que sólo trataba de “llegar a fin de mes”.

Información de Reuters TV y Sarah Marsh; Editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below