29 de julio de 2011 / 17:43 / en 6 años

RESUMEN-Zapatero adelanta las elecciones al 20 de noviembre

Por Carlos Ruano y Andrés González

MADRID, 29 jul (Reuters) - El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, adelantó el viernes las elecciones generales al próximo 20 de noviembre, con la esperanza de que los buenos datos económicos del verano y el tirón del candidato socialista recorten distancias con el Partido Popular, al que los sondeos dan como claro vencedor.

En un contexto de fuertes tensiones en los mercados, Zapatero argumentó que el adelanto electoral pretende proyectar “certidumbre política y económica” en los próximos meses y adelantó que antes de la disolución de las Cortes a finales de septiembre el Ejecutivo aprobará nuevas medidas de recaudación y contención de costes para garantizar los objetivos de déficit.

“Creo que ha llegado el momento para anunciar elecciones generales, que se celebrarán el 20 de noviembre”, dijo el líder socialista en una multitudinaria rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.

“Es el interés general, es la responsabilidad institucional para que el nuevo Gobierno este el 1 de enero al frente del país”, añadió Zapatero, que anunció en abril que no sería el candidato socialista a la presidencia tras dos legislaturas en el poder.

Aunque los sondeos señalan que el Partido Popular, que lleva siete años en la oposición, ganará holgadamente los comicios, adelantados cuatro meses, el PSOE ha estrechado la diferencia en los últimos meses de la mano de su candidato, el veterano Alfredo Pérez Rubalcaba.

Con el electorado descontento con los socialistas por los altos niveles de desempleo, la cuestión ahora es si el PSOE puede recuperar los votos perdidos en las elecciones locales del pasado mayo, cuando los españoles dieron al PP la mayoría de ayuntamientos y comunidades autónomas que votaron entonces.

La mayoría de los economistas esperan que las fuertes cifras de empleo que se registran durante la temporada veraniega de turismo, sector clave para la economía, puedan permitir a los socialistas reducir la ventaja de siete puntos que el último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dio a los ‘populares’ esta semana.

“El PP tiene una ventaja muy amplia, y no será fácil para los socialistas alcanzarles. Pero reducir esa ventaja es una posibilidad”, dijo Julián Santamaría, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid.

Zapatero dijo que la decisión de adelantar los comicios había sido personal, después de que se apuntara que el presidente había cedido a los deseos de su partido y de Rubalcaba, por el que los españoles parecen sentir más simpatía que por Rajoy, al que ven menos dialogante, honesto y eficaz que al candidato socialista.

“Siempre escucho a todas las personas (...) La decisión es mía, muchas de las cosas las tengo pensadas desde hace tiempo”, sentenció Zapatero ante reiteradas preguntas de la prensa.

El Partido Socialista se encuentra prácticamente solo en el Parlamento y el adelanto electoral implicará que la aprobación de los complicados presupuestos de 2012 correrá a cargo del nuevo gobierno.

El candidato del PP, Mariano Rajoy, reaccionó con satisfacción a un anuncio que consideraba que respondía a un clamor popular y acusó a Zapatero de ser demasiado optimista en su discurso sobre una economía supuestamente encauzada hacia la recuperación.

La decisión de Zapatero supondrá la celebración de la jornada electoral el 20 de noviembre, popularmente conocido en España como el “20-N” por el aniversario del fallecimiento de Francisco Franco, una fecha que suele movilizar a la ultraderecha y pone todavía de manifiesto la pervivencia de “dos Españas”.

MEDIDAS DE AUSTERIDAD

El apoyo de los españoles a los socialistas ha caído después de que el Gobierno se viera obligado a imponer una serie de medidas de austeridad para rescatar las finanzas públicas y calmar a los mercados en medio de la crisis de deuda de la eurozona.

El anuncio se produce en un momento de máxima tensión en los mercados financieros, con las primas de riesgo de los países periféricos y los costes de la deuda disparados y con una nueva amenaza de rebaja del rating de la deuda española por parte de Moody‘s.

Horas después del anuncio de Zapatero, el Fondo Monetario Internacional volvió a advertir sobre la necesidad de aumentar el ritmo y volumen de las reformas para garantizar la recuperación económica y avanzar en una corrección de desequilibrios que tomará años.

El organismo supranacional alabó la gestión de la crisis pero advirtió de que la fase de incipiente de crecimiento tiene riesgos asociados a los mayores desequilibrios económicos, fundamentalmente la productividad y el desempleo, que es superior al 20 por ciento.

“La respuesta política española a los desafíos económicos en el último año ha sido fuerte y amplia (...)”, dijo el fondo en un informe elaborado antes de que se conociera el adelanto electoral.

El propio Zapatero reconoció que las tensiones en los mercados probablemente continuarán: “El mes de agosto suele generar este tipo de volatilidad”.

Añadió que los mercados deben asimilar todavía los acuerdos del Eurogrupo con respecto a Grecia y a las medidas aprobadas para el conjunto de Europa.

“Los mercados tienen que ir conociendo y asumiendo y compartiendo que el plan aprobado en la reunión de líderes del Eurogrupo es creíble”, dijo.

PLANES DEL PP

Rajoy ha prometido que aplicará más medidas de austeridad si gana los comicios generales, a los que concurre por tercera vez. El líder ‘popular’ basa su campaña en una imagen de mayor seriedad que la de Zapatero y la percepción pública de que el PP será un mejor gestor económico.

Pero sus medidas de austeridad, como recortar el gasto público y facilitar la contratación y el despido, podría asustar a muchos votantes que han dado la espalda a los socialistas por sus medidas de austeridad.

El candidato socialista ha hecho guiños a los desencantados votantes de izquierdas y a los “indignados”, el movimiento social que ha aglutinado a los ciudadanos descontentos con el sistema y que no quieren pagar una crisis de la que dicen no son responsables.

“Los socialistas tienen una oportunidad de ofrecer un gran espectáculo. Rajoy no es terriblemente bueno como candidato”, dijo Charles Powell, historiador en la Universidad San Pablo-CEU de Madrid.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below