May 19, 2020 / 11:02 AM / 3 months ago

Hallan en Argentina el fósil de uno de los últimos megaraptores

FOTO DE ARCHIVO: Una réplica de un "Tuarangisaurus Cabazai" hecho de espuma de poliuretano, exhibido en el Museo Argentino de Ciencias Naturales en Buenos Aires, Argentina, el 1 de julio de 2013. REUTERS/Enrique Marcarian

BUENOS AIRES (Reuters) - Un grupo de paleontólogos del Museo Argentino de Ciencias Naturales halló los restos de un dinosaurio carnívoro de 10 metros de largo y 70 millones de años de antigüedad, que sería uno de los últimos megaraptores en habitar la Tierra.

El hallazgo fue realizado en el suroeste de la provincia austral de Santa Cruz a mediados de marzo de este año. Tras estudiar los fósiles, los expertos descubrieron que se trata de un nuevo depredador que vivió al final de la “era de los dinosaurios”.

“Este descubrimiento data de un período muy cerca del limite entre el Cretácico y el Terciario”, explicó a Reuters Fernando Novas, el paleontólogo a cargo de la campaña, para quien se trata del registro más austral de megaraptores en el mundo.

“Este es el momento, 65 millones de años atrás, en el que se produce la extinción de los dinosaurios, y este megaraptor nuevo que ahora tenemos que empezar a preparar y estudiar, estaría siendo unos de lo últimos representantes de esta agrupación”, agregó.

A diferencia del Tiranosaurio rex, su familiar de regiones más boreales, los megaraptores eran animales más esbeltos y estaban preparados para la carrera, con colas largas que les permitían mantener el equilibrio. Además tenían patas musculosas pero alargadas para poder dar pasos largos, según el especialista.

“Estaba provisto de dientes que no eran muy grandes, a diferencia de los tiranosaurios o los giganotosaurus. Eran pequeños, pero su mandíbula estaba armada con esos dientes que le permitían lacerar a su presa”, dijo Novas.

“Lo más destacado de los megaraptores era que tenían brazos muy largos y que su dedo pulgar terminaba en una garra de aproximadamente 40 centímetros. O sea, esas eran las armas principales, centradas en su boca y fundamentalmente en sus manos, lo que le permitía atrapar a sus presas”, concluyó.

Reporte de Marina Lammertyn; Editado por Nicolás Misculin

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below