28 de noviembre de 2014 / 14:07 / hace 3 años

El Gobierno español rediseña la dirección del FROB

MADRID, 28 nov (Reuters) - El Gobierno español aprobó el viernes el anteproyecto de Ley de Resolución Bancaria que supondrá el rediseño del FROB, que pasa a tener un nuevo presidente ejecutivo en sustitución del actual director general, cargo ocupado ahora por Antonio Carrascosa.

“Ahora va a haber un presidente con un mandato fijo que va a ser un presidente independiente (...) es el que sustituirá la figura que tenemos del director general y es este presidente el que representará a España en lo que es la junta de gobierno del Mecanismo Único de Resolución”, dijo el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Este primer ejecutivo, que será nombrado por el Gobierno a propuesta del Ministerio de Economía, será el representante de España en el organismo europeo responsable del rescate de los bancos en quiebra o que precisen de dinero público.

El anteproyecto de ley de resolución bancaria, aprobado este viernes por el Ejecutivo, es una trasposición de una directiva europea.

Los nuevos cambios obedecen al nuevo entorno de supervisión europeo, del que se encarga desde el 4 de noviembre el Banco Central Europeo (BCE), mientras que el Mecanismo Único de Resolución vela por la liquidación de los bancos del bloque.

En este nuevo escenario, el papel del FROB y del Banco de España se limitará a la resolución ejecutiva y preventiva, respectivamente, del 10 por ciento del sector financiero representado apenas por algunas cajas y cooperativas de crédito.

El FROB se coordinará con el Mecanismo de Resolución, que se financiará con dinero de los bancos. Está previsto que reúna hasta 55.000 millones en ocho años, de los cuales el sector financiero español acabará aportando alrededor de un 10 por ciento, cuando esté totalmente mutualizado.

ESQUEMA DE IMPOSICIÓN DE PÉRDIDAS

La novedad de los procesos de reestructuración y resolución de entidades de crédito europeas supondrá la introducción de un nuevo esquema de absorción de pérdidas por parte de los acreedores (bail-in) que podrá implicar que todos los acreedores tengan que contribuir al saneamiento de una entidad y no sólo los subordinados, como hasta ahora.

En primer lugar, los accionistas y acreedores asumirán pérdidas hasta un valor del 8 por ciento del total de pasivos de la entidad. Si esto no es suficiente, el Fondo de Resolución podría asumir pérdidas por un importe máximo de un 5 por ciento del total de pasivos de la entidad, como regla general.

Además, los depósitos de menos de 100.000 euros mantienen la garantía directa del Fondo de Garantía de Depósitos.

Este nuevo esquema, que entrará totalmente en vigor en 2016, tiene como consecuencias más importantes la protección más efectiva a los depositantes y permite que si en un futuro fuera necesaria la resolución de una entidad, el coste de la misma sea menor que hasta ahora, explicó el Ministerio de Economía en un comunicado. (Información de Jesús Aguado; editado por Rodrigo de Miguel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below