April 7, 2018 / 1:32 PM / 8 months ago

Las mujeres gitanas combaten los prejuicios con el arte

BERLIN ( Fundación Thomson Reuters) - Cuando la actriz húngara Franciska Farkas reveló que era gitana hace cuatro años, hubo “por supuesto” una reacción negativa, dijo, pero también recibió cartas de niñas pertenecientes a esta minoría perseguida que la declaraban su nuevo ídolo.

En la foto, la actriz Franciska Farkas en Berlín el 16 de febrero de 2018. Thomson Reuters Foundation/ Morgan Meaker

Muchas mujeres romaníes están bajo la mirada pública en Hungría, que tiene una de las minorías más grandes en Europa Central, con 800.000 personas, nunca revelan sus identidades.

“Quiero ser un modelo a seguir”, dijo Farkas a la Fundación Thomson Reuters, caminando junto al río Spree en Berlín, donde está ensayando para su próximo proyecto.

Farkas no es la única que intenta animar a las jóvenes gitanas a sentirse orgullosas de su origen étnico, ya que una nueva generación de artistas y actrices gitanas de toda Europa están abrazando el feminismo y desafiando los estereotipos negativos.

Para conmemorar el Día Internacional del Pueblo Gitano el 8 de abril, Farkas es una de los 13 actrices y artistas romaníes que viajarán a Berlín para participar en la primera Bienal del Pueblo Gitano: una serie de exposiciones de arte, representaciones teatrales y eventos musicales organizados por la comunidad.

Con raíces ancestrales en la India, el pueblo gitano emigró a Europa en el siglo X y tiene una historia marcada por la persecución. Hay alrededor de 11 millones de gitanos viviendo en todo el continente, particularmente en Rumanía, Bulgaria, Hungría y España.

Las comunidades romaníes, generalmente, son más pobres, han tenido acceso a una menor formación, tienen menores expectativas de vida y tasas de empleo que el grueso de la población. En Hungría, han sido abiertamente vilipendiados por la extrema derecha, que los culpa del crimen y la inseguridad.

MUJERES DURAS Y FUERTES

     Si bien las mujeres gitanas no están representadas en ninguno de los parlamentos nacionales de la Unión Europea, están ocupando un lugar destacado en las artes y el teatro para reclamar su imagen pública.

Berlín se ha convertido en un foco del activismo desde la apertura del Instituto Europeo de Arte y Cultura Gitana (ERIAC, por sus siglas en inglés), un centro creativo internacional creado para reducir los prejuiciios hacia el pueblo gitano. Está dirigido por dos mujeres.

“El progreso de los derechos humanos en relación con el pueblo gitano en general es imposible sin avances significativos en el campo de los derechos de las mujeres gitanas”, dijo Aniko Orsos, del Centro Europeo de los Derechos para los Gitanos, que litiga para combatir el racismo hacia los gitanos.

“Las mujeres romaníes continúan afrontando la presión de las familias y las comunidades para cumplir con ciertas costumbres y tradiciones (que son) degradantes para las mujeres”, dijo la responsable de Derechos de la Mujer, con sede en Budapest, en comentarios enviados por correo electrónico.

Los participantes en la actuación principal de la Bienal, la mayoría de los cuales son mujeres, incluyen a la dramaturga rumana Mihaela Dragan y las hermanas Selimovic, actrices y raperas asentadas en Austria.

     “Realmente, para nosotras, es muy importante ser una especie de modelo para nuestras niñas”, dijo Sandra Selimovic.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below