30 de julio de 2011 / 14:17 / hace 6 años

PP español no puede permitirse autocomplacencia pese a sondeos

Por Elisabeth O‘Leary

MADRID, 30 jul (Reuters) - Los conservadores españoles del Partido Popular (PP) esperan ganar con facilidad las elecciones generales de noviembre presentándose a sí mismos como una formación moderada que reactivará a la renqueante economía española, pero no puede permitirse domirse en los laureles.

Los socialistas del presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, que tienen una desventaja ante el PP de Mariano Rajoy de al menos 7 puntos en los sondeos de opinión, están pagando el precio de gestionar mal una severa desaceleración económica en una agravada crisis de deuda en la zona euro.

Eso debería ofrecer al principal partido de la oposición una mayoría parlamentaria en las elecciones del 20-N, pero quizás no una lo suficientemente grande como para gobernar el país sin ayuda de otros partidos en un momento en el que es imperativa una acción política ágil.

Para el PP, una táctica utilizada en mayo de “esperar que la tormenta financiera arrastre el cadaver de Zapatero”, en palabras de un destacado diputado de la oposición, le permitió ganar unas históricas elecciones locales en las que los socialistas perdieron más de la mitad de sus votantes.

Pero eso no será suficiente para las elecciones generales, en las que un Rajoy de aspecto adusto se enfrenta al carismático ex ministro del Interior socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, cuyo propio reto es distanciarse del agodato políticamente Zapatero.

“Para ganar van a tener que decir un poco más que el PSOE lo ha hecho muy mal”, dijo Juan Diez Nicolás, analista político de Analisis Sociologicos, Economicos y Politicos.

“Ahora llega el momento de que Rajoy explique cuál es el proyecto en el que pretende sacar a España de su difícil situación, más allá de las huecas proclamas sobre que ‘hay que crear empleo’ o ‘actuar con determinación’”, dijo el diario izquierdista El País en un editorial.

Un sondeo conocido esta semana del estatal Centro de Investigaciones Sociológicas mostró que aunque la mayoría considera que el PP es un mejor gestor del empleo y la economía, al propio Rajoy le va peor que a Rubalcaba en cualidades como eficacia, capacidad de diálogo e incluso honestidad.

Diputados del PP alegan, aunque hasta ahora en privado, que los españoles son lo suficientemente maduros como para aceptar la amarga medicina económica que hay que tomarse para curar la salud económica del país. [ID:nMAE76I0CE]

Un colapso del mercado inmobiliario ha dejado a más de uno de cada cinco trabajadores en el paro, y a la mayoría con una enorme deuda famliar, mientras el sistema bancario está sometiéndose a una profunda reestructuración para reforzar su capital.

Bajo intensa presión desde dentro de su propio partido y fuera de él, Zapatero anunció el viernes el adelanto electoral a noviembre, cuatro meses antes de la fecha prevista. Profundamente impoular, no volverá a ser candidato. [ID:nMAE76S0X9]

OFENSIVA DE CARISMA NECESARIA

Rajoy, que a veces ha tenido dificultades para tener a raya al ala más derechista de su partido, ha prometido un programa político moderado y mantneer el gasto social.

“Veremos si puede cumplir este último punto”, dijo el diario de tendencia conservadora El Mundo en un editorial el sábado.

Respecto a la “madurez” de los españoles a la hora de aceptar recortes en el gasto social, eso es algo que analistas políticos cuestionan.

Parte del sufrimiento acaba de empezar, con medidas de ahorro en regiones autónomas como Cataluña, donde se han reducido servicios sanitarios en medio de amplias protestas y en Madrid, donde se han reducido los puestos de profesores.

“Las medidas mas duras las esconderá (Rajoy), por supuesto, pero no creo que tenga problemas con su electorado (de base)”, dijo Díez.

El líder del PP

The PP leader, whose stern image contrasts with the perceived frivolousness of ever-smiling Zapatero, has offered just two news conferences this year, adopting a tactic of silence when cases of corruption have emerged within his party.

“People want change, because Zapatero has ruined the Socialist brand, but despite that they still trust Rubalcaba more than Rajoy,” said columnist Josep Ramoneda in left- leaning newspaper El Pais.

Some of the pain has only just started, with savings measures in autonomous regions such as Catalonia, where health services have been reduced amid wide protests and in Madrid where teaching posts have been cut.

“Rajoy will hide the harshest measures, of course, but he won’t have trouble mobilising his own voter base,” Diez said.

Earlier this week a state poll showed that although most see the PP as a better manager of employment and the economy, Rajoy himself rates below Rubalcaba on qualities such as efficiency, capacity for dialogue and even honesty.

The PP leader, whose stern image contrasts with the perceived frivolouness of ever-smiling Zapatero, has offered just two news conferences this year, adopting a tactic of silence when cases of corruption have emerged within his party.

”La

“People want change, because Zapatero has ruined the Socialist brand, but despite that they still trust Rubalcaba more than Rajoy,” said columnist Josep Ramoneda in left- leaning newspaper El Pais.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below