December 14, 2019 / 9:38 AM / a month ago

"Nos está hablando": Un líder maorí dice que la erupción volcánica era un mensaje

WHAKATANE, Nueva Zelanda, 11 dic (Reuters) - Pouroto Ngaropo, de pie en un asentamiento ancestral con vistas a la isla de Whakaari, recita su ascendencia remontándose miles de años, hasta llegar al volcán que entró en erupción el lunes.

“Whakaari es mi conexión con el océano, con la tierra y con el medio ambiente que me rodea... somos uno y ella es nuestra antepasada”, dijo este líder espiritual maorí de 51 años cuya genealogía está representada en ‘tā moko’ o tatuaje que adorna su rostro.

La isla volcánica junto a la Isla Norte de Nueva Zelanda tiene un profundo significado espiritual para su iwi o tribu, Ngāti Awa, que también es dueña de la compañía que realizaba los recorridos turísticos al lugar antes de la erupción.

Dos de sus barcos salieron el lunes; uno regresó con la ayuda de los equipos de rescate, pero el otro no. En total, ocho personas -turistas y lugareños- siguen desaparecidas, presuntamente muertas, aparte de los seis muertos confirmados y más de 30 heridos.

La mañana después de la erupción, Ngaropo salió con otros dos a las 4 a.m. - la hora en que dice que la conexión con el mundo espiritual es más fuerte.

Pronunció una oración especial que impone una prohibición, conocida como rāhui, destinada a impedir que nadie, salvo los equipos de rescate, visiten la isla o pesquen cerca de las orillas de la bahía.

“No podemos porque Whakaari está de luto, sus descendientes han fallecido y yacen muertos, todavía en la isla. La rāhui protege todas esas cosas, protege su derecho espiritual a tener una ceremonia de entierro adecuada”, dijo.

“LAS COSAS VAN A CAMBIAR”

Las restricciones espirituales y culturales durarán hasta que todos los restos hayan sido devueltos a las familias, dice Ngaropo. Cuando eso suceda, saldrá de nuevo, por la mañana temprano, para levantar la prohibición.

Cuando todo acabe, todavía quedarán muchas preguntas para Ngāti Awa y su comunidad en Whakatane, una población en la Isla Norte, con vistas a la bahía de Plenty y Whakaari, también conocida como White Island (“Isla Blanca”). Algunos creen que quizá sea el momento de poner fin a las visitas turísticas -el sustento económico de la pequeña comunidad.

Ngaropo espera que la isla sea devuelta a su iwi con la aportación de las autoridades tribales de la zona para que puedan decidir colectivamente su futuro y fomentar su conexión espiritual con el volcán.

Un portavoz de la familia Buttle, que figuran como propietarios legales de la isla, se negó a hacer comentarios.

Un tribunal dictaminó por primera vez que la isla era de propiedad privada a principios de la historia colonial de Nueva Zelanda en 1867. Sin embargo, un informe a un tribunal más reciente decía: Ngāti Awa y otras tribus tenían intereses en la tierra y probablemente no habían podido expresar sus preocupaciones sobre su propiedad ante el tribunal en su día.

Slideshow (3 Images)

Para Ngaropo, Whakaari - que significa revelar o mostrar - estaba dando al mundo una advertencia, pasando un mensaje de lo espiritual al reino físico.

La erupción, dice, fue un recordatorio del poder de la naturaleza y de la conexión de los humanos con ella.

“Las cosas van a cambiar y el orden de las cosas va a ser restaurado en términos del dominio espiritual, la conexión con el medio ambiente... y nuestra conexión entre nosotros, así que es un mensaje muy importante... Whakaari nos está hablando”.

Información de Charlotte Greenfield, editado por Andrew Heavens, traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below