4 de noviembre de 2011 / 7:39 / en 6 años

ACTUALIZA 1- Campaña 20-N arranca marcada por paro y crisis

(añade citas)

Por Teresa Larraz

MADRID, 4 nov (Reuters) - España ha arrancado la campaña para las elecciones del 20 de noviembre con una economía estancada, una cifra récord de parados y en plena crisis de deuda de la eurozona, por lo que se espera que los votantes den la espalda al Partido Socialista en el poder y el Partido Popular se alce triunfador.

Los sondeos coinciden en dar la victoria por mayoría absoluta al partido de centroderecha de Mariano Rajoy, que aboga por un mensaje de cambio y de diálogo para un proyecto basado en la austeridad de las administraciones públicas y en la creación de empleo, aunque sin concretar mucho más allá del apoyo a los emprendedores mediante rebajas fiscales.

España necesita unidad, de todos, piensen como piensen, en torno a un proyecto común que es crear empleo y en torno a quien en estos momentos pueden liderar el cambio político que es el Partido Popular”, dijo Rajoy en la pegada de carteles en la localidad barcelonesa de Castelldefels.

Su rival es el ex vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba, que tiene la complicada tarea de evitar el batacazo de los socialistas y sobre todo un castigo del electorado que lo hunda por debajo del peor resultado obtenido por el PSOE hace 11 años.

“Entramos en la recta final y vamos por detrás, pero todos sabemos que lo importante no es cómo se entra en la recta sino cómo se llega en la meta”, dijo Rubalcaba a sus compañeros tras el comienzo de la campaña en la medianoche del jueves.

“Y todos sabemos que para ganar en la meta hay que correr más en la meta, así que a correr más que el Partido Popular, con más ganas”, exhortó, tras admitir en una entrevista con la deportiva Marca TV que era más fácil que el Real Madrid ganase al Barça que una remontada ante Rajoy.

PARO Y PIB

Un total de 35,7 millones de españoles están llamados a las urnas para unos comicios que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó a finales de julio, anticipándolos cuatro meses, ante un panorama económico que ya entonces era complicado pero que no ha hecho más que empeorar.

El crecimiento del Producto Interior Bruto se estancó en el tercer trimestre, y hace aún más difícil alcanzar el objetivo del Gobierno de final de año del 1,3 por ciento; la tasa de paro se sitúa en el 21,5 por ciento, con casi cinco millones de desempleados; y los pronósticos apuntan a que tampoco podría cumplirse el objetivo de déficit público, establecido en un 6,1 por ciento del PIB.

Esta situación se hace aún más enrevesada por la crisis de deuda de la eurozona y la incertidumbre desatada por Grecia, donde el primer ministro, Georgios Papandreu parece dispuesto a retirar su propuesta de convocar un referéndum sobre el millonario rescate pactado con la UE y el FMI, optando a cambio por forjar un consenso político más amplio, tras un anuncio que ha llevado incluso a que se considere en peligro la supervivencia del euro.

Ni siquiera se espera que el fin definitivo de la violencia anunciado por ETA el mes pasado después de 40 años de atentados influya sobre los votantes a favor de Rubalcaba, que desde su labor al frente del Ministerio del Interior contribuyó al debilitamiento de la banda.

SOLO O CON ALIANZAS

Con este horizonte, la duda principal es si el PP conseguirá la mayoría absoluta, situada en 176 diputados, que le daría mano libre para aplicar fuertes recortes, o si tendrá que negociar con otros partidos, previsiblemente los nacionalistas moderados de Cataluña (CiU) o País Vasco (PNV), como han hecho en anteriores ocasiones tanto PP como PSOE.

Rajoy ha reiterado que dialogará con todos, pero el apoyo de CiU y PNV es presumible que llevaría unas contrapartidas: un pacto fiscal para gestionar sus impuestos, en el caso de los catalanes, y un avance en el proceso de paz en el País Vasco con medidas como un acercamiento de los presos de ETA, en el caso del PNV.

El candidato de CiU, Josep Antoni Duran y Lleida, uno de los políticos mejor valorados en España, pidió el miércoles “medidas excepcionales” y “un gobierno de concentración para afrontar los retos de la crisis económica y las reformas que se necesitan a fin de devolver la confianza”.

Rajoy podría optar también por retrasar los recortes más impopulares hasta después de las elecciones autonómicas en Andalucía que tendrán lugar en marzo y en las que el PP podría conquistar por primera vez el que se ha convertido en el último bastión socialista, según el director de la encuestadora Sigma Dos, José María de Elías.

En el 20-N pueden colarse otros protagonistas inesperados: formaciones pequeñas que se beneficien del descontento de los ciudadanos y de la desconfianza hacia los dos grandes, como Izquierda Unida, Unión Progreso y Democracia e incluso Equo - encabezado por el ex director de Greenpeace en España Juan López de Uralde.

Otra gran beneficiada de las urnas podría ser la coalición independentista Amaiur, en la que están integrados miembros de la izquierda ‘abertzale’, que podría llegar a tener grupo propio en el Congreso de los Diputados.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below