May 20, 2020 / 7:53 AM / 3 months ago

Antes de la cena, un pub japonés se propone rociar con desinfectante a sus comensales

TOKIO, 20 may (Reuters) - Mientras restaurantes y bares de Japón abren lentamente tras la paralización por el coronavirus, muchos buscan la forma de garantizar al público que cenar fuera de casa vuelve a ser seguro, y uno de los bares de estilo izakaya —un restaurante típico japonés— cree haber dado con la solución perfecta.

Un hombre es rociado con agua de ácido hipocloroso como medida para prevenir la infección por coronavirus (COVID-19) en la entrada de Kichiri Shinjuku, un pub de estilo japonés conocido como "izakaya", en Tokio, Japón, el 19 de mayo de 2020. REUTERS/Issei Kato

El pub, situado en el normalmente bullicioso distrito de Shinjuku, en Tokio, ha instalado una máquina que rocía a los clientes con agua con ácido hipocloroso cuando entran.

Los clientes son recibidos primero por una azafata en una pantalla —por supuesto—, que les indica que se desinfecten las manos y comprueben su temperatura con un termómetro.

Posteriormente, los comensales pasan a través de una máquina, de aspecto similar al escáner de seguridad de un aeropuerto, como un lavado de automóviles para humanos, para ser rociados con una fina niebla de un desinfectante a base de cloro durante 30 segundos.

Los clientes recogen un mapa que les guía hasta su asiento, donde hacen su pedido a través de teléfonos inteligentes.

A lo largo de todo el proceso no han entrado en contacto con ninguna persona.

“Queríamos desarrollar un sistema que estuviera de acuerdo con el nuevo estilo de vida y algo que fuera un modelo ejemplar para poder prevenir infecciones”, dijo el presidente del grupo Kichiri&Co, propietario del pub.

“Sigue siendo un experimento, pero una vez que desarrollemos el sistema, queremos compartir el conocimiento con cada uno de nuestros restaurantes.”

Una pantalla de acrílico transparente se instala entre cada comensal para minimizar el riesgo de infección, y al parecer funciona.

“Me siento segura”, dijo una clienta que no quería ser identificada.

“Pero estar ahí dentro durante 30 segundos fue un poco largo. Estaba pensando: ‘¿Cuándo terminará esto?’”.

Kichiri también ha instalado una cabina de fumigación, que costó más de 700.000 yenes (6.493 dólares) en un pub de la ciudad de Osaka, donde está previsto que el Gobierno levante el estado de emergencia por el coronavirus este jueves. Esta cabina sigue funcionando en Tokio.

Información de Jack Tarrant; información adicional de Issei Kato; editado por Robert Birsel; traducido por Andrea Ariet en Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below