16 de julio de 2012 / 16:49 / hace 5 años

ANÁLISIS-Deuda bancos zona euro acerca a bonistas a pérdidas

* Pocas alternativas a más pérdidas para tenedores bonos bancos

* Sigue abierta cuestión de pérdidas para deuda senior

* BCE suaviza posición pero sólo para bancos “no viables”

* Zona euro tiene hasta $850.000 millones de deuda senior no garantizada

Por John O‘Donnell

MADRID, 16 jul (Reuters) - El peso de la deuda en los bancos europeos implica que sólo es cuestión de tiempo que los gobiernos de la región impongan pérdidas para los tenedores de deuda senior, según analistas, aunque los responsables políticos siguen temerosos de dar tamaño paso radical.

A lo largo de los cinco años de crisis bancaria en Europa, los gobiernos de la zona euro han actuado habitualmente rescatando bancos en apuros y protegiendo de pérdidas a los tenedores de deuda senior para mantener en calma a los mercados e inversores. Pero los costes de estas actuaciones van en aumento.

Con una deuda de unos frágiles bancos de la zona euro que supera los 5 billones de euros, según estadísticas del BCE, y unos gobiernos más débiles que no están en posición de apoyarlos más, analistas e inversores creen que es inevitable que los tenedores de deuda tengan finalmente que compartir las pérdidas de sus inversiones.

Muchos dicen que extender unas pérdidas que habitualmente están limitadas a deuda subordinada o junior a los tenedores de deuda senior asustará a los inversores, agravando los problemas de los bancos. Solo Islandia y Dinamarca han dado ese paso por el momento.

“Tratar a los tenedores de deuda bancaria en Europa como vacas sagradas ha sido un problema”, dijo Eric Stein, gestor de fondos de Eaton Vance Investment Managers, un fondo de inversión estadounidense que compra deuda soberana europea.

“Están rodeando a los tenedores de deuda senior ¿Cuánto se puede esperar? Es sólo cuestión de tiempo antes de que vayan a tener que soportar parte de la carga de este ajuste”, dijo.

Por ahora, la Comisión Europea ha descartado explícitamente esta acción en el caso de España, que se espera que esta semana reciba luz verde para que sus bancos puedan obtener hasta 100.000 millones de euros de ayuda europea.

El borrador del acuerdo, obtenido por Reuters la pasada semana, limita “compartir la carga” a los accionistas de los bancos y titulaes de instrumentos de híbridos de capital.

Pero algunos países creen que esto se debería cambiar, arguyendo que la reestructuración de deuda requiere pasos más firmes para proteger a los contribuyentes. Finlandia, entre otros, ha presionado en este sentido.

“Todavía está abierto”, dijo uno de los responsables de la UE cercano a las conversaciones que pidió el anonimato. “Si es el precio del acuerdo, entonces ocurrirá”, dijo.

“Invertir en bonos es arriesgado ¿Por qué se debería dar protección a ciertas categorías? Para el sector privado es normal que haya reestructuraciones”, dijo.

Hacer que los titulares de deuda junior o subordinada emitida por bancos de la zona euro acepten una quita sólo es un alivio limitado.

A los bancos de la zona euro les quedan $199.000 millones de deuda junior o subordinada - una pequeña parte de los $1,8 billones de deuda senior que han emitido, según datos de Thomson Reuters. De esta deuda senior apenas $850.000 millones están sin garantizar.

La deuda garantizada con activos como una hipoteca o recibos de una tarjeta de crédito no podría ver fácilmente rebajado su valor debido a que los inversores tienen recursos legales como garantía. Ir a por los tenedores de deuda no garantizada es la opción más probable.

La imagen es similar en España, donde los bancos han emitido casi $70.000 millones de deuda senior no garantizada, más que el doble de los $27.000 millones de deuda subordinada. El total de deuda senior de los bancos españoles alcanza los $428.000 millones.

SUAVIZANDO LA POSICIÓN

El Banco Central Europeo, del que dependen muchos de los bancos europeos para financiarse, influirá en la decisión final.

Su presidente, Mario Draghi, pareció ofrecer una posición más suave que su predecesor en una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro la semana pasada, según dos responsables de la zona euro.

“Draghi sugirió que la opción de apretar a los tenedores de deuda senior podría aceptarse en el caso de algunos bancos. La sugerencia iba por los bancos no viables. Pero los ministeos de Finanzas no quieren eso”, dijo uno de los responsables.

“Como yo lo entiendo, en España no habrá quema de tenedores senior”, dijo.

Jean-Claude Trichet, el anterior jefe del BCE, se oponía vehementemente a esta actuación, forzando a Irlanda a pedir un rescate internacional para asegurar la garantía de que apoyaba a los bancos del país. Dublín espera ahora que este acuerdo se pueda revisar.

Trichet también se opuso a que los inversores privados tengan pérdidas por la deuda soberana griega, que se ha aceptado de forma voluntaria y de forma única este año. Los analistas no esperan otra quita soberana, dejando pocas alternativas que la de actuar directamente sobre la deuda de los bancos.

Jens Sondergaard, economista europeo de Nomura, dijo que aunque la reestructuración de los bancos podría ser la mejor solución, seguía siendo políticamente discutido.

“Cuando la gente mira al nivel de deuda de todos esos bancos y miran la deuda de los países, hay una percepción de que algo tiene que pasar”, dijo.

“Reestructurar la deuda de los bancos sería la mejor forma de salir adelante, pero no estoy seguro de que los responsables políticos quieran arriesgarse”, añadió.

La sensibilidad del debate se puede ver en las conversaciones sobre un borrador de ley de la EU para facilitar la imposición de pérdidas cuando un banco cae, incluidas aquellas para los tenedores de deuda, como parte de un marco para cerrar bancos en apuros.

Esta es una parte importante para forjar la unión bancaria o para dar una respuesta común en Europa, o al menos en la zona euro, para la crisis financiera.

Si los Estados miembro se ponen de acuerdo la ley para liquidar bancos podría introducir un régimen de insolvencia para bancos en la UE a partir de 2014 y posteriormente dar poderes a los reguladores para que impongan pérdidas en los tenedores de deuda.

Las propuestas, expuestas en junio por el comisario europeo de regulación financiera Michel Barnier, no habrían incluido estas cuestiones sin la bendición del BCE.

En una reunión de ministros de Finanzas de la UE la semana pasada en Bruselas, el ministro español Luis de Guindos advirtió de que las propuestas se deberían manejar con cuidado para evitar un agravamiento de la crisis.

Otros señalan que es el momento de que Europa rompa el tabú de que los bancos no se pueden cerrar y de que los tenedores de deuda deberían verse protegidos de las consecuencias.

“La UE tiene mucho que aprender de Estados Unidos”, dijo Nicolas Veron, que trabaja en el Peterson Institute for International Economics, un think-thank de Washington, así como en el think-tank Bruegel en Bruselas.

“En EEUU el FDIC (Federal Deposit Insurance Corporation) aniquila casi toda la deuda subordinada e impone fuertes pérdidas sobre los tenedores de deuda senior no garantizada”, dijo.

Si Europa no hace lo propio, habría un gran coste.

“Para salvaguardar la zona euro (...) se tienen que encontrar otras formas de liquidación de deuda”, dijo Veron. “Sospecho gran parte se hará a través de los bancos”, añadió. (Información adicional de Jan Strupczewski en Bruselas y Alex Chambers en Londres)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below