March 18, 2018 / 9:26 AM / 8 months ago

Las mujeres piden el fin de la cultura de la violación tras escándalo en el sector humanitario

BARCELONA (Fundación Thomson Reuters) - Desde el personal de Oxfam pagando a prostitutas en Haití a las mujeres sirias explotadas a cambio de ayuda o el acoso a mujeres en las oficinas centrales de organizaciones benéficas a nivel mundial, el sector humanitario se ha visto sacudido por la cobertura mediática de conductas sexuales inapropiadas.

Mujeres pasan delante de un anuncio de Oxfam en Corail, un campo de desplazados del terremoto de 2010 en las afueras de Puerto Príncipe, Haití, 13 de febrero 2018. REUTERS/Andres Martinez Casares

Pero gran parte de lo que ha acaparado portadas en las últimas semanas no es una novedad para quienes trabajan en la industria humanitaria, y se han introducido constantemente reglas para frenarlo en los últimos años, según los expertos.

Entonces, ¿por qué ha estallado un escándalo público de esta envergadura ahora?

     Los trabajadores humanitarios y los investigadores señalan dos razones clave: revelaciones de periódicos que han llevado a Reino Unido a presionar a las agencias para que actúen y un movimiento popular que se ha extendido en las redes sociales exponiendo la conducta sexual indebida en diferentes ámbitos de la sociedad, comenzando con la industria del cine.

“No hay nada que haga más que las organizaciones den prioridad a algo como una mala imagen mediática”, dijo Imogen Wall, un consultor humanitario y experiodista que cofundó un grupo de Facebook donde los trabajadores humanitarios discuten sobre asuntos difíciles.

Las campañas contra el acoso utilizaban primero el hashtag #MeToo, y luego también #TimesUp - creado por celebridades de Hollywood - ha desencadenado un cambio a nivel individual, señaló Wall.

“No ha habido actuación institucional sobre esto, pero tampoco ha habido mucha autorreflexión, y creo que es una parte realmente importante de lo que está sucediendo ahora”, dijo.

En el grupo de Facebook, que ha aumentado hasta 18.000 miembros en los tres últimos años, trabajadores y trabajadoras humanitarios comparten experiencias sobre acoso sexual y ofrecen consejo.

Pero incluso antes del estallido de esta ola de noticias, las supervivientes como la abogada Megan Nobert - que hizo pública su violación por parte de un contratista humanitario en Sudán del Sur estando drogada en 2015 - han ido recopilando pruebas y testimonios de otros.

Reveladoramente, Report the Abuse, el grupo que Norbert estableció para ese propósito, tuvo que cerrar en agosto de 2017 debido a “la falta de flujos de financiación sostenible”, según su sitio web.

VIGILANTE INDEPENDIENTE

El uso generalizado de contratos a corto plazo para los trabajadores humanitarios, el énfasis de los donantes en el valor del dinero y la opinión pública de que las agencias deben reducir en lo posible los gastos generales contribuyen a un modelo orientado a los resultados que hace más difícil detectar, sancionar e impedir el acoso sexual, dicen los expertos.

    Dorothea Hilhorst, profesora del Instituto Internacional de Estudios Sociales de Rotterdam, dijo que las agencias humanitarias consideraban la conducta sexual inapropiada un asunto importante dentro de sus actividades, pero no lo veían tan urgente como los numerosos desafíos para ayudar a los necesitados.

    Es probable que eso cambie ahora, y los altos cargos deberían involucrase más en lugar de pasar este asunto a los departamentos de recursos humanos para que se ocupen de él, dijo.

    Pero advirtió contra una reacción poco coherente que conduzca al estallido de nuevos estándares e instituciones para abordar el problema.

    “El sector ha estado trabajando (en esto) durante los últimos 15 años y tiene estándares muy actualizados. El único problema es que no se están implementando lo suficiente”, dijo.

La experta dio la bienvenida a los compromisos de los gobiernos británico y holandés en la última semana en reuniones separadas con agencias para establecer organismos independientes que analicen las operaciones de ayuda y garanticen que se cumplan los estándares.

     Oficinas supervisoras deben establecerse sobre el terreno donde se está entregando la ayuda y dar empleo a la población local, dijo Hilhorst.

     Los Países Bajos planean probar este enfoque en un país piloto, que será seleccionado en los próximos dos meses.

HABLANDO CLARO

Mientras las voces de los beneficiarios de la ayuda de los que se ha abusado en el extranjero rara vez se escuchan en los círculos de poder de los países donantes, un pequeño número de mujeres que han presenciado o experimentado acoso sexual cerca de su entorno se han esforzado por denunciarlo públicamente.

Alexia Pepper de Caires, que trabajó en Save the Children de 2011 a 2015, acudió a una reunión de la junta sin invitación el martes.

Exigía a los que ocupan puestos de liderazgo, incluido el director internacional Alan Parker, responsabilizarse del fracaso en proteger al personal de la conducta sexual indebida en el brazo de la organización benéfica de Reino Unido.

“Las mujeres tienen derecho a no ser acosadas sexualmente, abusadas o agredidas por sus compañeros”, dijo Pepper de Caires, ahora co-directora de la rama en Hackney del Partido por la Igualdad de las Mujeres en Londres.

“También tienen derecho a ser escuchadas por los que ostentan el poder en una organización”, dijo en un comunicado tras la protesta.

Pepper de Caires, que ha testificado anteriormente sobre el comportamiento de un ex alto cargo, fue invitada a hablar de nuevo con los miembros de la junta. Mientras tanto, Save the Children UK ha encargado una revisión independiente de su cultura laboral.

Pepper de Caires dijo que había habido “una gran lucha detrás y mucho de oídos sordos” entre las agencias humanitarias frente a las revelaciones sobre casos históricos de mala conducta sexual.

“No estamos viendo mucha aceptación en el sector para tomar esto como un verdadero punto de transformación”, dijo a la Fundación Thomson Reuters.

El énfasis del Gobierno británico en obligar a las agencias a publicar el número de casos de mala conducta sexual que han investigado no será suficiente para detener el mal comportamiento, dijo.

     Otras medidas acordadas en una “cumbre de salvaguardia” organizada por Reino Unido el pasado lunes incluyen nuevas medidas para investigar y hacer referencia al personal, garantizar el apoyo a denunciantes y supervivientes de abuso sexual y cambiar la cultura organizativa para abordar los desequilibrios de poder.

     Pepper de Caires ayudó a redactar una carta abierta publicada el jueves, firmada por más de 1.100 trabajadoras humanitarias en 81 países, exigiendo que el sector humanitario se reforme y que las normas patriarcales que lo dominan sean “erradicadas”.

“ESPACIOS MASCULINOS”

     Linda Raftree, una consultora con sede en Nueva York que ha trabajado en el sector humanitario durante dos décadas, dijo que las trabajadoras tienen dificultades para ascender, en parte porque a menudo se especializan en áreas no orientadas hacia los trabajos más importantes, y pueden no querer ir a beber o pasar el rato en el “espacio masculino”.

     En las oficinas de agencias internacionales de los países en desarrollo, las trabajadoras locales soportan mucho por miedo a perder su preciado trabajo en lugares donde los derechos de la mujer no son respetados, añadió.

     Hasta ahora, no se ha percibido que el sector humanitario tenga “problemas institucionales” con el sexismo y el racismo, que se “manifiestan en todos los niveles”, dijo Raftree.

     Eso incluye la publicidad para recaudar fondos, que tiende a presentar imágenes de niños y madres hambrientos con aspecto desesperado, señaló.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below