July 2, 2018 / 10:26 AM / 3 months ago

España quiere llevar al Congreso este año una ley de cambio climático

MADRID, 2 jul (Reuters) - El nuevo gobierno socialista español quiere poner en marcha este año la maquinaria parlamentaria para desarrollar una ley de cambio climático, dijo la responsable del ramo al diario El País sobre una normativa que algunos expertos consideran indispensable para que el país cumpla con sus compromisos medioambientales.

“Remitiremos al Parlamento antes de final de año una ley cuyo primer borrador me gustaría dar a conocer antes del 1 de agosto”, dijo Teresa Ribera, responsable del nuevo Ministerio de Transición Ecológica, que ha fusionado las competencias de energía, agua y medioambiente.

“Es fundamental para orientar las grandes decisiones de inversión”, añadió en una entrevista publicada este lunes por el diario español.

Para impulsar la ley, Ribera confía en lograr el consenso necesario en un fragmentado arco parlamentario en el que los socialistas, que llegaron al poder a finales de mayo tras la moción de censura al gobierno del PP, apenas tienen una cuarta parte de los escaños.

Expertos consultados ven esencial que España cuente con una ley de cambio climático como la que ya tienen países como Reino Unido y Francia para cumplir con los Acuerdos de París de 2015, conocidos como COP21.

“Está claro que necesitamos una ley (de cambio climático) porque si no, no vamos a cumplir los objetivos de la COP21, que pasan por cambiar el modelo productivo y el modelo energético”, dijo recientemente a Reuters Lara Lázaro, experta en políticas medioambientales del Real Instituto Elcano.

“Si en Europa tenemos objetivos fuertes alineados con el Acuerdo de París, en España, venga quien venga en las siguientes elecciones, probablemente pondrá en marcha las medidas necesarias para cumplir los compromisos medioambientales”, añadió.

Tras meses de conversaciones, la UE acordó finalmente el 20 de junio una nueva legislación climática que fija un objetivo de eficiencia energética del 32,5 por ciento y un incremento del peso de las energías renovables al 32 por ciento en 2030, con la posibilidad de revisar estas metas sobre la marcha en 2023.

A partir de ahora los gobiernos nacionales deberán trazar sus propios planes para que el bloque pueda cumplir con uno de los principales objetivos de París: que en 2030 las emisiones contaminantes sean al menos un 40 por ciento inferiores a los niveles de 1990.

Ribera, que en su primera cumbre europea como ministra alineó a España con los países más ambiciosos en energías renovables, dijo a El País que el gobierno trabajará de forma paralela en la elaboración de un plan integrado de energía y clima que servirá para planificar las inversiones.

Entre los desafíos del gobierno se encuentran el previsible cierre de las centrales térmicas de carbón y el futuro de las plantas nucleares más allá de los 40 años.

Ribera dijo que habría que “hacer números” antes de tomar una decisión sobre el parque nuclear español, que aunque representa el 7 por ciento de la potencia instalada, cubre el 21 por ciento de la demanda eléctrica. En los últimos tiempos algunas empresas del sector eléctrico como Iberdrola han puesto en duda su viabilidad económica.

Para el carbón el futuro es más incierto más allá de 2030 por la actual coyuntura regulatoria y social en Europa, dijo la ministra. (Información de Jose Elías Rodríguez Editado por Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below