January 16, 2017 / 1:06 PM / 2 years ago

El artista ruso de la "protesta del escroto" buscará asilo en Francia

Por Alessandra Prentice y Margaryta Chornokondratenko

El artista disidente ruso Pyotr Pavlensky, cuyas protestas contra el Estado han incluido clavarse el escroto al suelo en la Plaza Roja de Moscú, ha dicho que planea solicitar asilo en Francia. En la foto, Pyotr Pavlensky y Oksana Shalygina en la entrevista con Reuters en Kiev el 4 de enero de 2017. REUTERS/Valentyn Ogirenko

KIEV (Reuters) - El artista disidente ruso Pyotr Pavlensky, cuyas protestas contra el Estado han incluido clavarse el escroto al suelo en la Plaza Roja de Moscú, ha dicho que planea solicitar asilo en Francia.

Pavlensky, de 32 años de edad, huyó a Ucrania el mes pasado con su compañera para evitar ser encarcelado por lo que llamó acusaciones inventadas de haber cometido un delito sexual.

En su primera entrevista tras la huida, dijo que la Rusia del presidente Vladimir Putin cada vez era más autoritaria y más intolerante con las voces disidentes.

“Yo no diría que yo fuese una amenaza, sino más bien una molestia, porque se gastan muchos recursos y dinero en propaganda... y luego yo llevo a cabo una acción y es un golpe para la maquinaria propagandística”, dijo.

Mientras sus dos hijas pequeñas jugaban en silencio en la habitación contigua, Pavlensky y su compañera Oksana Shalygina -ambos vestidos completamente de negro- describieron cómo fueron detenidos por la policía el 14 de diciembre en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú.

Durante un interrogatorio de nueve horas llevado a cabo por investigadores estatales, descubrieron que habían sido acusados de un delito sexual por una actriz con la que ambos se habían acostado. Por este delito podrían afrontar hasta 10 años de prisión.

La pareja, que tiene una relación abierta, rechazan estas acusaciones, comparándolas con las denuncias que llevaron a encarcelamientos masivos durante el represivo período soviético.

“Mediante todo esto nos hicieron ver que había dos maneras de librarse de nosotros, o de sacarnos del contexto político”.

“O bien (podrían llevarnos) a un campo penitenciario durante los próximos 10 años, donde describiríamos cómo habíamos sido víctimas de las maquinaciones de la seguridad estatal, o bien (podrían enviarnos) más allá de los límites fronterizos del control de pasaportes”.

Aunque no saben si se ha abierto un procedimiento judicial en su contra, decidieron que era demasiado arriesgado permanecer en Rusia. El día siguiente habían recogido ya sus cosas y se habían marchado a Kiev, desde donde planean volar a Francia, dijo.

El Ministerio del Interior ruso y su Comité de Investigación no respondieron a la petición de Reuters de comentar las acusaciones que pesan sobre Pavlensky.

La decisión de la pareja de solicitar asilo volverá a llamar la atención sobre el oscuro historial ruso respecto a la protección de la libertad de expresión. En 2012, el encarcelamiento de miembros del grupo opositor Pussy Riot por llevar a cabo una “plegaria punk” en una iglesia generó una gran indignación a nivel internacional.

LABIOS SELLADOS

Pavlensky dijo que la pareja no regresará a Rusia hasta que crean que ya no corren ningún riesgo de ser procesados, aunque esto signifique que pasen muchos años en el exilio.

“Probablemente sea una buena opción para ellos si desaparecemos (en el extranjero), no se nos puede escuchar y estamos completamente dispersados, pero eso no va a pasar”, declaró.

Sus trabajos o “acciones” han incluido coserse los labios para protestar por el tratamiento de las Pussy Riot y envolver su cuerpo desnudo en alambre de púas para expresar su oposición a leyes que consideraba represivas.

En 2015 Pavlensky fue detenido por la policía rusa tras prender fuego a la puerta de madera del Servicio Federal de Seguridad, una de las organizaciones que sucedieron a la KGB soviética. Logró librarse de la prisión, pero se le impuso una multa de 15.000 dólares que no pagó.

La acción, que tituló “La Amenaza”, tenía como objetivo llamar la atención sobre las a su juicio tácticas de terror de la organización.

Pavlensky dijo que las acusaciones de delito sexual ilustraban la preferencia de los servicios de seguridad por las estrategias encubiertas.

“Está claro que los servicios de seguridad quieren trabajar con cuidado y discretamente, no de manera caótica y tosca. Probablemente creen que golpear a alguien y derramar sangre es algo bruto. Si pueden hacerlo con discreción, van a intentarlo”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below