8 de noviembre de 2011 / 19:20 / hace 6 años

RESUMEN 1 -Los líderes griegos buscan al nuevo primer ministro

* El jefe de los conservadores plantea objeciones a las demandas de la UE

* Papademos mencionado como posible primer ministro, no está claro si aceptará

* Papandreu espera alcanzar un acuerdo el martes por la noche, según fuente

Por Lefteris Papadimas y Renee Maltezou

ATENAS, 8 nov (Reuters) - Los líderes de la clase política griega están luchando por acordar quién será el nuevo primer ministro, pese a las demandas de la Unión Europea (UE) de que se comprometan rápido con la salvación financiera de la nación para poner fin al caos que amenaza a la zona euro.

Fuentes en los partidos conservador y socialista indicaron que las negociaciones para que el ex vicepresidente del Banco Central Europeo Lucas Papademos dirija el Gobierno interino estaban concluyendo, aunque aún quedaban detalles por decidir.

El martes por la tarde apareció un obstáculo cuando el líder de la oposición, Antonis Samaras, pareció rechazar la demanda de la UE de que firme un compromiso de que Grecia respaldará el rescate europeo, el segundo que recibe el país desde el año pasado, y las medidas de austeridad que implica.

Tras una señal inicial de que se formaría una coalición deprisa, los esfuerzos de los socialistas y conservadores para crear un Gobierno que dure sólo hasta febrero parecieron debilitarse.

La fuente del partido socialista insistió en que se están haciendo progresos para formar una “coalición de 100 días” que debe conseguir la aprobación en el Parlamento de un rescate de 130.000 millones de euros de la zona euro y convocar a elecciones en febrero.

“Las negociaciones se están finalizando con Papademos como primer ministro”, dijo a Reuters la fuente del partido, cono conocimiento de las conversaciones. “Están abordando los detalles finales”.

APARECEN PROBLEMAS

Sin embargo, parece que han aparecido problemas en torno a la demanda de un compromiso escrito que hizo el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, exasperado por el historial griego de hacer promesas al FMI y la UE de que pondrá freno a su enorme deuda y su déficit presupuestario para luego incumplirlas.

Papandreu provocó el caos la semana pasada al convocar a un referéndum sobre el rescate, una votación que probablemente habría rechazado el paquete debido a las medidas de austeridad que exige a cambio.

Más tarde dio marcha atrás, pero se vio forzado a buscar un acuerdo para formar una coalición de unidad nacional.

Por su parte, Rehn dijo tras una reunión con ministros de Finanzas de la eurozona que Grecia traicionó la confianza de la UE al pedir el referéndum. Ahora Bruselas necesita compromisos para liberar incluso el próximo tramo de ayudas, 8.000 millones de euros de financiación, del primer rescate a Grecia aprobado el año pasado.

“Esta confianza debe repararse”, dijo Rehn. “Los ministros de Finanzas de la zona euro esperan que haya (...) un compromiso escrito, una confirmación escrita del compromiso de un Gobierno de unidad nacional con base amplia”.

Una fuente gubernamental señaló que la UE quiere que Samaras firme el documento junto con el primer ministro, el ministro de Finanzas, el gobernador del banco central y el primer ministro saliente, Papandreu.

Rehn recibió una respuesta poco cordial de Samaras, en medio de la intranquilidad en su partido Nueva Democracia.

Samaras, que lleva tiempo oponiéndose a las medidas de austeridad exigidas por la UE y el FMI, insinuó en un comunicado que podría no dar un compromiso escrito porque su palabra basta.

“Es un asunto de dignidad nacional (...) no permito a nadie que dude de mis declaraciones”, dijo.

Nueva Democracia cree que las reducciones de gastos, subidas de impuestos y recortes de empleos impuestos por el Gobierno socialista saliente han profundizado la dura recesión griega, ahora en su cuarto año.

Fuentes del partido indicaron que algunos miembros destacados estaban furiosos porque Samaras hubiera mostrado un cambio radical de posición la semana pasada, al decir que después de todo apoyaría el nuevo rescate.

ENTRADA EN EL EURO

No ha habido noticias sobre si Papademos, un economista griego bien conocido en las capitales europeas, aceptaría el empleo.

Papademos supervisó la adopción del euro en 2002 como presidente del Banco de Grecia antes de pasarse al Banco Central Europeo y es una figura conocida en el continente. El caos griego actual ha arrojado dudas sobre si esa pertenencia se mantendrá.

Papandreu dijo a su gabinete que el martes por la noche esperaba conocer el nombre de su sucesor, según una fuente del Gobierno.

“Un Gobierno de unidad nacional, ahora mismo”, tituló el diario Ethnos en su portada. “El país y la sociedad no pueden soportar más esto”, agregó.

Los políticos de la UE expresaron su preocupación en Bruselas frente a los efectos que las crisis de deuda en Grecia e Italia están teniendo en la confianza internacional.

“Europa se está quedando sin credibilidad y una solución a una crisis de mucha deuda debe ser menos deuda. La responsabilidad de ello recae en el país con mucha deuda y esos son obviamente Grecia e Italia”, dijo el ministro de Finanzas sueco, Anders Borg.

Si Grecia aprueba el rescate de la zona euro, bajará su deuda, pero no sólo ejercitando un ajuste fiscal: el acuerdo prevé un intercambio de bonos que reducirá a la mitad el valor de las tenencias de los bancos de deuda gubernamental.

La sociedad griega también reclama un nuevo Gobierno que reemplace a una administración socialista sumida en el caos.

“Si este Gobierno no funciona, estamos perdidos”, dijo Panagiotis Dimitriadis, un jubilado del sector público de 80 años.

Papandreu y el jefe de Nueva Democracia, Antonis Samaras, acordaron el domingo formar una coalición, pero poco más.

Las apuestas son altas. Grecia caería en bancarrota en diciembre al expirar grandes repagos de deuda, a menos que pueda asegurarse más fondos de emergencia pronto. Para la zona euro, es una cuestión de credibilidad con los mercados financieros internacionales.

La zona euro ha luchado durante dos años por resolver los problemas de Grecia, una parte muy pequeña de la economía del bloque, lo que ha generado dudas sobre cómo actuaría si la crisis de deuda engulle a economías mucho más grandes como las de Italia o España.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below