23 de mayo de 2013 / 15:38 / en 5 años

ACTUALIZA 1- Juez imputa a presidente de Pescanova

(Añade antecedentes, comentarios del juez y del presidente de la empresa)

MADRID, 23 may (Reuters) - El presidente y varios accionistas y consejeros de Pescanova han sido imputados por presuntos delitos societarios, entre ellos el de supuesto falseamiento de cuentas y el de uso de información relevante.

Según un auto del juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, los imputados son Manuel Fernández de Sousa-Faro, primer accionista y presidente del grupo alimentario -ahora bajo administración concursal-, el consejero y accionista Alfonso Paz-Andrade Rodríguez, el accionista José Antonio Pérez-Nievas. El juez Pablo Rafael Ruz, que imputa también a la sociedad y a varias filiales por diversos delitos, indica en el auto que investiga en el mismo caso al accionista José Alberto Barreras.

El presidente de Pescanova, apartado de la gestión tras el inicio del proceso concursal, reconoció el pasado 15 de abril a la CNMV la venta de una participación del 7 por ciento en la sociedad entre los meses de diciembre y febrero, antes de reconocer discrepancias en las cuentas y pedir concurso de acreedores.

La situación concursal de Pescanova se produjo después de que el propio presidente del grupo reconociese un volumen de deuda no declarado que impidió presentar las cuentas. Además, diversas operaciones de venta de acciones de algunos directivos antes de la situación concursal y de un importante descalabro bursátil han sido objeto de investigación por parte del regulador bursátil hace meses.

En la argumentación del auto, el juez señala que: “según se desprende de la información aportada por la CNMV, al menos cuatro accionistas de Pescanova (Fernández de Sousa, Paz-Andrade, Barreras y Pérez-Nievas)(...) procedieron a la venta de sus acciones hasta el mismo día o pocos días antes de la comunicación a la CNMV de 28 de febrero de 2013 en la que se desvelaba la incertidumbre sobre la continuidad de la actividad de la sociedad”.

Asimismo, el juez indica que “... nos encontramos ante conductas que (...) resultan a priori indiciariamente constitutivas de delitos societarios - en su modalidad de falseamiento de cuentas anuales (...), así como de delitos relativos al mercado y a los consumidores, en concreto, de un presunto delito de falseamiento de información económico-financiera (...) así como de un presunto delito de uso de información relevante”.

La crisis de Pescanova se desató a finales de febrero con el reconocimiento de que no podía presentar sus cuentas de 2012, algo que todavía no ha hecho, y culminó con el concurso de acreedores en el que la CNMV ha nombrado a Deloitte como gestor en medio de una guerra de acusaciones entre distintos accionistas y ex gestores de la compañía.

“TODO POR LA EMPRESA”

Fuentes bancarias y próximas al proceso de investigación explican que la deuda del grupo puede superar los 3.000 millones de euros frente a los 1.600 millones de euros declarados en el último resultado conocido, a septiembre de 2012, un extremo que el mismo Fernández de Sousa negó este jueves en declaraciones a la Cadena Ser.

“No hay un agujero de 3.000 millones ni nada por el estilo, lo que hay es lo contrario, lo que hemos creado durante estos años es valor para la empresa... el agujero no existe”, dijo el ex máximo mandatario del grupo en la primera aparición pública desde que estallase la crisis.

El empresario gallego defendió su gestión y reiteró su argumento de que las ventas de acciones fueron por el bien del grupo alimentario, incluso señalando que acreditará que el hecho de comunicar las operaciones fuera de los plazos exigidos fue por el “bien de la empresa”.

“Todo lo que yo he hecho ha sido en beneficio de la empresa, incluido el retraso en la comunicación de las ventas que he comunicado yo, lo hice en beneficio de la empresa y así se acreditará... He dedicado íntegramente mi vida a Pescanova”

En el momento de anunciar la venta, Sousa dijo a través de un comunicado de prensa de Pescanova que vendió las acciones para proporcionar liquidez a la empresa. Sin embargo, el importe cedido a la empresa -en forma de crédito con intereses- fue de 10 millones, frente a los 28 millones que obtuvo en la operación.

En contraste con las explicaciones de Sousa, el juez destaca “la apreciación indiciaria de encontrarnos ante ‘defraudaciones’ que produzcan, o hayan podido producir, un perjuicio patrimonial de entidad relevante en una generalidad de afectados en un ámbito territorial supraprovincial”.

Poco después de conocerse el contenido del auto, Pescanova comunicó la sustitución de Fernández de Sousa como representante de las filiales en las que Pescanova es administrador único.

También se ha imputado a las sociedades Inverpesca, Sociedad Gallega de Importación de Carbones, Sociedad Anónima de Desarrollo y Control, Transpesca, Nova Ardara Equities, Golden Limit e Iber-Comercio e Industria, todas ellas empresas instrumentales de accionistas y consejeros. (Información de Tomás Cobos y Carlos Ruano; editado por Robert Hetz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below