June 22, 2020 / 12:30 PM / 2 months ago

Life Care despidió a empleada que destapó para Reuters serias negligencias en residencia

Una foto sin fecha de la enfermera Colleen Lelievre, que fue despedida la semana pasada de su trabajo en el Centro de Cuidado de la Vida del Valle de Nashoba en Massachusetts, días después de haber sido citada en un artículo de Reuters que detalla la gestión ante el brote de coronavirus del centro. Colleen Lelievre/Via REUTERS

22 jun (Reuters) - Una residencia de ancianos de Estados Unidos propiedad de Life Care Centers of America Inc. ha despedido a una enfermera y ha prohibido la entrada a otra a sus instalaciones después de que las dos fueran citadas en un reportaje de investigación de Reuters en el que se detallaban las lamentables condiciones del centro, la fuga de personal y la chapucera respuesta de la dirección al mortal brote de COVID-19.

Life Care despidió la semana pasada a una de las enfermeras, Colleen Lelievre, después de que los administradores de la residencia ubicada en Littleton, en el estado de Massachusetts, la acusaran de cometer errores relacionados con la administración de medicamentos a los residentes. La enfermera dijo que no fue informada de ningún problema hasta el 12 de junio, dos días después de la publicación de la noticia de Reuters. Otra enfermera, Lisa Harmon, dijo que un directivo del centro le prohibió la entrada al edificio el mismo día, sin explicarle por qué.

“No sé cómo pueden pensar que pueden hacer esto descaradamente y salirse con la suya”, dijo Harmon, que ejerce funciones de encargada.

El reportaje de Reuters incluía entrevistas con Lelievre y Harmon en las que estas describían un personal abrumado y sobrecargado de trabajo. En una ocasión, tantos empleados habían renunciado a su trabajo o se habían declarado enfermos que los gerentes asignaron un turno a un aprendiz adolescente para ejercer como auxiliar de enfermería para atender a casi 30 pacientes con demencia, según Harmon y un exempleado. Las dos enfermeras dijeron que jornadas de entre 80 y 90 horas semanales llegaron a convertirse en norma. En una unidad de pacientes con demencia, los trabajadores no podían evitar que los residentes deambularan por los pasillos y las habitaciones de otros pacientes, lo que pudo haber propagado la infección.

Las dos enfermeras también dijeron que la administración de la residencia no proporcionó al personal información sobre el brote ni facilitó test hasta mediados de mayo. Treinta y cuatro trabajadores dieron positivo a finales de ese mes, según datos federales. Veinticinco residentes y una enfermera murieron de COVID-19. (Para leer el reportaje especial en inglés, acceda a : reut.rs/3dmYSQT )

Información de Chris Kirkham; editado por Brian Thevenot; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below