July 18, 2018 / 3:31 PM / 2 months ago

La estrategia nuclear de España, en revisión tras parón de almacén de residuos

Por Belén Carreño y Jose Elías Rodríguez

MADRID, 18 jul (Reuters) - El Gobierno socialista español ha comenzado ya a replantear la estrategia nuclear para los próximos años y ha dado un primer paso pidiendo la paralización de almacén nuclear temporal de Villar de Cañas.

El Ministerio de Transición Ecológica, que dirige Teresa Ribera, solicitó en una carta fechada el pasado 5 de julio y que se ha dado a conocer el miércoles suspender la puesta en marcha del basurero nuclear, muy polémico desde su inicio.

Se trata de la primera gran decisión sobre las nucleares del Gobierno de Pedro Sánchez, que quiere diseñar una política energética más acorde con la lucha contra el cambio climático y podría no alargar más allá de los 40 años la vida útil de los siete reactores nucleares activos en el país.

El parque nuclear español sólo representa el 7 por ciento de la potencia instalada, pero cubre el 21 por ciento de la demanda eléctrica. El hueco que potencialmente dejen a partir de 2028 sería en principio cubierto con tecnologías renovables.

Una fuente con conocimiento de la situación dijo que la paralización del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas plantea varios escenarios.

Uno de ellos es mantener el proyecto actual, otro es ubicar la instalación en el mismo municipio pero en terrenos más adecuados y un tercero sería el de construir directamente un Almacenamiento Geológico Profundo (AGP), un silo capaz de almacenar los residuos nucleares de forma permanente.

Esta opción permitiría al Ejecutivo ahorrar unos 1.000 millones de euros pero retrasaría aún más la construcción de una solución para los residuos radioactivos, algo que los organismos internacionales llevan años exigiendo a España.

Actualmente, el tratamiento de deshechos nucleares se lleva a cabo en piscinas de las centrales nucleares o en los denominados Almacenes Temporales Individualizados (ATI).

Además, el Estado paga a Francia por almacenar los residuos altamente radioactivos de uno de los grupos de la central catalana de Vandellós.

Rechazado por colectivos ecologistas y por el gobierno regional de Castilla-La Mancha, el almacén del pueblo conquense de Villar de Cañas, un municipio de poco más de 400 habitantes, ha sido un foco de tensión política y social casi constante desde su elección a finales de 2011. (Editado por Julien Toyer y Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below