June 23, 2017 / 9:05 AM / in a year

El Prado recorre la diversidad sexual en la historia para celebrar el WorldPride Madrid

MADRID (Reuters) - Cuando Caravaggio fue juzgado por sodomía a principios del siglo XVII, el término homosexualidad ni tan siquiera existía. El artista no sólo sufrió la prisión, sino que se convirtió en un personaje cuya leyenda negra perduró mucho más allá de su muerte.

Cuando Caravaggio fue juzgado por sodomía a principios del siglo XVII, el término homosexualidad ni tan siquiera existía. El artista no sólo sufrió la prisión, sino que se convirtió en un personaje cuya leyenda negra perduró mucho más allá de su muerte. En la imagen, la pintura "Maddalena Ventura" de José de Ribera en El Prado el 22 de junio de 2017. REUTERS/Juan Medina

Más de un siglo antes, el proceso a Leonardo da Vinci en Florencia por la misma razón transformó la personalidad “divina” del genio del Renacimiento para convertirlo en un hombre encerrado en sí mismo.

“David con la cabeza de Goliat”, de Caravaggio, y un ensayo de la “Mona Lisa” del taller de Da Vinci, son dos de las 30 obras que el Museo del Prado de Madrid ha elegido de entre su extensa colección para realizar una aproximación histórica a las relaciones entre personas del mismo sexo y a las identidades sexuales alejadas de la norma.

El proyecto “La mirada del otro. Escenarios para la diferencia”, cuya construcción ha necesitado de un año de trabajo, se incluye dentro de las actividades para la celebración en la capital española del WorldPride Madrid 2017.

“No se trata de un discurso erótico, eso nos parecía innecesario. Es una reflexión histórica, para que las piezas nos cuenten realidades que no nos cuentan normalmente”, dijo Carlos G. Navarro, uno de los comisarios de la exposición, a Reuters.

“Cuentan historias indudables de las distintas vicisitudes que la homosexualidad en su amplio espectro vivió a lo largo de los siglos”, añadió.

PERFECTA INTEGRACIÓN

Arrancando en el mundo clásico y hasta finales del siglo XIX, las obras cuidadosamente elegidas se reparten en seis recorridos temáticos entre las numerosas salas de la pinacoteca madrileña y, de manera simbólica, perfectamente integradas con el resto.

Entre las obras que el museo trata de excepcionales y tras muchos años protegido, el dibujo de Francisco de Goya “El Maricón de la tía Gila” utiliza por primera vez un término peyorativo para dar visibilidad a los personajes marginales.

“Goya no está escribiendo el título desde un punto de vista homófobo, está diciendo que en nuestra sociedad también existen todas estas personas”, dijo Álvaro Perdices, otro de los comisarios de la muestra.

Como parte del recorrido, “Orestes y Pílades”, de la escuela de Pasiteles, o un busto de la poetisa griega Safo de Lesbos remiten por su parte a las relaciones sentimentales en la antigüedad clásica antes de la llegada del cristianismo.

Entre otras obras, “El rapto de Ganímedes” o “Diana y Calisto”, de Pedro Pablo Rubens, se integran en el recorrido “Amar como los dioses”, mientras que las impactantes mujeres barbudas de Juan Sánchez Cotán y José de Ribera se contraponen dentro de “Engañosas apariencias”.

La exposición, que podrá visitarse hasta el 10 de septiembre, pretende, en palabras del director del museo Miguel Falomir, “propiciar una mirada justa y serena sobre realidades que han acompañado a la humanidad desde sus más remotos orígenes”.

Se espera que el evento ‘WorldPride’, que tiene lugar cada pocos años en una ciudad de un país diferente, atraiga hasta tres millones de personas a las calles madrileñas, entre el 23 de junio y el 2 de julio.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below