December 18, 2018 / 8:02 AM / in 4 months

Una familia de migrantes que huyó de los gases lacrimógenos en la frontera México-EEUU busca asilo

TIJUANA, México (Reuters) - Miembros de un grupo de migrantes hondureños, entre ellos una mujer que fue fotografiada cuando corría con sus hijas para protegerlas de gases lacrimógenos hace varias semanas, comenzaron a buscar asilo en la frontera de Estados Unidos con México el lunes, según un testigo de Reuters y abogados.

En la imagen, menores de edad no acompañados, parte de una caravana de miles de personas de América Central que intentan llegar a Estados Unidos, son acompañados por oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, en el puerto de entrada de Otay Mesa en San Diego, California, Estados Unidos. Vista desde Tijuana, México, 17 de diciembre del 2018. REUTERS/Carlos Barria

El grupo estaba compuesto principalmente por adolescentes, pero también incluía a Maria Meza y sus hijos, que aparecían en una imagen que se viralizó. La fotografía fue tomada por Reuters cuando huían de los gases lacrimógenos lanzados por agentes fronterizos estadounidenses durante una protesta en la frontera el mes pasado.

Como este grupo de migrantes, otros miles que forman parte de la denominada Caravana de Migrantes, y otros grupos, han esperado durante meses en la ciudad fronteriza de Tijuana una oportunidad para pedir asilo pero se enfrentan a un sistema denominado “medición” que limita la cantidad de personas que pueden solicitar este beneficio cada día.

A veces, las autoridades fronterizas de Estados Unidos permiten que las personas consideradas vulnerables, como los menores no acompañados, sean procesadas más rápidamente. Los activistas dijeron que el grupo del lunes encaja en esa categoría.

El lunes por la tarde, los diputados estadounidenses, Jimmy Gómez y Nanette Barragán, junto con abogados migratorios, acompañaron al grupo en el puerto de entrada de Otay Mesa en Tijuana, México, dijo el testigo de Reuters.

Agentes de Aduanas y Patrulla Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) dijeron que el puerto de entrada estaba lleno, dijo Gómez. Rodeados de defensores y abogados, los migrantes se sentaron junto a un torniquete de metal, después de haber ido más allá de un cartel que marcaba la división entre México y Estados Unidos.

Pero el lunes por la noche, después de más de cuatro horas de espera, los responsables de CBP llegaron para dejar pasar a varios menores no acompañados.

Activistas de derechos humanos en Tijuana dijeron a Reuters que el proceso ha sido lento, desde hace varios meses, por las cargas de solicitudes de asilo en Estados Unidos tanto de centroamericanos, haitianos como de mexicanos que siguen huyendo de violentas ciudades del país.

El grupo de solicitantes de asilo formaba parte de grupos de miles de migrantes conocidos como caravanas que salieron de América Central y llegaron a Tijuana en los últimos meses.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró a las caravanas una “invasión” y envió varios miles de soldados para “endurecer” la frontera, incluso con alambre de púas.

Los activistas dijeron que la medición está destinada a disuadir a los solicitantes de asilo haciendo que el proceso sea arduo, mientras que los altos cargos estadounidenses mantienen que el sistema solo existe para gestionar el exceso de capacidad en los puertos de entrada.

La CBP dijo en respuesta que este año había visto un aumento de más del 100 por cien en los solicitantes de asilo procesados ​​en los puertos de entrada y que procesaba a las personas lo más rápido posible.

“Como lo hemos hecho durante varios años, cuando nuestros puertos de entrada alcanzan su capacidad, tenemos que administrar las colas y las personas que se presentan sin documentos”, dijo la CBP.

A principios de este mes, una madre soltera con su hija de nueve años pudieron solicitar asilo en el puerto de entrada de San Ysidro después de que una congresista, que se encontraba de visita en el puerto, dijera a los oficiales de la CBP que estaban obligados por ley a procesarlos, según Lindsay Toczylowski, directora ejecutiva del Immigrant Defenders Law Center.

Información de Carlos Barria en Tijuana, México; Información adicional de Kristina Cooke, escrito por Christine Murray y Peter Cooney. Editado por Carlos Aliaga

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below